Repsol, Reliance, Rosneft y Chevron

Trump pone en alerta a las petroleras que operan en Venezuela tras recibir a Guaidó

EEUU avanza de "medidas impactantes" contra el régimen de Maduro y advierte de posibles sanciones a las petroleras que operan allí. 

Trump ha recibido a Guaidó como honores de jefe de estado.
Trump ha recibido a Guaidó como honores de jefe de estado. / Erik S. Lesser / Efe

Que se anden con ojo y  "caminen con cautela". La Administración Trump ha lanzado un nuevo aviso a navegantes a las multinacionales que operan con el petróleo venezolano, como la española Repsol, la india Reliance, la italiana Eni o la estadounidense Chevron. "Yo tendría cuidado respecto a sus actividades en Venezuela que apoyan directa o indirectamente a la dictadura (del presidente venezolano, Nicolás) Maduro", dijo, en declaraciones a las agencias Efe y Reuters, un alto funcionario del Gobierno estadounidense que pidió el anonimato.

Repsol declinó realizar comentarios porque nada ha cambiado para su situación en el país. La compañía española que preside Antonio Brufau se sitúa en el punto de mira por su operativa en el país, como potencial candidata a entrar en PVDSA, pero, sobre todo, porque España ha disparado (+412% interanual) las compras de petróleo de Venezuela con el Gobierno de Pedro Sánchez, según los datos oficiales de Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), la agencia del Ministerio de Transición Ecológica. Fuentes consultadas entonces

En concreto, según ambas agencias, el Gobierno federal no descarta sanciones a estas empresas y anuncia “medidas impactantes” en los próximos 30 días contra Maduro. Las declaraciones se producen tras el recibimiento con honores de jefe de estado a Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, que uno de los invitados de honor de Trump en su discurso sobre el Estado de la Unión ante la Cámara de Representantes este mismo miércoles en Washington.

"Estamos a la mitad de nuestra campaña de máxima presión ... y sus actividades son claramente preocupantes”, en referencia a la india Reliance, la española Repsol, la estadounidense Chrevron o, sin mencionarla, a la italiana Eni. Sin embargo, el foco de su advertencia estuvo dirigida a la rusa Rosneft, que en 2019 fue el principal receptor de crudo venezolano. ¿Sanciones? “Todo es una opción”, recoge 'Reuters'.

Repsol, entre la espada y la pared

La petrolera estatal rusa se ha situado en el punto de mira del Gobierno Trump no solo porque esté ayudando a exportar el crudo venezolano hacia Asia, sino también porque es la principal candidato a entrar en PVDSA dentro de un proceso de privatización en el que Venezuela ha incluido también a la española Repsol y la italiana Eni, ambas operadoras del Cardón IV por el que han sufrido sendos rotos millonarios.

No obstante, PVDSA, en quiebra, es un coloso solo al alcance de la rusa ya que su legión de acreedores todavía reclaman los 25.000 millones de dólares (unos 24.000 millones) en bonos a la venezolana después de que esta dejase de pagar los cupones y, por tanto, suspendiese estos pagos. 

Hace doce meses, Repsol puso en revisión y análisis su presencia en Venezuela por las nuevas sanciones impuestas por EEUU al régimen de Nicolás Maduro y que buscan, en última instancia, que no pueda exportar petróleo a otros países. Sin embargo, la petrolera española importa crudo a través del monopolio estatal PDVSA como pago por las deudas que le han dejado por su actividad petrolífera en el país.

La compañía prosiguió con su actividad, pero siguen achicando agua en su balance y camina hacia su cuarto ejercicio de salida ordenada de Venezuela. La exposición al país sudamericano de Repsol ha ido menguando a toda velocidad desde 2016 (2.273 millones de euros), 2017 (1.480 millones), 2018 (456 millones) y hasta el cierre del tercer trimestre 2019 (351 millones), último dato disponible que la petrolera actualizará el próximo 20 de febrero cuando publique sus cuentas.

Salvoconducto ante las sanciones de 2019

En su último informe financiero, Repsol recuerda que su situación en el país está en regla siempre que cumpla con el programa de cobro en especie (petróleo) por lo que le debe PDVSA. Entre las sanciones de EEUU a Venezuela destaca la adoptada hace un año, el 28 de enero de 2019, cuando Trump amplió las sanciones contra PDVSA y, en abril de 2019, al Banco de Venezuela incluyéndolos en la "SDN List”, una lista negra que impide a los pasaportes de EEUU hacer negocios con estas entidades. 

El 5 de agosto de 2019, EEUU decretó "Bloqueo de la propiedad del Gobierno de Venezuela" por el que se ordena a las "US Persons" congelar todos los activos del Gobierno de Venezuela y de cualquier persona que sea propiedad, esté controlada o actúe en nombre. Repsol recuerda que EEUU ha concedido ciertos plazos a algunas compañías para facilitar la "terminación ordenada de las operaciones" mediante diversas licencias. 

La petrolera explica en sus cuentas que esos permisos en Venezuela que incluyen "la recepción periódica de crudo en pago de deudas, con pleno respeto a la normativa internacional de sanciones, y está haciendo un seguimiento constante de su evolución y, por tanto, de los eventuales efectos que pudieran tener sobre las señaladas actividades"

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING