Por precio objetivo

Unicaja, Caixabank y Sabadell: el podio de la banca española por potencial en bolsa

Las ocho entidades españolas que cotizan en bolsa han perdido la friolera de 19.447 millones de capitalización en el año, más de un 14% de su valor 

IBEX
IBEX / EUROPA PRESS - Archivo

Las ocho entidades españolas que cotizan en bolsa han perdido la friolera de 19.447 millones de euros de capitalización desde principios de año, más de un 14% de su valor en conjunto. Y lo peor no es que el sector viniera ya de un 2018 nefasto, en el que vio cómo se evaporaba casi un tercio de su valor (48.200 millones de euros). Lo peor es que las perspectivas son poco halagüeñas si tenemos en cuenta el panorama de debilidad económica en la zona euro, que hace prever una mayor flexibilización monetaria por parte del Banco Central Europeo (BCE) e incluso nuevas rebajas de tipos. Esto último supondrían un torpedo en la línea de flotación de la banca española, en la que tres entidades destacan por su potencial alcista: Unicaja, Caixabank y Banco Sabadell.

Las acciones de las dos primeras son las que han recibido el mayor castigo desde principios de año, del 41 y el 33,9%, respectivamente, que en el caso de la entidad catalana le llevan a registrar su peor ejercicio en bolsa desde 2012. En estos niveles y de acuerdo con la medida de los dos principales consensos de mercado, el de Factset y el de Thomson Reuters, la que tiene más recorrido de las tres es, precisamente, la antigua caja malagueña. Esa media le otorgaría un precio objetivo de 1,12 euros, desde los poco más de 0,65 a los que se mueve.   

La entidad presidida por Manuel Azuaga es la que cotiza actualmente más barata en bolsa, muy por debajo del valor de sus activos, con un precio sobre valor en libros (price to book value) de apenas 0,26 veces su patrimonio, fundamentalmente a raíz del proceso de venta de créditos dudosos y de activos inmobiliarios para sanear su balance, por un lado, y para compensar la caída de la rentabilidad de la que adolece como el resto del sector, por otro. Algunos analistas consideran, además, que ha sido la más perjudicada al fracasar el intento de fusión con la asturiana Liberbank el pasado 14 de mayo (desde entonces, Unicaja se hunde un 33% en el continuo, mientras que la entidad capitaneada por Manuel Menéndez retrocede un 18%). 

Con la acción cotizando aún demasiado cerca de sus mínimos históricos, Unicaja tiene pendiente aún una importante reducción de plantilla y de sucursales tras la integración de Banco CEIIS (que surgió de la unión de Caja España y Caja Duero). Con todo, las grandes firmas de inversión avalan las buenas perspectivas que ofrece el valor. Hace solo unos días Jefferies le otorgaba un potencial del 90% hasta los 1,2 euros y resaltaba las fortalezas del grupo, que va a poder repartir 1.000 millones de euros de excedente de capital en 2021, lo que le permitiría ofrecer un retorno de alrededor de 25% de su valor en bolsa vía dividendos hasta entonces.

Exposición a los tipos bajos y la 'perla' del BdE

La firma estadounidense también puso en valor su potencial de reducción de riesgos y de costes, que situó por encima del de sus competidores. Otro gigante de la inversión, Goldman Sachs, recomendaba este mismo mes comprar Santander y Unicaja tras un recorte generalizado de precios objetivos al sector en España. Las entidades de nuestro país estarían entre las más expuestas ahora que el BCE prevé mantener como mínimo hasta el primer trimestre del año que viene la política de tipos bajos, que podría rebajar más aún para tratar de atajar la que se le viene encima con la contracción de la economía alemana, la crisis política en Italia (ya débil económicamente), el Brexit y la guerra comercial. El Banco de España ha lanzado también su 'perla' al respecto al ver "difícil" que las entidades de nuestro país vayan a ser rentables en este contexto.

En lo que respecta a Caixabank, la media del consenso de Facset y Thomson Reuters le otorga un precio objetivo de 3,23 euros desde los 2 euros actuales, lo que le daría un potencial a sus títulos de más del 60%. La entidad catalana ha visto reducirse un 52% su beneficio neto hasta junio a causa del ERE masivo que le ha llevado a prescindir de 2.023 empleados. El grupo bancario que preside Jordi Gual y que dirige Gonzalo Gortázar obtuvo en el primer semestre un beneficio neto de 622 millones de euros, tras invertir 978 millones en ese ajuste laboral.

Hoy Caixabank vale casi 6.900 millones de euros menos que a finales del año pasado, el equivalente a lo que capitalizan juntos Sabadell, Unicaja y Liberbank, lo que le convierte en el segundo valor del Ibex más bajista, tan solo por detrás de la papelera Ence. Firmas como Jefferies, pero también Credit Suisse la colocan como una de las mejores preparadas entre sus competidoras para afrontar un entorno de tipos bajos, si bien destacan el riesgo que supone la sentencia de la Justicia europea sobre el IRPH.

El podio de las entidades con un mayor potencial dentro de la bolsa española lo cierra el Banco Sabadell. En su caso, la media de los dos principales consensos arroja un recorrido alcista del 49,5% hasta los 1,12 euros, desde los 0,75 euros a los que cotiza actualmente. Hace apenas un par de semanas hemos sabido que la entidad, presidida por Josep Oliu, ha tirado de las plusvalías logradas con la venta a Intrum de Solvia, la que fuera su filial inmobiliaria, para rebajar a cero el valor de su participación del 6,6% en la Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

La firma ha logrado finalizar su proceso de 'desenladrillamiento' y a comienzos de este mes anunciaba la venta al fondo Cerberus de una cartera de activos tóxicos por 314 millones de euros; y solo unos días antes había hecho lo propio con la venta de una cartera de créditos y activos inmobiliarios a Deutsche Bank y a Carval Investors por 2.124 millones. Un proceso de saneamiento que no le impide dejarse algo más del 24% en el Ibex 35 en lo que va de año. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios