Fuertes caídas en bolsa

China tumba a Wall Street con un golpe de 60.000 millones... y enerva a Trump

El gigante asiático responde a la subida de impuestos que Washington puso en marcha la semana pasada por valor de 200.000 millones de dólares.

Xi Jinping, presidente de China, y Donald Trump, presidente de Estados Unidos
Xi Jinping, presidente de China, y Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / EFE

Tal como temían los inversores, China ha anunciado ya sus represalias a la última subida de aranceles decretada por Donald Trump a las importaciones de su país (por 200.000 millones de euros). El gigante asiático elevará al 25% las tasas a los productos estadounidenses, en 60.000 millones de dólares (53.426 millones de euros), a partir del próximo 1 de junio. La reacción de los mercados no se ha hecho esperar.

Los principales índices de Wall Street se desplomaron desde la apertura bursátil de este lunes y hasta su cierre. El Dow Jones registró descensos del 2,4%, hasta 25.324 puntos, caída que se elevó al 3,4% para el tecnológico Nasdaq y del 2,4% para el S&P 500. Entre los valores más afectados se sitúa Apple, que cayó un 5,8% ante el impacto que puede tener la guerra en el iPhone, que se fabrica en China y supone cerca del 70% de los beneficios del grupo. Entre los valores tecnológicos más destacados tanto Tesla y Netflix sufrieron un descenso del 4,5% y 5%, respectivamente.

Según informa Bloomberg News, que cita declaración publicada en el sitio web del gobierno chino, unos 2.493 productos estadounidenses verán incrementarse los impuestos al 25%. Es la respuesta del Gobierno de Pekín al último movimiento de Washington, que aún tiene que decidir qué hace con los otros 300.000 millones de dólares en importaciones chinas a las que todavía no ha subido la tributación. 

Trump amenaza a China

Los expertos no descartaban que el Gobierno de Xi Jinping optase por esta vía de respuesta, aunque también llegó a ponerse sobre la mesa la posibilidad de que devaluase su moneda, el yuan (algo que en el pasado reciente provocó una huida de capitales de China) o que actuase sobre las compras de soja norteamericana, de la que también es el mayor adquiriente a nivel mundial, y a la que impuso ya un arancel del 25%.

Poco antes de conocerse esta información, el líder estadounidense, Donald Trump aseguraba en su cuenta de Twitter que el alza de aranceles que su país ha venido aplicando a los productos chinos es el responsable directo de un avance del PIB estadounidense por encima de lo previsto en el primer trimestre del año hasta el 3,2%. En otro comentario previo advertía al presidente Xi y al país asiático de lo mucho que se verá dañada su economía si no llega a un acuerdo con Estados Unidos, lo que obligará a las empresas a abandonar el país. 

"No hay ninguna razón para que el consumidor estadounidense pague las tarifas, que surtan efecto en China en la actualidad (...) No quedará nadie en China para hacer negocios. Muy malo para China, muy bueno para EE.UU.! Pero China ha tomado tan ventaja de los Estados Unidos durante tantos años, que están muy por delante (nuestros Presidentes no hicieron el trabajo). Por lo tanto, China no debería tomar represalias-¡ sólo empeorará!", dijo el presidente de EEUU a través de su cuenta en Twitter.

Tanto Trump como los responsables de la delegación que negocia con Pekín han acusado al gobierno de Xi Jinping de echarse atrás en buena parte de los acuerdos que habían alcanzado hasta comienzos de marzo y por los que se llegó a hablar de que ambas partes sellarían un pacto de forma inminente. Ahora los expertos ven más difícil que ese acuerdo pueda llegar a corto plazo. 

"Los inversores deberán adaptarse a una nueva situación, en la que un acuerdo comercial entre EEUU y China, que hasta hace poco se daba prácticamente por cerrado, va a tardar, si es que finalmente se cierra. En ello juega en contra la desconfianza mutua que se han mostrado ambas en la última semana", asegura Juan J. Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities. De hecho, China había invitado al representante de Comercio de los EEUU, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a Pekín para continuar las negociaciones comerciales, sin que de momento parezca que dicho viaje vaya a producirse.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios