Reunión del BCE

Vídeo| ¿Decepción? Los inversores temen que los halcones corten las alas a Draghi

El banco central europeo desplegará este jueves la batería de medidas monetarias que dibujó en sus reuniones de junio y julio.

¿Sacará Draghi la artillería pesada?
¿Sacará la artillería pesada?

¿Habrá decepción... o no? El mercado se debate entre el deseo de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, saque toda la artillería pesada y apruebe un paquete de estímulos potente con el que plantar cara a la incertidumbre, y el temor, que ha ido creciendo según se acercaba su penúltima reunión al frente de la entidad, de que el ala dura del organismo le impida ir todo lo lejos que "sería deseable" para la gran banca de inversión, las gestoras de fondos...

El italiano ya se ha mostrado claramente partidario de aprobar un único, potente y temprano ataque para contrarrestar la contracción de la economía alemana en el segundo trimestre (y su más que probable entrada en recesión), el parón de Italia, los efectos de la guerra comercial y el Brexit o el enfriamiento de la inflación, que apenas avanzó el 1% el pasado mes de julio. 

En concreto, los expertos apuntan a una rebaja de la tasa a los depósitos, el interés que el BCE exige a la banca por guardarle su dinero, de entre uno y dos puntos básicos desde el -0,4% actual. Desde la gestora gala Natixis IM apuestan por que ese recorte de la facilidad de depósito se acerque más al rango de los 10 puntos “para preservar alguna munición si la economía se debilita más”. Esta medida, que dejaría aún más tocado al sector financiero, podría compensarse con el anuncio de algún tipo de tiering, como limitar la cantidad de exceso de reservas por las que deberían pagar las entidades.

Desde el banco privado Bank Degroof Petercam Spain, Juan Ramón Casanovas, responsable de Gestión Discrecional de carteras, advierte de que si el recorte de tipos no viene acompañado de un mecanismo que palíe sus efectos sobre el sector bancario, "podríamos ver nuevos mínimos en las cotizaciones de los bancos".

Pero ¿realmente puede tener algún efecto un nuevo recorte de tipos cuando estos se mantienen en mínimos históricos? Volker Schmidt, gestor senior de la firma Ethenea, lo duda. Desde su punto de vista "solo veremos una mejora significativa en la economía de la eurozona cuando se alcance una solución permanente a los diversos conflictos comerciales". Añade, además, que cualquier recorte potencial de los tipos por parte del BCE tendrá poco o ningún impacto”.

La segunda medida que estaría sobre la mesa del consejo de gobierno del BCE sería reanudar el programa de compra de activos, la conocida como expansión cuantitativa o 'QE' por sus siglas en inglés. Desde Natixis sospechan que el anuncio en este sentido “también será decepcionante” para los mercados y lo ven más cerca del rango de los 25.000 millones de euros al mes.

François Rimeau, gestor senior de La Française AM no descarta, incluso, que su puesta en marcha se retrase a diciembre, por lo que sería ya Christine Lagarde y no Draghi quien lo pusiera de nuevo en marcha tras asumir el cargo el próximo mes de noviembre. Los expertos no descartan que esas compras ya no se limiten a la deuda soberana y que el BCE amplíe el paraguas a los activos privados, por ejemplo con la adquisición de acciones europeas. 

Otra de las vías de actuación del organismo pasa por poner en marcha una tercera ronda de subastas masivas de liquidez a la banca, la TLTRO III, que estaría condicionada a que las entidades trasladen el crédito a la economía real. Los gestores consultados apuntan, además, a que el emisor podría recortar sus previsiones de PIB de la zona euro tanto para éste como para el próximo ejercicio, así como las de inflación. 

"No se puede negar que el alcance del BCE para estímulos adicionales es limitado", apunta Aneeka Gupta, directora de análisis en WisdomTree. En la reunión previa a la partida de Draghi, el 31 de octubre, es probable que el emisor brinde una "explosión final de estímulo monetario" para ayudar a impulsar la economía de la zona euro. También espera que las nuevas previsiones macro del BCE muestren proyecciones más bajas para el crecimiento y la inflación debido a la debilidad de los datos recientes de la Eurozona, especialmente en Alemania.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios