Tras la incursión en Siria

Vídeo | EEUU, Volkswagen, Europa... el castigo a Turquía llega a los mercados

El Banco Central del país ha rebajado los tipos en dos ocasiones y trata de olvidar el fantasma de la crisis cambiaria del verano de 2018

Recep Tayyip Erdogan
Recep Tayyip Erdogan / Efe

Los mercados miran con recelo a Turquía después de su incursión militar en el norte de Siria y de la respuesta a modo de sanciones económicas que ésta ha generado a nivel internacional. Incluso, por parte de Estados Unidos, que ha retirado recientemente sus tropas de ese territorio, precisamente para permitir la ofensiva del ejercito del país que preside Recep Tayyip Erdogan. Pero el giro de timón por parte de Donald Trump ha generado un nerviosismo 'extra' entre los inversores.

Washington ha elevado de nuevo los aranceles al acero al 50%, tal y como se situaban el pasado mes de mayo, en lo que supone un nuevo varapalo al octavo productor en todo el mundo de este metal. Al mismo tiempo, Trump anunció que paraliza de momento las negociaciones para un acuerdo comercial bilateral (valorado en 100.000 millones de dólares) y sancionó a los ministros de Defensa, Interior y Energía. El líder estadounidense ha ido un paso más allá al llegar a amenazar a Ankara con destruir su economía vía sanciones.

Antes del verano, Trump había decidido reducir las tasas que su país aplica al acero que importa de Turquía al 25%. Sin embargo, el daño ya estaba hecho y las compras de ese metal no han llegado a recuperarse. Si tomamos como referencia el dato de agosto, el último disponible, las importaciones estadounidenses de acero turco se redujeron cerca del 90% en relación al mismo mes del año previo, hasta las 12.749 toneladas métricas. Esto de acuerdo con los datos de la Oficina del Censo.

Las consecuencias de la acción turca, que pueden dar lugar a una nueva crisis humanitaria en la zona y reforzar a las castigadas fuerzas del Estados Islámico (IS, por sus siglas en inglés), han llegado también desde este lado del océano Atlántico. En el ámbito empresarial, el gigante de la automoción alemán Volkswagen ha pospuesto su decisión de abrir una planta en el país. "Estamos monitorizando con cautela la actual situación y miramos con preocupación a los desarrollos actuales", han expresado desde el fabricante de automóviles.

A todo ello se suma la decisión de la Unión Europea de reducir la exportación de armas a Turquía. Todas estas medidas han llevado a la lira a caer a mínimos de mayo, en 0,169 unidades en su cruce frente al billete verde. Cualquier movimiento fuerte de la divisa hace temer lo peor, teniendo en cuenta la crisis cambiaria que experimentó en el verano de 2018, que arrastró al país a una recesión en la segunda mitad del año. En lo que respecta a la renta variable, su índice de referencia, el Bist 100, llegó a hundirse más del 5% el lunes, para recuperar en la sesión siguiente apenas una parte de ese terreno perdido. 

En lo que llevamos de ejercicio, su Banco Central ha recortado tipos en dos ocasiones (julio y septiembre) por 750 puntos básicos hasta el 16,5%, lo que sumado a una política fiscal expansiva había permitido hasta la fecha mejorar notablemente las perspectivas, algo que ha traído buenas noticias para el sector financiero. Precisamente, de las empresas cotizadas españolas, BBVA es la que cuenta con una mayor presencia en el país, donde ostenta casi el 50% de su filial Garanti

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING