Se reúne el miércoles

Vídeo | La Fed sale a calentar: en EEUU se preguntan qué pasará con las hipotecas

Las principales firmas de análisis descuentan una rebaja de los tipos de interés en el país de un cuartillo de punto hasta un rango del 1,75 al 2%

Powell ha escuchado a Trump.
Powell deberá enfrentarse de nuevo a las presiones

El Banco Central Europeo (BCE) ya ha movido ficha en su última reunión y lo ha hecho con un despliegue de medidas para plantar cara al debilitamiento de la zona euro que incluye una rebaja del tipo penalizador a los depósitos hasta el -0,5%, una compensación escalonada a los bancos, la vuelta a las compras mensuales de activos por valor de 20.000 millones de euros, así como una nueva barra libre de liquidez a la banca (TLTRO III) condicionada a que conceda crédito. Le toca salir a calentar a la Reserva Federal y a Jerome Powell, su presidente, se le presenta una nueva cita complicada con la presión por parte del líder de su país, Donald Trump, y de los mercados.

Las principales firmas de análisis descuentan una rebaja de los tipos de interés en Estados Unidos de un cuartillo de punto hasta un rango del 1,75 al 2%. De lo que se trata ahora es de saber si éste será un nuevo "movimiento preventivo" como el aprobado en la reunión de julio (de ese "ajuste en mitad de ciclo" al que apuntó Powell) tal y como prevén en el gigante norteamericano Bank of America Merrill Lynch. Sus expertos ven claro que habrá una mayor disposición a rebajar las tasas, pero en gran medida para recalibrar y no como el inicio de un ciclo sostenido de relajación monetaria. 

Este matiz es importante de cara a encuentros futuros del banco central puesto que tal y como recuerda desde la gestora Allianz Global Investors Ann-Katrin Petersen, cuando en el pasado esos movimientos "preventivos" por parte de la Fed se produjeron en entornos no recesivos como el actual (con el PIB avanzando al 2% en el segundo trimestre, la inflación en el 1,8% muy próxima al objetivo de la entidad y pleno empleo) se limitaron a los 75 puntos básicos. 

Sin embargo y como apunta Juan J. Fernández-Figares, director de Análisis de Link Securities, solo la expectativa de esa bajada de tasas y el hecho de que Estados Unidos y China vayan a reanudar sus negociaciones comerciales en los próximos días, tal y como ha anunciado el Gobierno de Pekín, han catapultado de nuevo a los principales índices de Wall Street a zona de máximos históricos. 

En la conferencia de banqueros centrales celebrada el pasado mes de agosto en Jackson Hole, al noroeste de EEUU, Powell incidió en que el banco central está "vigilando cuidadosamente los desarrollos" en la economía y en que actuará "según corresponda" para sostener la expansión de la economía. Pese a ello, no se comprometió a aprobar medidas adicionales en materia de tipos o de compras de activos. 

El nuevo debate que se ha abierto ahora en el primera economía del mundo ha llegado a colación de las declaraciones que hizo hace algunos días el propio Trump reclamando a Powell que sitúe las tasas de referencia del banco central a cero o en negativo, siguiendo la estela del BCE, para ayudar así a refinanciar la deuda del país con menores costes y ampliando plazos.

Esta posibilidad hace pensar a los expertos en el impacto que unos tipos a esos niveles tendrían sobre el mercado hipotecario en la primera economía del mundo. Los préstamos para adquirir vivienda toman como referencia principal el bono a 30 años, que actualmente cotiza en el entorno del 2,27%. Si bien es un nivel que prácticamente roza sus mínimos, se sitúa muy por encima del 1,19% al que renta el español a 30 años o al 0,056% del bono alemán con ese mismo vencimiento. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING