La vista puesta en octubre

Vídeo | La Fed prepara la artillería pesada en medio de las tensiones de liquidez 

Las gestoras prevén que anuncie una nueva rebaja de tipos y que dé un giro de 180 grados a su política de reducción del balance.

El jefe de la Fed se la juega para frenar la recesión y el colapso del mercado
La Fed se suma al carro de la 'artillería pesada' del BCE

La Reserva Federal ha ido allanando el camino para subirse al carro de la artillería pesada lanzada por el Banco Central Europeo (BCE) y por otros organismos. Las grandes gestoras ven cada vez más probable que el emisor anuncie una nueva rebaja de tipos en la próxima reunión de octubre y que aproveche ese encuentro para poner en marcha un giro de 180 grados a su política de reducción del balance. Al banco central estadounidense le preocupan, además, las fuertes presiones de liquidez que se están registrando a corto plazo y por eso ha intervenido en el conocido como mercado de 'Repo', es decir, el mercado interbancario de préstamos a un día contra deuda.

La fuerte demanda de dólares está afectando a los bancos porque les cuesta mantener su nivel de reservas. El tipo de interés de los 'Repo' que debería situarse en un nivel próximo al de los tipos oficiales se ha disparado en los últimos días al 10%, obligando a la Fed a intervenir en el mercado con fuertes inyecciones de liquidez para adquirir bonos del Tesoro y deuda de alta calidad. El temor está en que este tipo de tensiones ya se produjeron durante la crisis financiera de 2008, cuando los bancos recelaban a la hora de prestarse dinero entre sí, aunque lo hicieran con deuda pública como garantía. 

Desde el broker eToro, su analista senior Mati Greenspan, ve extraños y particularmente alarmantes estos movimientos. Recuerda que los mercados de 'Repos' son esenciales para las operaciones de Wall Street porque canalizan diariamente un billón de dólares que van directamente al corazón del sistema financiero. “El lunes los intereses [de los Repos] llegaron a alcanzar el 8,5%. Nadie sabe por qué y nadie parece demasiado preocupado por el hecho de que la Fed tuviera que crear dinero para llevar abajo”, apunta.

En cualquier caso los expertos ven señales claras de que algo ha cambiado en la Fed. Tifanny Wilding, economista para EEUU de Pimco se muestra convencida de que habrá nueva rebaja de tipos (desde este mes se sitúan en un rango entre el 1,75 y el 2%) y de que también habrá anuncios relativos a la reducción del balance. Desde su punto de vista, Powell ha dado indicios de que podría tomar acciones "más permanentes" en la reunión de octubre. 

“La debilidad de la Economía estadounidense la deja vulnerable a shocks eventuales. Creemos que la Fed responderá con una relajación adicional de la política monetaria este año", añade. Esa debilidad responde en su opinión a las consecuencias de un descenso cíclico más preocupante en la economía global y a las políticas comerciales de EEUU, que han distorsionado la actividad normal en términos de producción, inventarios y comercio; pero también a la disminución de los efectos de los estímulos fiscales.

En cualquier caso ese nuevo movimiento de la Fed no será tan fácil, puesto que las divisiones son enormes entre los diecisiete miembros del Comité de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), que no parecen ponerse de acuerdo a la hora de evaluar los costes y los beneficios de rebajar aún más el precio del dinero. Sin embargo, en Pimco creen que la mayoría de los miembros del FOMC optarán por relajar la política monetaria de nuevo en los próximos meses y que, eventualmente, más miembros se sumarán a esta tendencia cuando se refleje un mayor deterioro en los datos económicos.

Un camino difícil para un organismo que tiene que lidiar además con las críticas sin tregua y sin medida de Donald Trump (preferentemente en redes sociales) que ahora acusa a la Reserva Federal y a su presidente de no tener ni agallas, ni sentido, ni visión de futuro. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios