Salida de Reino Unido

Vídeo | Solo quedan 50 días para el Brexit y todo sigue siendo un caos... sin acuerdo

Reino Unido y la Unión Europea afrontan la recta final del proceso de desconexión con la misma incertidumbre que hace tres años.

Caos absoluto a 50 días del Brexit
Boris y el Brexit

A cincuenta días para el Brexit, el caos político en Reino Unido va a más... en vez de disiparse. El primer ministro, Boris Johnson, no quiere cumplir con el mandato del Parlamento de su país que, por mayoría, le exige tratar de buscar un acuerdo con la Unión Europea que evite una salida forzosa del bloque comunitario el próximo 31 de octubre o a ampliar, de lo contrario, otros tres meses el plazo necesario para que ese 'divorcio' se consume.

El premier amenaza con mantener el calendario previsto, es decir, que se niega a cualquier aplazamiento del Brexit, y dentro de las maniobras para forzar ese proceso ha llegado a proponer a la Cámara convocar unas elecciones el próximo 15 de octubre. Sin embargo, los diputados temen que se trate de una maniobra más y han descartado esta posibilidad... casi por completo. De hecho, un sector de los laboristas estaría dispuesto a celebrar los comicios más adelante, en noviembre, o lo que es lo mismo, cuando esa salida 'a las bravas' se haya pospuesto.

La siguiente cita importante para el Parlamento de Londres se producirá el próximo martes, cuando el Tribunal Supremo británico deberá pronunciarse, a petición de los diputados, sobre el cerrojazo a la Cámara decretado por el propio Johnson hasta el próximo 14 de octubre. Un fallo del Tribunal de Apelación de Escocia ha declarado ilegal la suspensión del Parlamento impulsada por el primer ministro y refrendada por la Reina.

Además, exigen su dimisión al entender que puede ser inconstitucional y que de la citada sentencias se extrae que Johnson mintió a Isabel II al pedirle la suspensión de la Cámara de los Comunes puesto que entiende que con ello no quería cumplir con su urgente agenda legislativa, sino puentear al Parlamento para forzar un Brexit sin acuerdo.

Esa salida a las bravas puede tener consecuencias muy graves, de acuerdo con un informe de Downing Street que el propio Johnson se ha esforzado por ocultar. La oposición ha forzado finalmente a hacer público su contenido de este documento conocido como 'Yellowhammer'. En él se prevé una reducción "de entre el 40% y el 60%" en el intercambio de mercancías en el Canal de la Mancha, principal vía por la que los productos sanitarios llegan a territorio británico.

Esto provocaría una reducción en la provisión de artículos farmacéuticos, alimentos frescos y productos clave para el funcionamiento de la industria, como por ejemplo ingredientes y envases. Esa reducción de los bienes de consumo básico y la falta de elasticidad en términos de demanda elevaría los precios y golpearía a las economías familiares, sobre todo a los colectivos más vulnerables.Y esto conllevaría un aumento de la tensión y las protestas ciudadanas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING