Debilita al euro

Vídeo | El temor a un shock en Alemania hunde la rentabilidad del bono español

La referencia a diez años de nuestro país ve relajarse su interés hasta el 0,16%, cerca de mínimos históricos, tras el espaldarazo además de S&P

Merkel
El temor a una recesión en Alemania va a más

El Bundesbank, el banco central de Alemania, ha querido quitar hierro a los datos que evidencian el debilitamiento de la economía de su país por dos trimestres consecutivos. Sin embargo, la posibilidad de que la locomotora germana acabe descarrilando, frenazo tras frenazo, ha generado temor entre los inversores, que tratan de poner su dinero a cubierto. Lo hacen vendiendo renta variable y adquiriendo bonos de los considerados como activo refugio, lo que está hundiendo su rentabilidad.

El PMI compuesto (o encuesta de gerentes de compra) de septiembre que elabora la firma Markit ha evidenciado que la actividad de la industria sigue contrayéndose en el país hasta niveles del año 2012 y que los servicios y la demanda interna se desaceleran. En su boletín económico de septiembre, el emisor alemán atribuye la menor actividad manufacturera obedece al parón de las vacaciones y se centra fundamentalmente en la industria del automóvil, asegurando además, que los datos de empleo siguen siendo positivos. 

Sin embargo, la industria representa alrededor del 20% del PIB de la primera economía europea (que ya se contrajo un 0,1% entre abril y junio), por lo que no es de extrañar que el euro haya reaccionado a la baja tras conocerse que el PMI era mucho peor de lo previsto por los analistas. La moneda comunitaria ha perdido el nivel de 1,10 dólares en su cruce frente al billete verde, regresando a mínimos que no veíamos desde el primer semestre de 2017.   

Al mismo tiempo, España sigue viendo cómo el mercado avala su trayectoria, pese a la incertidumbre política. Si el pasado viernes la agencia de calificación Standard and Poor's elevaba el rating de nuestro país de 'A-' a 'A', en las últimas horas los inversores han redoblado su apuesta por nuestra deuda incrementando notablemente sus compras de bonos en el mercado secundario. Esto ha disparado el precio de la referencia a diez años de nuestro país y ha hundido su rentabilidad al 0,16%, de nuevo muy cerca de sus mínimos históricos y cada vez más de que nuestro país se financie 'gratis'. 

Como contraposición, la renta variable y sobre todo el sector financiero, reciben un severo varapalo de los ahorradores, cada vez más temerosos de que el país entre en recesión y arrastre consigo al resto de la zona euro. Esta situación avala, más si cabe, el último paquete de medidas extraordinarias anunciadas por el Banco Central Europeo y hace pensar en la tesis de aquellos expertos que consideran escasos los 54.000 millones de euros en lucha contra el cambio climático anunciados la pasada semana por el ejecutivo de Angela Merkel. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING