Nada a contracorriente

Vídeo | El Ibex 'pincha' tras 4 años de elecciones con la banca a precio de saldo

El selectivo español capitaliza un 4% por debajo de como lo hacía a finales de 2015 y se desmarca de los avances en el resto de Europa

Cuatro años y cuatro elecciones. Un periodo en el que el saldo es negativo para el Ibex 35 que nada a contracorriente en relación a sus pares europeos. Mientras que a día de hoy el resto de grandes índices del Viejo Continente rozan con la yema de los dedos sus máximos de los cuatro últimos años, el selectivo español capitaliza un 4% por debajo de como lo hacía a finales de 2015. Es significativo si tenemos en cuenta que la inestabilidad política que ha afectado a Italia en este tiempo y sus tiras y aflojas fiscales con Bruselas no han impedido que el Mib de Milán se revalorice más del 9%. O que, pese a los vaivenes en torno al Brexit, el Ftse londinense se haya disparado más del 16%.

Meteórico ha sido el rally del Cac de París y del Dax de Frankfurt, con alzas superiores al 20%, éste último pese a que Alemania ya ha notado y de qué manera los efectos del frenazo económico (pese a que logra eludir por los pelos la recesión técnica en el tercer trimestre del año). La guerra comercial, la desaceleración económica, los desafíos geopolíticos o el entorno de tipos de interés a cero a afectado a todos. Sin embargo, en el caso del selectivo español nos encontramos con un índice muy bancarizado, muy dependiente de este sector, al que el desplome de las entidades no le ha sentado nada bien.

Éstas no sólo se han visto afectadas por el entorno de tipos ultra bajos, sino que además han tenido que hacer un esfuerzo notable para ajustarse a las mayores exigencias de capital en Europa y para sacar todo el ladrillo tóxico de sus balances. De ahí que el sector en conjunto se haya dejado por el camino una cuarta parte de su valor en bolsa, casi 32.500 millones de euros, y que las entidades estén cotizando por debajo de su valor en libros.

El hundimiento ha sido especialmente llamativo en el caso de la nacionalizada Bankia, que vale hoy un 59% menos de lo que lo hacía a finales de 2015 (poco más de 5.095 millones, frente a los 12.369 de entonces). El Estado controla actualmente un 60,63% de la entidad capitaneada por José Ignacio Goirigolzarri a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob).

Por detrás, el Banco Sabadell se ha dejado un 38% de su valor y más de 3.400 millones de euros, BBVA capitaliza un 26% por debajo de como lo hacía en el entorno de 31.676 millones; Caixabank ha perdido alrededor del 17% (más de 3.200 millones) y más del 10% han retrocedido los títulos del Santander, con una capitalización de 59.000 millones. Bankinter ha sido el menos afectado, con una caída inferior al 8%.

Otros gigantes como Inditex, la firma que más vale de toda la bolsa española, se ha visto muy tocada en este periodo por el auge del comercio online y la fuerte competencia dentro del sector, lo que se ha traducido en un retroceso de su capitalización del 13% hasta los 86.175 millones de euros. En este mismo periodo, por el contrario, las compañías que han registrado un mejor desempeño han sido las de carácter más defensivo, como las 'utilities'. El resumen después de estos cuatro años de incertidumbre en la bolsa española es que muchas empresas cotizadas se encuentran, según los expertos, a tiro de opa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING