Las dos más bajistas en España

Ence y Viscofan se desploman en bolsa tras rendir cuentas y caer sus beneficios

La empresa de envolturas cárnicas acusa la debilidad en Europa y China mientras la productora de celulosa acusa el bajo precio del papel. 

La crisis de Ence es ya tempestad
Ence continúa con su 'viacrucis' en bolsa tras rendir cuentas / EFE

Viscofan y Ence, para desgracia de sus accionistas, han estado entre los títulos más bajistas de la bolsa española por un mismo motivo: sus malos resultados y, por ende, la caída de su beneficio. La empresa de envoltura de productos cárnicos, que llegaba a caer casi dos dígitos, ha cogido fuerza y ha cerrado con un descenso del 2,51%, hasta los 44,32 euros por título, lo que hace que cotice en mínimos de febrero de 2017 mientras que la productora de pasta de papel continúa con su 'viacrucis' bursátil al desplomarse un 11,08% y cotizar en 3,29 euros por acción, su nivel más bajo desde agosto de 2017. 

Viscofan obtenía solo 45,7 millones de euros de beneficio en el primer semestre, lo que supone un 30,5% menos que en el mismo periodo del curso anterior. La compañía ha achacado esta caída a sus gastos operativos y los costes no recurrentes de 1,9 millones por la huelga que se producía en la fábrica de Danville (Estados Unidos) y a los resultados extraordinarios de 15,4 millones por su victoria en el litigio que tuvo con Mivisa. 

José Domingo de Ampuero y Osma, presidente de Viscofan, señalaba a raíz de los resultados que "refuerzan el liderazgo en un entorno de mercado más débil de lo anticipado, especialmente en la región de Europa y Asia". No obstante, "el éxito en la puesta en marcha de los nuevos módulos de producción de la planta 4 en España y la favorable acogida comercial de nuevos productos nos permite encarar con optimismo el futuro, incluyendo nuevos ahorros y aceleración de los volúmenes de venta ya en la segunda mitad de este año". 

Por su parte, los resultados de Ence no han servido para calmar a los mercados sino que continúa con su 'viacrucis' tras la situación judicial de su fábrica en Pontevedra. La compañía ha obtenido un beneficio neto de 25 millones de euros en el primer semestre, lo que supone un desplome del 50%, penalizado por un precio más bajo de la celulosa. 

Los resultados se han visto afectados por la situación actual del mercado de la celulosa, marcada por la contracción de la demanda por la reducción de inventarios en la industria papelera, que ha presionado a la baja el precio de la celulosa. Además, la compañía está centrada en un programa de reducción de costes y optimización del resultado operativo, lanzado este mes de julio para asegurar el cumplimiento de los objetivos del Plan Estratégico a 2023.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios