Primera bajada desde 1990

Volkswagen, BMW, Renault... el motor sufre en bolsa la caída de ventas en China

La mayoría de las cotizadas sufre caídas por encima del punto porcentual y se sitúan entre las más bajistas del día en el EuroStoxx 50

Los automóviles nuevos vendidos en el país, debajo de la media en emisiones de CO2
Volkswagen, BMW, Daimler... el motor sufre en bolsa la caída de ventas en China

Las empresas automovilísticas han amanecido con malas noticias al conocerse que la desaceleración económica de China está teniendo sus consecuencias. El país asiático ha publicado los datos de ventas de coches y la lectura no podía ser más perjudicial para todo el sector: las ventas han caído un 6%, su primer descenso desde 1990, es decir, por primera vez en 29 años. Por tanto, solo se vendieron 22,35 millones de vehículos el pasado curso. 

La mala noticia tiene su impacto (negativo) en la cotización de las empresas automovilísticas. Las cotizadas del sector lideran los números rojos en el EuroStoxx: Volkswagen cae más de un 1%, BMW retrocede cerca del 0,6% mientras que Renault ha cerrado prácticamente plana en un índice europeo que ha avanzado en torno a un 0,2%. 

En España la caída de ventas de China ha pasado factura. Si bien en la bolsa española no cotiza ninguna marca automovilística, sí que contamos con empresas que suministran componentes a dichas compañías como es el caso de Gestamp y CIE Automotive. La primera ha cedido un 0,38% mientras que la segunda retrocede un 0,87%. 

El castigo de las ventas en China se ha agudizado en los últimos meses. De hecho, en el último mes del año se vendían solo 2,22 millones de coches, un desplome del 19,3% respecto al mismo mes de 2017, lo que hacía que encadenara su séptimo mes consecutivo de caídas. 

La caída de las ventas se produce en un mercado clave para muchas compañías del sector, como es el caso de Volkswagen o General Motors. Los fabricantes contemplan un aumento del gasto de 300.000 millones de dólares en tecnología de vehículos eléctricos para los próximos diez años y la mitad de dicho montante iría destinado a la gran potencia económica de Asia, según señalaba Reuters. 

Las compañías también han puesto su foco de atención en el posible desenlace de la 'guerra comercial'. Las diferencias entre China y Estados Unidos parecen lejos de solucionarse pero se respira un clima algo más positivo tras las reuniones de las dos delegaciones. El país presidido por Donald Trump ha pedido a China un aumento en sus importaciones de bienes agrícolas, energía, manufacturas y otros productos para compensar su déficit y una mayor apertura exterior de la mayor economía de Asia. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios