Objetivo cero emisiones

VW y Toyota marcan 'vuelta rápida' en la carrera del coche eléctrico ante Tesla

El gigante de vehículos de cero emisiones mantiene su trono, pero sus ventas ya crecen a menor ritmo que las de sus rivales directos, que buscan adelantarle ante el cambio de modelo de movilidad. 

Potenciar la compra y el uso del coche eléctrico es la gran alternativa sostenible a los modelos actuales de gasolina y de diésel.
VW y Toyota marcan 'vuelta rápida' en la carrera del coche eléctrico ante Tesla
ARCHIVO

Las ventas de vehículos eléctricos cogen ritmo en medio de una mayor preocupación por el medio ambiente. En el mes de septiembre, en Europa la demanda de estos modelos ya fue superior a los de diésel y se aproxima a los de gasolina. En España, el número de coches 'cero emisiones' -incluye además de los eléctricos todo tipo de híbridos o los de hidrógeno-representó un porcentaje mayor (41%) que las otras dos opciones por separado. El cambio en el modelo de movilidad implica un nuevo orden en el ranking de fabricantes según ventas. 

Tesla, pionero en el mercado, mantiene su dominio en las entregas de coches puramente eléctricos, con récord en el último trimestre, y su capitalización bursátil así lo refleja. Sin embargo, Toyota y Volkswagen, los siguientes fabricantes que más valen en el mercado, ya registran un crecimiento mayor en sus ventas que su rival más directo. La compañía de Elon Musk acumula más de 627.000 vehículos eléctricos (EV) entregados entre enero y septiembre, casi el doble que el mismo periodo de 2020, cuando entregó 319.000. Pero ese crecimiento del 97% se queda atrás frente al 'acelerón' que registraron en el mismo periodo Toyota y Volkswagen, próximo al 140%

En valores absolutos, Tesla todavía duplica en ventas al fabricante de automóviles alemán, el mejor posicionado para hacerle sombra en los próximos años. De enero a septiembre ha entregado más de 293.000 unidades, frente a los 123.000 que vendió en el mismo periodo de 2020. Volkswagen, con un valor actual próximo a los 135.000 millones de euros, es la tercera empresa por capitalización, por delante se sitúa Toyota. Pero la compañía japonesa está lejos de sus cifras en vehículos puramente eléctricos, no alcanzó los 8.000, aunque ya multiplican por más de dos todos los vendidos en 2020. 

Su punto fuerte es la hibridación. De hecho, si tenemos en cuenta las ventas de todo tipo de vehículo eléctricos -incluye híbridos (HEV), híbridos enchufables (PHEV), microhíbridos (MHEV) y eléctricos de pila compustible (FCEV) - las unidades vendidas a lo largo del año, casi 1,8 millones, superan los datos de Tesla. Las ventas de estos modelos hasta el mes de agosto son solo un 10% inferiores a las registradas en los doce meses del último año.

La marca alemana Mercedes Benz, propiedad de Daimler, también unifica los vehículos eléctricos e híbridos enchufables para analizar la evolución de este mercado. En su caso, las ventas entre enero y septiembre alcanzaron las 184.369 unidades, más de un 140% más que el mismo periodo anterior. 

Pese a que no publica datos de forma oficial, según datos de la firma Bernstein que recoge Financial Times, BMW vendió casi 232.000 vehículos electrificados. Sin embargo, la décima automovilística por capitalización también depende de la hibridación, ya que solo 60.000 unidades del total eran coches totalmente eléctricos. El resto eran híbridos enchufables, que contienen un motor de combustión pero pueden funcionar con batería solo por períodos cortos. La automovilística fue una de las primeras en apostar por los modelos eléctricos, con el modelo i3 en 2013. Entonces lideraba el cambio Herbert Diess, ahora presidente del consejo de administración de Volkswagen. 

El mercado apuesta por el impulso eléctrico

Mientras todo el sector acelera en sus objetivos para asegurarse una posición destacada en el mercado, las compañías enfrentan una crisis de suministro que afecta a su producción y a su beneficio. Por ejemplo, la planta de Volkswagen en Wolfsburgo, la principal de la marca alemana, ha producido solo 300.000 automóviles en lo que va de año, según recoge Reuters, la cifra más baja desde 1958 y muy por detrás de la producción media antes de la pandemia. Mientras, Renault avisó esta semana que el recorte de producción a medida que avanza la escasez de chips será mayor. Varias compañías ya han avisado del impacto en las cuentas de los próximos meses de la paralización de su actividad. 

Pero, pese a esta situación, el mercado apuesta todo a la transición, que cree traerá ganancias inesperadas, y las acciones de la industria automovilísticas recuperan la tendencia alcista. Incluso Tesla, en la que los inversores han mostrado dudas por su valoración, ya logra ganancias en el año próximas al 27%. Las americanas, Ford y General Motors, junto con Daimler son los fabricantes con mayor repunte en bolsa desde en bolsa. Volkswagen es la 'cruz' del sector en bolsa desde septiembre, con ligeras caídas, aunque los analistas la destacan como oportunidad ante su posición en el mercado eléctrico.

Más allá de la venta de vehículos, los fabricantes apuestan también por la producción de baterías, pieza clave para estos automóviles y que, además, les permite ser sus propios proveedores, reduciendo costes a partir de las economías de escala. Los fabricantes de automóviles están compitiendo para asegurar el suministro de baterías, con numerosas nuevas plantas de baterías tanto en Europa como EEUU.

Mostrar comentarios