Viernes, 19.01.2018 - 22:38 h

El nuevo frente dejará este viernes lluvias en toda España y las primeras gotas del año en Madrid

La seta de la contaminación que amenazaba la capital de España empezará a disiparse con las lluvias del nuevo frente. No llovía en Madrid desde hacía 40 días.

El sábado será un día bueno, con los últimos coletazos del frente por el noroeste y el noreste de la península, y el domingo volverá a entrar otro frente.

Lluvias generalizadas durante el viernes

El frente atlántico que ha entrado esta madrugada por el oeste de la península se irá desplazando de oeste a este a medida que transcurran las horas, con lo que irá dejando a su paso lluvias o nevadas que abarcarán el viernes todo el territorio peninsular y Baleares, mientras que las temperaturas experimentarán pocos cambios por el día y las heladas tenderán a remitir por la noche.

La portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Ana Casals, explicó que las precipitaciones han llegado este jueves a la mitad oeste peninsular excepto el litoral cantábrico y serán “generalizadas” el viernes, de manera que desaparecerá el cielo soleado de los primeros días de esta semana en gran parte del país para dar paso a nubes, lluvias y nevadas (en este último caso, en zonas montañosas y la Meseta Norte).

“El sábado será un día bueno, con los últimos coletazos del frente por el noroeste y el noreste de la península, y el domingo volverá a entrar otro frente que afectaría al cuadrante noroeste”, añadió.

Por otro lado, Casals comentó que el frente atlántico “ocupará el viernes la península y Baleares, donde se esperan precipitaciones generalizadas que pueden ir acompañadas de tormenta en Baleares, el suroeste de Andalucía y el extremo oeste de Galicia”.

La nieve aparecerá durante la madrugada y a últimas horas del día (es decir, cuando las temperaturas son más bajas) en la Meseta Norte, la Cordillera Cantábrica, el Sistema Ibérico, los Pirineos y las sierras del sureste peninsular.

Casals subrayó que las lluvias o las nevadas serán fuertes o persistentes en el norte de Aragón y Cataluña, el entorno del Estrecho y el litoral de Galicia, en tanto que la probabilidad disminuye en el litoral de Almería, Murcia y Alicante. Canarias tendrá intervalos nubosos y podría llover ocasionalmente en Tenerife y Gran Canaria.

De hecho la Aemet ha decretado la alerta amarilla y naranja por varios fenómenos. Lo peor será la nieve en Huesca y Lleida, con acumulación de hasta 25 centímetros en el Pirineo y Valle de Arán. Nevará también en otras 22 provincias, Granada, Jaén, Teruel, Albacete, Guadalajara, Cuenca, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria y Zamora; Barcelona y Girona; así como en la sierra de Madrid; Navarra, Cáceres, Lugo, Ourense y La Rioja. 

La cota de nieve en la península se situará de 800 a 900 metros en el noroeste, de 1.000 a 1.200 bajando a entre 900 y 1.000 en el resto de la mitad norte y el centro, y entre 1.400 y 1.500 descendiendo a entre 1.200 y 1.300 metros en la sierras del sureste.

Las temperaturas ascenderán en el Mediterráneo, el valle del Ebro y el Cantábrico oriental, y descenderán en Galicia, el interior de Castilla y León, la Meseta Sur y el este de Andalucía. Casals indicó que las heladas de la madrugada y las primeras horas tras el amanecer serán menos intensas y extensas que en días anteriores "porque el cielo estará nuboso" (con lo que no dejará escapar el calor del día), y se mantendrán en la mitad norte y en las sierras del sureste peninsular.

Por otra parte, Casals apuntó que el tiempo mejorará este sábado y las precipitaciones se ceñirán a Galicia, el oeste de la Cordillera Cantábrica, el noroeste de Castilla y León, el norte de Cataluña y Baleares, como “últimos coletazos” de la borrasca atlántica de los días anteriores.

El sábado predominarán los cielos nubosos o con intervalos nubosos en el resto de las vertientes atlántica y cantábrica, donde no se descarta alguna precipitación débil, y los cielos prácticamente despejados en el resto del área mediterránea.

A partir de este domingo y hasta el jueves de la próxima semana, Casals recalcó que “la península estará bajo la influencia de bajas presiones sobre el Atlántico Norte, con flujo de componente este o suroeste”, de manera que llegarán sistemas frontales que dejará precipitaciones en el área cantábrica y el oeste peninsular, con lo que las lluvias serán “menos probables cuanto más al este”, aunque no se descarta que lleguen en ocasiones al Mediterráneo.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios