Viernes, 20.07.2018 - 03:04 h

El nuevo frente dejará este viernes lluvias en toda España y las primeras gotas del año en Madrid

La seta de la contaminación que amenazaba la capital de España empezará a disiparse con las lluvias del nuevo frente. No llovía en Madrid desde hacía 40 días.

El sábado será un día bueno, con los últimos coletazos del frente por el noroeste y el noreste de la península, y el domingo volverá a entrar otro frente.

Lluvias generalizadas durante el viernes

El frente atlántico que ha entrado esta madrugada por el oeste de la península se irá desplazando de oeste a este a medida que transcurran las horas, con lo que irá dejando a su paso lluvias o nevadas que abarcarán el viernes todo el territorio peninsular y Baleares, mientras que las temperaturas experimentarán pocos cambios por el día y las heladas tenderán a remitir por la noche.

La portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Ana Casals, explicó que las precipitaciones han llegado este jueves a la mitad oeste peninsular excepto el litoral cantábrico y serán “generalizadas” el viernes, de manera que desaparecerá el cielo soleado de los primeros días de esta semana en gran parte del país para dar paso a nubes, lluvias y nevadas (en este último caso, en zonas montañosas y la Meseta Norte).

“El sábado será un día bueno, con los últimos coletazos del frente por el noroeste y el noreste de la península, y el domingo volverá a entrar otro frente que afectaría al cuadrante noroeste”, añadió.

Por otro lado, Casals comentó que el frente atlántico “ocupará el viernes la península y Baleares, donde se esperan precipitaciones generalizadas que pueden ir acompañadas de tormenta en Baleares, el suroeste de Andalucía y el extremo oeste de Galicia”.

La nieve aparecerá durante la madrugada y a últimas horas del día (es decir, cuando las temperaturas son más bajas) en la Meseta Norte, la Cordillera Cantábrica, el Sistema Ibérico, los Pirineos y las sierras del sureste peninsular.

Casals subrayó que las lluvias o las nevadas serán fuertes o persistentes en el norte de Aragón y Cataluña, el entorno del Estrecho y el litoral de Galicia, en tanto que la probabilidad disminuye en el litoral de Almería, Murcia y Alicante. Canarias tendrá intervalos nubosos y podría llover ocasionalmente en Tenerife y Gran Canaria.

De hecho la Aemet ha decretado la alerta amarilla y naranja por varios fenómenos. Lo peor será la nieve en Huesca y Lleida, con acumulación de hasta 25 centímetros en el Pirineo y Valle de Arán. Nevará también en otras 22 provincias, Granada, Jaén, Teruel, Albacete, Guadalajara, Cuenca, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria y Zamora; Barcelona y Girona; así como en la sierra de Madrid; Navarra, Cáceres, Lugo, Ourense y La Rioja. 

La cota de nieve en la península se situará de 800 a 900 metros en el noroeste, de 1.000 a 1.200 bajando a entre 900 y 1.000 en el resto de la mitad norte y el centro, y entre 1.400 y 1.500 descendiendo a entre 1.200 y 1.300 metros en la sierras del sureste.

Las temperaturas ascenderán en el Mediterráneo, el valle del Ebro y el Cantábrico oriental, y descenderán en Galicia, el interior de Castilla y León, la Meseta Sur y el este de Andalucía. Casals indicó que las heladas de la madrugada y las primeras horas tras el amanecer serán menos intensas y extensas que en días anteriores "porque el cielo estará nuboso" (con lo que no dejará escapar el calor del día), y se mantendrán en la mitad norte y en las sierras del sureste peninsular.

Por otra parte, Casals apuntó que el tiempo mejorará este sábado y las precipitaciones se ceñirán a Galicia, el oeste de la Cordillera Cantábrica, el noroeste de Castilla y León, el norte de Cataluña y Baleares, como “últimos coletazos” de la borrasca atlántica de los días anteriores.

El sábado predominarán los cielos nubosos o con intervalos nubosos en el resto de las vertientes atlántica y cantábrica, donde no se descarta alguna precipitación débil, y los cielos prácticamente despejados en el resto del área mediterránea.

A partir de este domingo y hasta el jueves de la próxima semana, Casals recalcó que “la península estará bajo la influencia de bajas presiones sobre el Atlántico Norte, con flujo de componente este o suroeste”, de manera que llegarán sistemas frontales que dejará precipitaciones en el área cantábrica y el oeste peninsular, con lo que las lluvias serán “menos probables cuanto más al este”, aunque no se descarta que lleguen en ocasiones al Mediterráneo.

El nuevo frente dejará este viernes lluvias en toda España y las primeras gotas del año en Madrid

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios