Miércoles, 16.10.2019 - 19:47 h
Mientras crece en Wall Street

El Model 3, otra promesa incumplida en el currículum de Elon Musk en Tesla

La marca ha entregado 1.280 unidades menos de las previstas para el Model 3 y los retrasos se repiten como con el Roadster, el Model S y el Model X.

Los primeros Tesla Model 3 ya circulan por las carreteras
Los primeros Tesla Model 3 ya circulan por las carreteras / EUROPA PRESS



El fabricante estadounidense de automóviles eléctricos de lujo ha presentado los resultados del tercer trimestre. Y Elon Musk se la ha vuelto a pegar. Tesla sólo fabricó 260 unidades del nuevo Model 3 y entregó 220 cuando se había comprometido a entregar 1.500 unidades antes de octubre. Una muesca más en su revólver.

Tesla se ha empeñado en demostrar que puede fabricar coches premium a gran velocidad, con calidad y sin apenas trabajadores. Para ello se afana en lograr una infraestructura con la que desarrollar maquinaria automatizada y robots para fabricar las unidades de su coche más económico, el Model 3, que parte desde los 35.000 dólares. “Sabremos que hemos ganado cuando la fábrica se parezca a eso", afirmó Musk hace unos meses. Por el momento no lo ha conseguido.

La compañía justifica el incumplimiento de sus objetivos para el Model 3 por "cuellos de botella en la producción". Pese a que en California y en Nevada operan “a un elevado ritmo unos cuantos se han retrasado en su activación", explican. Además, han insistido en que lo quieren convertir en el primer vehículo de producción masiva de la compañía.

Mensajes que han calado más en Wall Street y los inversores que entre sus propios usuarios. La capitalización bursátil no se ha resentido e incluso el precio de cada una de sus acciones creció casi 7 dólares (un 1,9%). Continúa como el segundo fabricante estadounidense con más valor, solo por detrás de General Motors. “Estamos hablando de una compañía que cotiza más a previsiones futuras que a valor real”, aseguraba el analista Sergio Puente de XTB, a lainformacion.com. Los meses pasan y los reveses se repiten, pero Tesla no se resiente por ahora.

Elon Musk, en la presentación del Tesla Model X. (AFP)
Elon Musk, en la presentación del Tesla Model X. (AFP)


Los inversores no cesan en su empeño y Tesla logró recientemente 1.500 millones de euros en una emisión de bonos para financiar la producción del Model 3 pese a que acumula ya 14 años en negativo: perdió 260 millones de euros en 2014, 793 en 2015 y 592 en 2016. Sin embargo, las reservas del nuevo coche no dejan de descender. Elon Musk confirmó en agosto que 63.000 personas habían anulado su pedido y este nuevo anuncio podría hacer crecer la cifra. El usuario que encargue ahora un Model 3, lo recibirá a mediados de 2018.

La historia se repite

Estos retrasos en la producción son algo habitual en la compañía de Musk, que tiene el ‘honor’ de no haber cumplido los plazos en ninguno de sus tres primeros coches: el Roadster, el Model S y el Model X. Hace año y medio, Musk despidió a dos vicepresidentes de fabricación e invitó a los mejores ingenieros a unirse a su proyecto. Contrató a Peter Hochholdinger, procedente de Audi, que tampoco ha tenido éxito en el inicio de las ventas del Model 3.


Pese a todos sus esfuerzos en aumentar el volumen de producción, el crecimiento respecto a 2016 es muy sensible, tan solo del 4,5 %. El fabricante ha señalado que en el tercer trimestre el número total de vehículos entregados a sus compradores fue de 26.130 unidades (14.065 fueron del Model S, 11.865 fueron Model X y 220 del Model 3). Pero tampoco ha cumplido, porque su objetivo de crecimiento era mucho más ambicioso.

El Tesla Model X es uno de los primeros coches del planeta que se conduce solo. (AFP)
El Tesla Model X es uno de los primeros coches del planeta que se conduce solo. (AFP)


El último informe de Citi, antes de conocerse los resultados del tercer trimestre, anunciaba que Tesla conseguiría entrar en beneficio en 2019, aunque para ello deberían cumplir con los plazos de entrega del Model 3. Y ha empezado mal. Su estimación para 2017 es que sus números rojos se tripliquen hasta alcanzar los 1.184 millones de dólares, pero logrará dejarse ‘solo’ 59 millones en el año 2018.

El principal escollo que veían los analistas del banco de inversión era que la demanda de coches eléctricos no alcance las expectativas, bien por el impacto de vaivenes macroeconómicos o porque la competencia entre fabricantes no acelere.

Según las cifras que se manejan en las grandes compañías del mundo, como General Motors o Toyota, una línea de producción puede fabricar a pleno rendimiento unos 250.000 vehículos al año. Elon Musk, con su ambicioso proyecto tecnológico pretende fabricar medio millón de coches en 2018. Y las previsiones de Citi hablan de 700.000 unidades en 2019. Para ello debe abrir nuevas fábricas y el emplazamiento con más posibilidades es China. 

Según informó la compañía meses atrás, Tesla prevé fabricar 20.000 unidades al mes del Model 3 en diciembre de este año. ¿Será la próxima promesa incumplida? ¿O dar la vuelta al mundo en una hora? ¿O viajar a Marte? ¿O conectar cerebros y ordenadores?

Ahora en Portada 

Comentarios