Viernes, 13.12.2019 - 09:00 h
Claves para detectar el fraude

¿Le toca llevar el coche al taller? Tenga cuidado, uno de cada cinco es ilegal

Los talleres 'legales' resumen cómo detectar una práctica que provoca pérdidas millonarias a los que sí cumplen con la ley. 

Un mecánico trabaja en una taller. / CETRAA.
Un mecánico trabaja en una taller. / CETRAA.

Quien tiene coche tiene que ir al taller, más tarde o más temprano, para operaciones de mantenimiento y reparaciones. Si no se acude a un servicio oficial, algo relativamente habitual cuando el automóvil deja de estar en garantía, hay que poner mucha atención ya que, según las cifras que maneja la Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (CETRAA), en España hay unos 9.000 talleres que son ilegales, de un total de 45.000 establecimientos. Es decir, hay una alta probabilidad, una entre cinco, de "caer" en un establecimiento ilegal.

El vicepresidente de CETRAA, Rogelio Cuesta, traslada a La Información los datos de la Comisión de Ilegales, sobre los que indica que "se estima que se ha generado una actividad irregular y abiertamente ilegal provocando unas pérdidas de 4.000 millones de euros desde 2012, con la consecuente merma de ingresos para la Hacienda Pública y la Seguridad Social".

Este tipo de talleres son habitualmente "pequeños negocios clandestinos, con una o dos personas, que en muchos de los casos trabajan después de una jornada laboral en otra empresa", señala Cuesta. En otros casos, se trata de gente desocupada, "con escasos conocimientos en nuevas tecnologías, y con pocos medios para trabajar en vehículos actuales".

El perjuicio para los clientes es claro. En muchos casos, los usuarios desconocen los riesgos acudiendo a estas instalaciones, ya que según indica la patronal "no cumplen ningún tipo de normativa industrial", lo que implica un evidente riesgo para la seguridad vial, "y en la mayoría de las ocasiones generando averías con un coste muy superior a las que en un principio tenía un vehículo".

Cómo detectarlos

La primera señal a tener en cuenta es fijarse en la placa identificativa, ya que "los talleres ilegales no disponen de la placa identificativa concedida por la Consejería de Industria, y es obligatorio exponerla a la entrada del establecimiento", indica la patronal. También se podrá detectar porque el cliente de un taller ilegal "no recibirá nunca un presupuesto por escrito, ni una factura que garantice los trabajos realizados en su vehículo".

En cuanto a las instalaciones, Cetraa advierte de que es posible que parezcan reglamentarias, pero la ausencia de letreros, indicadores y documentos habituales, como "carteles informativos concernientes a los precios de la mano de obra, horarios, derechos de los usuarios y otros documentos legales" son indicativos también de que se pueda tratar de un taller ilegal. Además, también habrá de tenerse en cuenta que los talleres ilegales suelen ser locales donde se trabaja a puerta cerrada, y pueden estar ubicados "en garajes de chalets y domicilios particulares, e incluso realizar las reparaciones en la calle o en un descampado".

La patronal de los talleres admite que no es fácil combatir la práctica ilegal, pero tienen en marcha actuaciones para informar a los talleres sobre la necesidad de denunciar estos casos una vez son conocidos, y solicita el apoyo de las Administraciones y Organismo Públicos tanto locales como autonómicos y estatales. Igualmente ha mantenido distintas reuniones con organismos y cuerpos del Estado, tales como la Agencia Tributaria y la Policía Nacional.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING