Jueves, 24.01.2019 - 14:43 h
Hay berlinas y familiares desde 23.000 euros

Los compactos con acabado deportivo intermedio por menos de 30.000 euros

Estos grados aúnan los ingredientes visuales de las variantes más potentes con propulsores de menor consumo. 

Ford Focus
El Ford Focus ST-Line está disponible con motor de gasolina de 125 CV por 23.323 euros o gasóleo de 120 CV desde 24.823.

Las siglas GTi, R.S. o ST resultan tentadoras para los amantes de las prestaciones. Pero cuando el presupuesto disponible es ajustado y se necesita un vehículo más cómodo en el uso diario, conviene optar por un punto medio. Ese papel lo cumplen los niveles de equipamiento 'vestidos' con accesorios muy similares para la carrocería y el interior a los de dichas versiones y propulsados por motores más frugales.

La receta se extiende particularmente en el segmento de los compactos, al que siguen apuntándose nuevas marcas. Hyundai ha estrenado este otoño el acabado N-Line, que pronto saldrá igualmente para el i30 Fastback. Compite con veteranos como el ST-Line de Ford o el GT Line de Renault, mientras que en Opel ahora adopta la denominación GSi en sustitución de OPC.

Peugeot 308 GT Line/GT
Peugot 308

El 308 del fabricante francés despunta por su oferta más amplia de acabados deportivos. Sin llegar al GTi -ahora con 263 CV tras la homologación WLTP-, existen dos inferiores que aportan un aspecto más vistoso por menos dinero. El más económico se llama GT Line. Comparte con el GTi los parachoques, la parrilla, los faros Full LED, el volante de cuero, los pespuntes rojos de la tapicería y los acabados en aluminio del interior.

El GT completa lo anterior con llantas de 18 pulgadas -opcionales en el GT Line-, chasis de altura reducida con respecto al suelo -7 mm delante y 10 mm detrás- y visualización de gráficos de datos dinámicos como la aceleración. La distinción fundamental entre ambos radica en los motores: el GT Line -a partir de 23.000 euros- se asocia a los gasolina y diésel de 130 CV, ambos con cambios manual o automático, y el GT al diésel de 180 CV o al gasolina de 225 CV, en los dos casos solo con automático por 29.700 euros.

Ford Focus ST-Line
Ford Focus ST-Line

La nueva generación del Focus llegó este verano a España. Ya desde su lanzamiento no podía faltar el ST-Line -solo en carrocería Berlina-, uno de los grados de equipamiento preferidos. Mientras concluye el desarrollo de la futura versión ST, representa la faceta más deportiva del modelo. La hacen destacar la parrilla negra, los paragolpes exclusivos, el escape deportivo o las llantas de 17 pulgadas.

Por dentro, los ocupantes lo reconocerán por el volante achatado en la parte inferior, las costuras rojas de la tapicería y las alfombrillas específicas. El ST-Line cuenta asimismo con una suspensión más dura rebajada diez milímetros. Está disponible con motor de gasolina de 125 CV y cambio manual por 23.323 euros o gasóleo de 120 CV con cambio manual desde 24.823 y con cambio automático desde 26.423 -precios con campaña de promoción vigente-.

Hyundai i30 N-Line
Hyundai i30 N Line

La incorporación más reciente a este nicho es Hyundai. Su i30 recibió este octubre el nuevo acabado N-Line, de momento solo con carrocería de cinco puertas. Toma ciertos elementos estéticos del i30 N como la parrilla frontal, los parachoques o el diseño de las llantas, y añade una doble salida de escape más llamativa. El habitáculo presenta asientos deportivos más envolventes, volante de piel perforada, el pomo de la palanca de cambio del i30 N y pedales metálicos con tacos de goma.

El N-Line se puede pedir con dos motores de gasolina de 120 y 140 CV, desde 24.775 y 27.325 euros, respectivamente. El segundo admite cambio automático de doble embrague por 1.675 euros adicionales. La variante más potente se distingue por un ajuste específico del propulsor para un mayor rendimiento, suspensión deportiva, frenos de mayores dimensiones y neumáticos Michelin PS4.

Renault Mégane GT Line
Renault Megan GT

Al igual que el Peugeot 308, el Mégane cuenta con una variante homónima en sus dos carrocerías Berlina y familiar Sport Tourer. Pero, si bien la actual generación salió también a la venta con una terminación GT superior, esta ha abandonado la gama. La GT Line queda como la única alternativa deportiva al nuevo R.S. Mantiene las rejillas de aire específicas de los paragolpes, los detalles en gris Dark Metal como las carcasas de los retovisores, las llantas de 17 pulgadas o la tonalidad exclusiva Azul Rayo en opción.

El habitáculo tiene volante deportivo, asientos con refuerzos laterales y ambiente decorativo de color azul. El GT Line se puede combinar con la nueva versión Blue dCi de gasóleo de 115 CV -26.340 euros-, que ya supera el protocolo WLTP, o con las de gasolina de 140 CV -25.070 euros- y de 160 CV -26.370 euros-, todas con transmisión manual. La carrocería familiar exige sumar otros 870 euros.

Opel Astra GSi Line
Opel Astra Gsi Line

El fin de la comercialización del OPC ha convertido al nivel GSi Line en el lado más desenfadado del Astra. Exclusivo de la carrocería de cinco puertas, salta a la vista por el paquete OPC Line exterior con tomas de aire más voluminosas en las defensas y faldones laterales más prominentes, las llantas de 17 pulgadas y las lunas traseras sobretintadas.

El interior lo mejora con pedales de acero inoxidable, volante deportivo de tres radios y asientos deportivos. Este equipamiento se vende con dos motores de gasolina, de 150 caballos de potencia por 26.400 euros y 200 caballos por 28.200, y con otro diésel de 136 caballos por 27.800 euros. Ya no se ofrece el diésel de 160 CV y no hay posibilidad de escoger cambio automático con ninguno de ellos.

Ahora en Portada 

Comentarios