Martes, 11.12.2018 - 20:21 h
Los fabricantes aceleran los cambios

¿Qué ofrecerán las marcas cuando se prohíba vender coches térmicos en 2040?

La avalancha de eléctricos para 2020 traerá utilitarios, berlinas, SUV y monovolúmenes que suplirán la ausencia de los modelos de combustión.

Coches eléctricos
En menos de una década, el surtido de eléctricos abarcará todos los segmentos de moda, incluyendo SUV de diversos tamaños.

El Gobierno español vetará la comercialización de turismos y comerciales nuevos con motor térmico en 2040. Idéntica fecha a la que han establecido las Administraciones británica y francesa y diez años más tarde que las alemana y holandesa. Ante tal panorama, los fabricantes automovilísticos, presionados a su vez por la normativa Euro 6d de emisiones y el protocolo WLTP de homologación, responden acelerando la electrificación de sus productos y abandonando la gasolina y el diésel.

En menos de una década, el surtido de eléctricos abarcará todos los segmentos de moda, incluyendo SUV de diversos tamaños. Obtendrán la energía tanto de baterías como de pilas de combustible, que utilizan hidrógeno. Las marcas invertirán miles de millones de euros en afrontar el reto de rebajar su coste de fabricación, así como el de la venta de los vehículos. Algunas ya han mostrado parte de estos deberes y se encuentran en los concesionarios españoles.

Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi
Alianza Renault-NissaN-Mitsubishi

La asociación de las marcas francesa y nipona, a la que se unió Mitsubishi en 2017, juega con ventaja al contar en la actualidad con algunos de los eléctricos más vendidos. Entre ellos, el compacto Nissan LEAF y el utilitario Renault ZOE. La gala comunicó precisamente en junio de 2018 que la nueva generación de este último saldrá en 2019, al igual que la del Kangoo eléctrico. Se sumarán de forma progresiva otros modelos hasta alcanzar los ocho miembros de la gama Z.E. (Zero Emission) que piensa ofrecer en 2022.

Varios de ellos emplearán la nueva plataforma CMF-EV que está ultimando y que se fabricará en Francia. Planes muy similares son los de Nissan, que ambiciona el mismo número de eléctricos para dentro de cuatro años. Uno de ellos adoptará la silueta de un SUV cuyo germen será el prototipo IMx presentado en el Salón de Ginebra de 2018. Mitsubishi, por su parte, se prepara para convertir próximamente el ASX en un 'crossover' urbano eléctrico.

Daimler
Daimler

El grupo alemán ampliará en los próximos años su lista de modelos EQ, etiqueta con la que designa a los productos parcial o totalmente electrificados. Presente hoy en los smart fortwo y forfour, en Mercedes-Benz la lucirá primero el SUV EQC a partir del año que viene. Le seguirá en 2020 el EQA, un compacto ligeramente más grande que la Clase A anticipado por el prototipo homónimo del Salón de Fráncfort de 2017.

Se producirá junto a los smart en Francia. Su autonomía rondará los 400 kilómetros y su batería podrá cargarse con cable o por inducción. Un año más tarde aparecerá el EQS, una berlina que compartirá escalón con el CLS y que se situará por debajo de la Clase S. Utilizará una arquitectura exclusiva, no relacionada con estos dos modelos, aunque Mercedes-Benz asegura que estará al nivel de lujo de su buque insignia.

Fiat Chrysler Automobiles
Fiat

El consorcio FCA presentó en junio de 2018 su plan de negocio para el quinquenio 2018-2022. Uno de sus pilares es la inversión de 9.000 millones de euros en el desarrollo de hasta treinta modelos con algún tipo de electrificación de sus marcas principales. En paralelo a la eliminación de motores diésel de dichas gamas en 2021 -salvo en vehículos comerciales-, el número de turismos eléctricos aumentará en casi todas ellas.

Fiat jugará el papel de los urbanitas más limpios. Se centrará en las familias 500 y Panda, que pasarán a alimentarse exclusivamente de esta energía. Desaparecerán el Punto y los Tipo, mientras que el futuro de los 500L y 500X todavía no está previsto que comprenda versiones completamente eléctricas. Tampoco, por ahora, el de Alfa Romeo, que por ahora se limita a híbridos. Sí contarán con cuatro modelos eléctricos tanto Jeep como Maserati en 2022.

Ford
Ford

El fabricante del óvalo azul arrancará su nueva ofensiva eléctrica en 2020. El encargado de estrenarla será un SUV comercializado a escala global que, según anunció Ford en septiembre de 2018, tomará ideas estéticas del Mustang. De ellas se ocupa un grupo de diseñadores denominado 'Team Edison' al que se le ha concedido libertad creativa total.

Sus previsiones calculan una autonomía máxima de 482 kilómetros con una única carga de su batería. El modelo forma parte de un grupo de dieciséis vehículos exclusivamente propulsados por electricidad que estarán en el mercado antes de 2022. Ford destinará a su creación 11.000 millones de dólares, 9.700 millones de euros al cambio actual.

Grupo BMW
BMW

BMW, MINI y Rolls-Royce comparten el objetivo de acoger la electricidad en mayor medida en sus catálogos comenzando el año que viene. Pero las estrategias serán distintas. La marca que da nombre al grupo la trabajará con su familia BMW i, nacida en 2011. Los i3 e i8, hace algunos años rompedores, darán paso a modelos eléctricos más convencionales, aunque también mucho más avanzados.

En 2020 llegará un SUV basado en el prototipo iX3 presentado en el Salón de Pekín de 2018. En 2021, la berlina i4, derivada de la próxima generación de la Serie 4 Gran Coupé, y otro SUV de dimensiones cercanas a las del X5 concebido a partir del Vision iNext. MINI tendrá listo a finales de 2019 su turismo eléctrico inspirado en el prototipo Electric. Y Rolls-Royce, según declaró su consejero delegado el pasado mes de mayo, solo venderá vehículos movidos por electricidad a partir de 2040.

Grupo PSA
PSA

En PSA, los principales embajadores de la movilidad eléctrica durante la próxima década serán DS y Opel. La primera se iniciará en el nicho con el DS 3 Crossback E-TENSE, la variante eléctrica del nuevo SUV de 4,12 metros. Saldrá a la venta en la segunda mitad de 2019 con un motor de 136 CV y una autonomía máxima por encima de los 300 kilómetros. La cifra se ha estimado ajustándose ya al protocolo WLTP de homologación.

El E-TENSE se basará en la nueva plataforma eCMP destinada a la propulsión eléctrica. Un molde que dará igualmente fruto a las versiones análogas del Opel Corsa y del Peugeot 208 en sus respectivas próximas generaciones. La del alemán, que continuará montándose en Figueruelas, estará en los concesionarios en 2020, capaz de recorrer una distancia semejante a la del DS 3 Crossback E-TENSE.

Grupo Volkswagen
Grupo Volkswagen

El gigante alemán destripó en septiembre de 2018 los secretos de su arquitectura MEB. Será el origen de hasta 27 vehículos completamente eléctricos que saldrán antes de 2022 y que llevarán los emblemas de Audi, SEAT -cuyo primer turismo eléctrico aterrizará en 2020 y tendrá 500 Km de autonomía-, Škoda y Volkswagen. El e-Golf, por ejemplo, cederá su sitio en 2019 al primer producto de la familia I.D., un compacto que abrirá camino al monovolumen Buzz, al todoterreno Crozz y a la berlina Vizzion. 

Pero no hace falta esperar para catar la nueva hornada de eléctricos del grupo. El Audi e-tron, de 4,9 metros, 408 CV y hasta 400 kilómetros de autonomía, ya puede pedirse en España desde 82.400 euros. Porsche se unirá también a finales de 2019 con el Taycan, una berlina de cuatro puertas adelantada por el prototipo Mission E con dos motores eléctricos capaces de producir 600 CV y una autonomía de 600 kilómetros.

Hyundai y Kia
Hyundai y Kia

La pareja coreana destaca por apostar no solo por los eléctricos tal y como se conocen, sino también por los de pila de hidrógeno. El primero es el Hyundai NEXO, el primero producido en serie que está a la venta en España. Este SUV, a medio camino entre un Tucson y un Santa Fe, tiene un motor de 163 CV. Kia proyecta otro modelo que coja prestada la tecnología del NEXO, con el relevo del Sorento como posible candidato.

En cuestión de eléctricos, Hyundai comercializa en el mercado español versiones eléctricas de la berlina IONIQ por 29.725 euros y del Kona desde 35.100 euros. Sus previsiones más recientes contemplan otros dos modelos más en 2020, de identidad aún no revelada. Kia dará al popular Niro una variante eléctrica en 2019 y el próximo Soul pasará a venderse únicamente con este tipo de propulsión. Son dos de los cinco eléctricos con los que prevé contar en 2025.

Volvo
Volvo

Volvo quiere que la mitad de los coches que venda en 2025 sean eléctricos. Una audaz empresa que comenzará, según sus planes, proponiendo el XC40 eléctrico en 2019. Precederá al XC90 eléctrico, para cuya siguiente generación habrá que esperar otros dos años, cuando se enciendan las máquinas en la nueva fábrica de Carolina del Sur, en Estados Unidos.

Simultáneamente, Polestar, la recién creada marca de lujo de Volvo, escribirá las primeras líneas de su historia. Si bien su primogénito, el cupé Polestar 1, al que dará a luz en 2019 será híbrido, sus compañeros de gama se moverán sin motor térmico. El Polestar 2 se convertirá en un rival directo del Tesla Model 3, la berlina más económica de la marca californiana. Y el Polestar 3 los complementará como la opción SUV.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios