Lunes, 30.03.2020 - 13:07 h
El sector y la nueva movilidad 

El colosal reto de reducir emisiones: solo dos marcas cumplirán la normativa

La nueva normativa europea de emisiones de CO2 empuja a las marcas a adaptar su oferta a modelos electrificados, menos contaminantes.

Madrid Central
Un vehículo circula por Madrid Central. / Europa Press

El año 2020, además de ser una fecha psicológica, es el año en el que concurren factores determinantes de una nueva era en la movilidad, que afectan muy directamente a los medios de transporte. Lo más determinante a día de hoy es la nueva normativa que entra ahora en vigor en el ámbito europeo sobre las emisiones de gases de efecto invernadero de los automóviles que se vendan a partir de aquí en adelante. Este nuevo marco, muy exigente y restrictivo en materia de emisiones y contaminación, obliga a la venta de coches cada vez más limpios.

Así, los fabricantes de automóviles tendrán que adaptar sus flotas para que ya, a partir de este año, la media de emisiones de gramos de CO2 por kilómetro recorrido que emitan sus vehículos no supere el valor de los 95 grs/km por coche vendido. Es decir, por cada unidad que vendan por encima de esos valores (generalmente coches grandes y potentes), deberán "compensarlo" con la venta de otra unidad más limpia con cuya media logre mantenerse en márgenes legales. Es una regulación muy dura y ambiciosa, y obliga a las marcas a impulsar la venta de vehículos eléctricos (de cero emisiones) híbridos e híbridos enchufables, que son por lo general los que pueden moverse en esos índices, amén de alternativas energéticas también disponibles como el Gas Licuado de Petróleo (GLP) y Gas Natural Comprimido (GNC).

Pero el sector no llega en las mejores condiciones. O al menos es lo que se desprende de los datos correspondientes al año 2018 que maneja la consultora especializada en automoción JATO Dynamics, según los cuales solo Tesla y Smart se mantendrían por debajo de esa media de 95grs/Km de CO2. Otras como Toyota, Peugeot, Citroën y Renault están próximas al valor de referencia, aunque ligeramente por encima. A partir de ahí, marcas como Nissan, DS, Suzuki, Skoda, Seat, Volkswagen, Fiat, Mitsubishi… todas ellas tienen comercializan vehículos con medias de emisiones por encima de los 110grs/km de CO2.

Después hay marcas peor posicionadas, como Mercedes, Jaguar, Infiniti, Land Rover o Porsche, que dada la naturaleza de sus vehículos, grandes y potentes, están en unos niveles de emisiones que rondan la horquilla de los 140grs/km y los 180 grs/km, valores ya muy alejados de la media de emisiones establecida para 2020.

Malas previsiones

La tendencia en los últimos años no ha sido positiva en lo que a coches más limpios se refiere. Según los datos disponibles, solo 12 marcas lograron reducir su nivel medio de emisiones entre 2017 y 2018, entre las que se encuentran Nissan (-5,2%), Toyota (-1,4%), Seat (-1,1%), Volkswagen (-07%), Suzuki (-0,7%), Smart (-0,4%) y Honda (-0,3%).

El resto de marcas han registrado incrementos muy variados, que van desde el 0,4% de la coreana Kia, hasta los más del 26% de la marca Alpina, si bien la mayoría de las marcas de volumen que venden en España se quedan entre el 0 y el 7%.

Sin embargo, las previsiones de cara a este 2020 tampoco son buenas, ya que será el primer año completo que se miden las emisiones con el nuevo sistema WLTP, que se empezó a aplicar a finales de 2018 y es más estricto, con condiciones más parecidas a las reales, que el antiguo NEDC, lo que aumentará los valores de emisiones medios de las marcas. Además, el impacto de imagen que ha tenido el diésel en los últimos tiempos (emiten menos CO2 que los de gasolina) ha reducido sus ventas, lo que unido al éxito que están teniendo los denominados SUV, más grandes, voluminosos y pesados, augura aumentos en las medias de emisiones. Con todo esto, JATO Dynamics estimaba a mediados de año un impacto de cerca de 34.000 millones en penalizaciones para el año 2021.

El sector se mueve

Los fabricantes automovilísticos ya llevan tiempo "virando" para tratar de adaptarse a una normativa tan exigente. Muchos de ellos tienen planes de electrificación de sus gamas muy ambiciosos y agresivos, ya que este tipo de tecnología permite reducir la media de emisiones, lo que permitiría a las marcas adaptarse a los límites legales que acaban de entrar en vigor. Un claro ejemplo la firma nipona Honda, que prevé para el año 2025 que su gama esté completamente electrificada, es decir, híbridos, híbridos enchufables, eléctricos y de pila de combustible.

Marcas de gran volumen como Volkswagen están dando un impulso a sus eléctricos, con la familia ID, el lanzamiento de 8 nuevos modelos eléctricos o híbridos el año que viene y sus previsiones de producir 1,5 millones de vehículos eléctricos al año. También Seat inicia su andadura eléctrica con la presentación del concept car El-Born, el lanzamiento del Mii (eléctrico puero), la versión híbrida enchufable del Tarraco y hasta principios del año 2021 prevé el lanzamiento de 5 modelos electrificados.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING