Martes, 15.10.2019 - 13:36 h
Ranking de la OMS en 2018

Los 10 países con mejor sanidad pública del mundo... y España está entre ellos

La 74ª Asamblea General de la ONU debate sobre la cobertura sanitaria universal. España es una de las naciones más avanzadas.

La Paz
Los 10 países con mejor sanidad pública del mundo... y España está entre ellos. / José González

Este lunes se celebrará una reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la cobertura sanitaria universal, en la que se analizarán los avances de las distintas naciones. Y si en España podemos presumir de algo es de tener uno de los sistemas sanitarios públicos más avanzados del mundo. A pesar de sus carencias y de la progresiva privatización del sector, nuestro país sigue siendo puntero en la mayoría de los rankings más relevantes. Pero, tomando la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como referencia, ¿cuáles son los países con mejor sanidad pública del mundo?

La cobertura sanitaria universal significa que todas las personas tengan acceso a la atención sanitaria que necesiten, cuando y donde la necesiten, sin tener que hacer frente a dificultades económicas. Con una base sólida en la atención primaria, la cobertura sanitaria universal es una de las prioridades clave de la OMS, que está colaborando con los Estados Miembros, los asociados y otros agentes clave para ayudar a los países a acelerar el avance hacia la cobertura sanitaria universal en todo el mundo.

Ranking de los países con mejor sanidad del mundo
Ranking de los países con mejor sanidad del mundo. / Nerea de Bilbao

Pero aún queda mucho que hacer para muchos de los países, ya que de los 191 incluidos en el ranking, solo 25 cumplen con la mayoría de las exigencias de la OMS y están por encima del 0,9 sobre 1 en el índice de eficiencia del organismo. Este índice mide dos factores: el nivel de gasto gubernamental y la calidad de la atención sanitaria. De ahí que muchos países con poca capacidad presupuestaria estén por debajo de ese umbral. Por el contrario, en la parte alta se encuentran los países que, bien por contar con una dotación mayor, bien por tener una población reducida (y un elevado PIB per cápita), son más eficientes. Este es el 'top ten'.

10. Japón

10. Japón
Japón ofrece el triple de hospitales por habitante que Europa. / Pixabay / cegoh

Japón se sitúa entre los países con mejor sistema sanitario del mundo, tal y como señala Axa. Los residentes japoneses pueden optar entre una asistencia médica pública, de gran calidad, o escoger entre los muchos hospitales y clínicas privadas. En comparación con Europa o Estados Unidos, la sanidad en Japón ofrece el triple de hospitales por cada 1.000 habitantes. La eficacia de su gestión médica ha evitado la bancarrota sanitaria, tan presente en países de Occidente.

La mayoría de la población japonesa está afiliada a un seguro de salud pública. Gracias a él pueden sufragar, como mínimo, el 70% de la factura médica. Las primas del seguro público varían de 0 a 50.000 yenes (400 euros) mensuales, en función de los ingresos familiares. Para los medicamentos que requieren copago, así como partidas de gastos no cubiertos por la sanidad pública, los japoneses suelen recurrir a seguros privados, normalmente contratados a través de su empresa.

9. Austria

1. VIENA (AUSTRIA)
Es obligatorio tener un seguro de salud, pero es gratuito para ciertos colectivos. / Pixabay

El noveno país es Austria, donde el interesado tiene que estar cubierto por un seguro de enfermedad, tiene acceso a la asistencia sanitaria. Según la UE, los siguientes colectivos están obligatoriamente afiliados al seguro de enfermedad: los trabajadores por cuenta ajena, incluidos los aprendices, los desempleados que perciben prestaciones de desempleo, los beneficiarios de la garantía de recursos mínimos destinados a cubrir sus necesidades, los jubilados y las personas que solicitan una pensión, los participantes en actividades de reciclaje profesional, las personas que estén realizando el servicio militar o civil, los autónomos, cualquier familiar que trabaje en sus empresas, personas que trabajen esencialmente en condiciones asimilables a los de un trabajador por cuenta ajena (freie Dienstnehmer) y otros pequeños grupos de personas, que da lugar a una cobertura sanitaria casi completa.

Quienes perciben por una o varias actividades profesionales una remuneración (global) inferior al umbral de ingresos mínimos (Geringfügigkeitsgrenze) de 376,26 EUR, están exentas de cotizar. No obstante, existe la posibilidad de suscribir un seguro especial de carácter voluntario. Todos los residentes en Austria que no dispongan de seguro obligatorio tienen derecho a asegurarse a título voluntario. Los asegurados voluntarios pueden solicitar prestaciones médicas, si bien deberán haber estado asegurados durante un periodo de seis meses como mínimo.

8. Omán

7. OMÁN
Omán ha pasado a ser un país puntero en sanidad en una generación. / Pixabay/schamane27

Según la OMS, a finales de los años setenta, la Sultanía de Omán sólo contaba con unos pocos profesionales de la salud. Muchas personas tenían que viajar hasta cuatro días para acudir al hospital, donde ya habría cientos de pacientes esperando en cola para que los viera uno de los pocos doctores del país, muchos de los cuales eran expatriados. Todo esto ha cambiado en menos de una generación, gracias al compromiso político con la salud y los ingresos procedentes del petróleo. Omán ha invertido constantemente en un servicio nacional de salud y ha mantenido dicha inversión a lo largo del tiempo.

Actualmente existe una red de 180 centros de salud locales, de distrito y regionales en los que trabajan 5.000 profesionales de la salud que prestan atención sanitaria a la gran mayoría de los 2,2 millones de ciudadanos de Omán, y cuya cobertura se está ampliando ahora a los residentes extranjeros. Más del 98% de los nacimientos en Omán son atendidos por personal capacitado y más del 98% de los lactantes están completamente inmunizados. La esperanza de vida al nacer, que era inferior a 60 años hacia finales de los años setenta, ahora es de aproximadamente 74 años. La tasa de mortalidad de menores de cinco años ha descendido nada menos que un 94%.

7. España

7. Barcelona (España)
En España, el gasto por habitante es de 3.000 euros al año. / Pixabay/TRAVELKR

España se sitúa en el séptimo puesto del ranking, con un 0,972 en el índice de eficiencia en su sistema sanitario, que es gratuito para toda la población, aunque cada vez hay más centros y seguros privados tanto para la salud general como para la odontológica (la cual, por cierto, se encuentra entre las promesas electorales de dos de los principales partidos de cara a los próximos comicios: PSOE y Podemos).

Como dato anecdótico, la OMS calcula que el gasto real en sanidad en España supone aproximadamente el 9% del PIB, mientras que el gasto por habitante ronda los 3.000 euros al año. La nota más positiva es la esperanza de vida, un ámbito en el que España es el segundo país con mayor del mundo, solo por detrás de Japón.

6. Singapur

2. SINGAPUR
Los empleados pagan un 20% de lo ganan a Sanidad. / Pixabay/cegoh

Dependiente del Ministerio de Salud, el sistema sanitario de Singapur intenta ofrecer una cobertura universal y barata a todos y cada uno de los ciudadanos del país, al mismo tiempo que procura que los costes no se disparen. Singapur es, de hecho, un país que invierte relativamente poco en sanidad: unos 871 euros por persona.

Se trata de un sistema universal gracias a una mezcla de subsidios, ahorros y control del precio: el Estado obliga a sus ciudadanos a destinar un porcentaje de sus ganancias a ahorrar para el futuro. Es una cantidad sustancial: un 20% por parte de los empleados de hasta 55 años (más un 17% pagado por la empresa). Este dinero se destina a distintos fondos: vivienda, seguro por muerte o incapacidad y otro para pagar los gastos de salud.

5. Malta

Malta
Malta es un ejemplo de poca inversión en el sector público. / Pixabay

Malta tiene unos servicios sanitarios excelentes. Los hospitales son modernos y están respaldados por una red regional de centros sanitarios. Malta tiene acuerdos recíprocos para la asistencia sanitaria con Australia y el Reino Unido. Los ciudadanos de estos países que visiten las Islas por un período que no exceda de un mes tiene derecho a asistencia médica y hospitalización gratuitas en Malta y Gozo.

Según Exteriores, el sistema de salud se financia con impuestos generales que son repartidos por el gobierno a las distintas áreas de gasto. El total del gasto en sanidad respecto al PIB es del 8,7%; siendo inferior a la media europea que es 9,6%. Hay que diferenciar entre el gasto público que es 5,8%, bastante inferior a la media europea 7,3%; y por otra parte el gasto privado que es 2,9% frente al 2,3% europeo. Esto se debe a la mayor influencia del sector privado en Malta frente a otros países, ya que el 64% del gasto es gubernamental, mientras que el 36% del gasto en sanidad proviene del sector privado.

4. Andorra

Grau Roig Andorra Boutique Hotel & Spa
Andorra: alta esperanza de vida y poca presencia de enfermedades evitables.

Al igual que la mayoría de los países de Europa continental, Andorra tiene una atención médica pública obligatoria con opción privada. El sistema de seguridad social de Andorra financia el sistema sanitario. En 2017, The Lancet publicó el Índice de calidad y acceso a la atención médica (HAC). Clasificó Andorra como el número 1 en el mundo con un puntaje HAC de 95/100. En 2010, un informe financiado por la Commonwealth descubrió que el sistema público de atención médica de Andorra ocupaba el cuarto lugar a nivel mundial en cuanto a igualdad, eficiencia y atención de entrada. La asistencia sanitaria está financiada por sus ciudadanos y residentes: individuos en activo, desempleo, aquellos que reciben pagos de pensiones y empleadores.

En 2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que la esperanza de vida en Andorra es realmente alta: 82,9 años para las mujeres y 76,2 años para los hombres. CNN informó en 2009 que se trataba de "una buena atención médica, agua limpia, una dieta adecuada, mucho ejercicio y una vida positiva sin estrés", que son los principales puntos que contribuyen a esto.

3. San Marino

Castillo en San Marino
San Marino gasta 3.300 euros por habitante al año en Sanidad. / Pixabay

El caso de San Marino es realmente excepcional: con una población realmente pequeña (33.000 habitantes), 'solo' destina el 6,1% de su PIB a Sanidad, menos de la media de la UE, aunque en términos absolutos gasta, por ejemplo, más que España por cada habitante: 3.300 euros al año, según la OMS.

2. Italia

2. ITALIA
La sanidad italiana es muy similar a la española. / Pixabay

El sistema sanitario es uno de los pilares fundamentales del Estado del bienestar en Italia, donde la organización de este servicio ha sido objeto de importantes reformas a lo largo de los años. Inicialmente, las prestaciones sanitarias se realizaban, exclusivamente, por entidades públicas, en el contexto de un Estado fuertemente centralizado.

En la actualidad, la eliminación de dichas prestaciones, en el marco de un Estado descentralizado, se lleva a cabo tanto por operadores públicos como privados, habiendo cobrado estos últimos notable importancia recientemente. En ambos casos, tanto en los supuestos de prestación pública como en los supuestos de prestación privada, se tiende a la gestión inspirada en principios empresariales. Muy similar a España.

1. Francia

2. París (Francia)
Francia utiliza un sistema mixto para sufragar la Sanidad. / Pixabay/EdiNugraha

El sistema de salud francés es la envidia de muchos países de todo el mundo. La alta calidad de los servicios en el sistema público, las innovaciones médicas y la accesibilidad de la asistencia sanitaria pública convierten a Francia en un ejemplo de igualdad. El sistema de Seguridad Social está financiado en parte por contribuciones obligatorias. Además de las contribuciones del gobierno y las contribuciones individuales, también se beneficia de contribuciones del 7,5% realizadas por los empleados y del 13,10% realizadas por los empleadores. El sistema brinda cobertura básica en caso de enfermedad, maternidad, incapacidad, muerte, accidentes y enfermedades profesionales, vejez y para las familias. Se aplica a todos los residentes del país, estén o no trabajando, según Expat.

Las visitas médicas y los tratamientos son reembolsados por la seguridad social a una tasa del 70%. El 30% restante es responsabilidad del paciente. En el caso de enfermedades graves o de larga duración, se proporciona cobertura del 100%. Desde hace algunos años, muchos beneficiarios se han suscrito también a un seguro de salud privado, para beneficiarse del 30% restante que tienen que pagar. En la mayoría de los casos, las personas se adhieren a un seguro de salud privado para cubrir los servicios que no son reembolsados por la seguridad social, como el reembolso de gafas. Además, la mayoría de los empleadores ofrecen algún tipo de programa de seguro a su personal.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios