Jueves, 13.12.2018 - 09:44 h

Bacha Posh o el fenómeno de las niñas niño de Afganistán

Ser niña en Afganistán es  sinónimo de una vida encerrada en casa donde el mundo se ve a través de las rendijas de un burka.  En cambio, los niños se divierten, juegan, estudian y son libres.

El estigma social que sufren las familias sin hijos varones empuja a familias a disfrazar a las niñas de niños, una práctica que se conoce como Bacha Posh.

Bacha Posh o el fenómeno de las niñas niño de Afganistán

En una sociedad patriarcal como la afgana son muchas las familias que toman la decisión de disfrazar a sus niñas y convertirlas en niños para que jueguen, estudien y disfruten de la libertad de movimiento que supone ser varón. Este fenómeno se conoce con el nombre de 'bacha posh' que significa literalmente en lengua persa darí, 'vestida como un niño'.

Es una figura reconocida en la sociedad afgana y ampliamente extendida. Con el pelo corto y ropa ancha, las niñas se convierten en niños hasta los 16 años, cuando la pubertad, marca el punto de inflexión en el que hay que recuperar al verdadero género. El choque para muchas es enorme. Han pasado 16 años de su vida siendo libres y de repente ven como sus libertades son coartadas. Es entonces cuando las mujeres tienen que volver al lugar que la sociedad afgana tiene para ellas: el hogar, la familia y la invisibilidad.

Normalmente, las mujeres Bacha Posh sufren al convertirse en adultas porque son víctimas de un desajuste. Al no haberse criado como mujeres, no están acostumbradas a someterse a la sociedad patriarcal que impera en Afganistán. En este sentido, de un día para otro, estos 'niños niñas' están obligados a limpiar, cocinar o atender a su marido y muchas no saben cómo.

La parlamentaria Azita Rafhat convirtió a su hija en Bacha Posh

Entre los casos más conocidos en Occidente está la historia de Azita Rafhat, una parlamentaria afgana que optó por criar a una de sus cuatro hijas como si fuera un chico. Es una de las 68 mujeres que forma parte del parlamento afgano y tras contraer matrimonio con un hombre que se casó con ella porque su primera mujer no podía tener hijos decidió que una de sus cuatro hijas se convirtiera en Bacha Posh. Cuenta con más de un siglo de antigüedad y en la actualidad continúa practicándose. Son niñas que de pequeñas visten pantalones, camisa y corbata que cambian por el burka al cumplir los 16.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios