Lunes, 22.04.2019 - 02:51 h

¿Por que llaman a Duterte, 'el descuartizador'? Como alcalde tuvo su 'escuadrón de la muerte'

Duterte, que ha dicho durante la campaña que con él no valen los derechos humanos,  fue alcalde de la tercera ciudad filipina durante 22 años, donde se mataron extrajudicialmente a más de 1.000 personas.

En su época de alcalde le llamaron 'Harry el Sucio' porque patrullaba la ciudad con los agentes del orden en busca de criminales. Ahora promete limpiar de delincuencia y corrupción el país.

Duterte, el descuartizador, elegido nuevo presidente de Filipinas

"A todos ustedes que andan con drogas, a ustedes, hijos del diablo, de verdad que los voy a matar". Así terminó su último mitin Rodrigo Duterte, el virtual ganador de las elecciones de Filipinas que se han celebrado este domingo en el país asiático. Con una rápida verborrea y usando el lenguaje del miedo como bandera, Duterte ha obtenido más de 15,5 millones de votos frente a los 9,3 millones de su contrincante, el candidato opositor Mar Roxas.

El exfiscal de 71 años y alcalde de la ciudad filipina de Dávao, ha hecho de la tolerancia cero con la corrupción y la lucha contra la delincuencia sus promesas electorales. Acabar con las mafias de tráfico de drogas y el crimen organizado han convencido a la población filipina, cansada de ver cómo estos crímenes están destruyendo el país.

Sin pelos en la lengua y con un lenguaje directo y autoritario, Durarte advierte del futuro de Filipinas con declaraciones como "¡olvidad las leyes sobre los derechos humanos!” o "si soy elegido presidente, haré exactamente lo que hice como alcalde. Vosotros, traficantes, atracadores y canallas, sería mejor que se vayan, porque los voy a matar".

Sus mensajes atraen a toda la población. Jóvenes y mayores, hombres y mujeres y personas de distintas clases sociales aplauden su discurso con el deseo de que ese esperanzador cambio, llegue. Entre su frases está esa promesa: "el cambio está llegando".

Miembro de uno de los clanes políticos que gobiernan el archipiélago y nacido en la provincia de Leyte en 1945, Duterte es licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, a pesar de que fue expulsado de dos colegios por mala conducta. Conocido por su carácter fuerte y directo que suele generar polémica, Duterte fue alcalde de Davao, la tercera ciudad filipina, durante 22 años.Limpió la ciudad de criminalidad

Entre los méritos que se le atribuyen como alcalde de Davao, una ciudad de 1,4 millones de habitantes, destacan la notable reducción del crimen y el reconocimiento de los derechos de la minoría indígena lumad y la comunidad musulmana, un modelo de representación que luego copiaron en otras poblaciones de Filipinas.

Las crónicas periodísticas de la época describen a un político que patrullaba las calles con los agentes del orden en busca de criminales, actitud que le valió el sobrenombre de "Harry el sucio". Esta actitud no está exenta de polémica porque se toleraron asesinatos extrajudiciales de traficantes de droga y otros maleantes por "escuadrones de la muerte". Esta actitud le valió el apelativo de “el descuartizador”. Según Human Rights Watch estima en más de mil  muertos en Davao en ejecuciones extrajudiciales y la ONU denunció esta actitud en un informe en 2009.

De su vida privada se conocen alguno detalles como su pasión por la motos y las mujeres. Precisamente, una última polémica relacionada con las mujeres tuvo lugar durante uno de sus últimos mítines donde quiso hacer un chiste y le salió un broma de mal gusto sobre la violación y asesinato de una misionera australiana en 1989. “Era tan guapa... ¡El alcalde debió haber sido el primero (en abusar de ella)!", dijo, en alusión al cargo que ocupaba entonces. Ante las numerosas críticas tuvo que pedir perdón y admitir que "a veces me sale lo peor de mí por la boca". Duterte se convierte en el nuevo justiciero de Filipina y promete mano dura contra los criminales, pese a quién le pese.

Ahora en Portada 

Comentarios