Miércoles, 13.12.2017 - 19:33 h

Estado Islámico publica un vídeo en el que Amri le jura su lealtad antes del atentado

En la grabación, según la organización de seguimiento yihadista SITE, Amri asegura que quiere vengar a los musulmanes muertos en bombardeos aéreos.

Amri, alias 'Ahmad Z.' o 'Mohamed H.', el villano que recorrió Europa

Estado Islámico publica un vídeo en el que Amri le jura su lealtad antes del atentado

El grupo terrorista Estado Islámico ha publicado  un vídeo grabado por el autor del atentado de Berlín, Anis Amri, en el que jura lealtad a Estado Islámico y su líder Abu al Baghadi. 

En la grabación, según la organización de seguimiento yihadista SITE, Amri asegura que quiere vengar a los musulmanes muertos en bombardeos aéreos.

Asimismo,  la agencia de noticias Amaq, ligada a Estado Islámico, ha publicado poco antes un mensaje en el que confirma que Amri ha perpetrado "otro ataque contra la Policía italiana en Milán y ha sido abatido en un tiroteo".Anis Amri, un delincuente convertido en yihadista

El presunto autor del atentado con camión en Berlín siguió una trayectoria caótica que desembocó en el yihadismo: delincuente de poca monta e inmigrante clandestino que probablemente se radicalizó en la cárcel antes de focalizarse en Alemania.

El tunecino Anis AMri, que cumplió sus 24 años el 22 de diciembre y cuyo ataque fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, fue abatido en Italia por la policía el viernes después de más de tres días en fuga.

Cuando la revolución tunecina estalló y derrocó en enero de 2011 al dictador Zine El Abidine Ben Ali, Anis tenía apenas 18 años. En virtud de una condena en rebeldía de cuatro años de prisión por robo, aprovechó el desorden reinante, como miles de compatriotas suyos, para hacerse a la mar y llegar a la pequeña isla de Lampedusa. En ese momento, mintió sobre su edad para ser considerado menor no acompañado y, así, ser trasladado a Sicilia. 

Cumplió cuatro años de cárcel en Italia por vandalismo, robo, y el intento de incendiar el centro de acogida en el que se alojaba. Probablemente, según sus familiares, fue en  la cárcel de Palermo donde se radicalizó, ya que contaba con un importante núcleo de prisioneros yihadistas.

El tunecino estaba bajo "el radar" de las agencias de Inteligencia de Estados Unidos porque  buscó información en Internet sobre cómo fabricar artefactos explosivos y se comunicó al menos una vez con el grupo terrorista Estado Islámico por medio de la aplicación de mensajería Telegram, según 'The New York Times'.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios