Viernes, 20.10.2017 - 13:12 h

Jesse Klaver, el Trudeau de Holanda, proeuropeísta en el que han confiado jóvenes y urbanitas

A sus 30 años, el líder del partido Izquierda Verde (GroenLinks), Jesse Klaver ha sido el líder más joven en presentarse a unas elecciones en Holanda para liderar el país, y fue uno de los vencedores de la noche al conseguir el mejor resultado de la historia de los verdes, triplicando los datos de las anteriores elecciones. 

Muy parecido físicamente al canadiense Justin Trudeau, habla como el primer Obama y él prefiere que le comparen con Bernie Sanders. Ha conseguido ser el partido más votado en Amsterdam. Es un firme partidario de Europa y de acoger a los refugiados.

Claves del programa del Trudeau holandés... que se parece más al de Bernie Sanders

Jesse Klaver, el Trudeau de Holanda, proeuropeísta en el que han confiado jóvenes y urbanitas

Holanda ha votado y para alivio de Europa, el ultranacionalista Geert Wilders no ha ganado los comicios. Su derrota hace brillar aún más a quién muchos consideran el verdadero vencedor de los comicios, Jesse Klaver, la nueva y joven estrella de la política holandesa.

A sus 30 años, el líder del partido Izquierda Verde (GroenLinks), fue uno de los vencedores de la noche pese a quedar sexto, al conseguir el mejor resultado de la historia de este partido que aspira a gobernar en Coalición (14 Escaños que supera los 12 de 1998), y triplicar los resultados obtenidos en las últimas elecciones,  aunque para la formación de gobierno aún tendremos que esperar. Ha conseguido ser el partido más votado en Amsterdam con un discurso plenamente europeísta y pro-inmigrantes.

Las elecciones en Holanda nos han dejado un curioso contraste de 'parecidos razonables'. Si al ultraconservador Geert Wilders lo comparamos con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a Jesse Klaver le buscan parecidos con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. Los parecidos saltan a la vista. Su melena, su juventud o su carisma son rasgos en común compartidos por ambos.

Nacido en Rosendaal, en el sur de Holanda, el líder de Izquierda Verde se emocionó al celebrar con sus seguidores el buen resultado del partido. "¡El populismo no ha vencido!", exclamó Klaver entre aplausos y gritos emocionados de sus partidarios.

Político de carrera, Klaver es parlamentario desde 2010 y líder de Izquierda Verde desde el 12 de mayo de 2015. Su entusiasmo juvenil y su discurso a favor de los refugiados y la Unión Europea sitúan al joven holandés en el lado opuesto del ultraderechista Geert Wilders, líder del Partido para la Libertad.

Camisa blanca arremangada, vaquero, zapatillas, el pelo despeinado que le cae sobre los ojos, Klaver se parece al canadiense Trudeau, habla a su público con la cercanía del primer Obama, al que le 'copia' el lema de campaña "Voto por el cambio", muy parecido al Yes we can del estadounidense. Pero él prefiere que los comparen con Bernie Sanders.

Procede de familia multicultural. De padre marroquí y madre de origen indonesio, Klaver recuerda, sin pudor que sus padre les abandonó siendo pequeño. Es por ello, que al conocerse el resultado electoral, lo primero que hizo que pedir perdón a su mujer y a sus hijos por el tiempo que ha estado ausente durante la campaña.

En sus redes comprobamos esa cercanía y ese encanto tan poco comunes en los políticos de Holanda, hasta ahora. Lo vemos llenando estadios, haciéndose selfies, detrás de los focos en una entrevista, con sus hijos en la piscina, jugando al fútbol o paseando en bicicleta. Una imagen de cercanía que conecta con los votantes en la era 2.0, de las redes sociales y los perfiles en Instagram.Wat. Een. Avond. #demeetup #stemvoorveranderingUna publicación compartida de Jesse Klaver (@jesseklaver) el 9 de Mar de 2017 a la(s) 2:03 PST

Even een balletje trappen na de lunch! #frisseneus #pauze #voetbal #soccer #hooghouden #9keer #straatvoetbal #streetfootballUna publicación compartida de Jesse Klaver (@jesseklaver) el 11 de Ene de 2017 a la(s) 5:35 PST

Estos ingredientes, sumado al desencanto de los votantes respecto a los partidos tradicionales, han conseguido que el partido Izquierda Verde, nacido hace 25 años como una fusión de cuatro formaciones políticas, desde comunistas a pacifistas, logre su mejor resultado al lograr 14 escaños. La mayor representación parlamentaria lograda hasta ahora por el partido fue de 12 escaños en 1998.

Todo indica que se necesitarán al menos cuatro partidos para formar una coalición de gobierno y la formación de Klaver suena como uno de los candidatos, aunque queda por ver si querrá negociar con el VVD, el partido liberal derechista del actual primer ministro de Holanda Mark Rutte y echar por tierra las promesas y el éxito con el que ha enamorado a su electorado. Estas son las claves de su pensamiento 

Cumplir con la cuota de refugiados y elaborar una política de asilo humana, realista y justa. Dar a los solicitantes de asilo  desde el primer día la oportunidad de aprender el idioma, aprender la Constitución holandesa, para aprender un oficio y la oportunidad de trabajar; apostar por una ley especial para los niños que soliciten asilo....Estas son las medidas que propone: Tomar medidas drásticas para combatir el cambio climático. Es posible recaudar 18.000 millones en impuestos medioambientales y energéticos.Eliminar impuestos a los ingresos más bajos y subirlos a los altos. Propone lograr 10.000 millones de euros al subir los ingresos de los que cobran una vez y media el promedio de ingresos.Impuesto progresivo sobre la renta del capital con las mismas tarifas del impuesto sobre la renta.Poner en marcha una ley de salarios que permite gastar más y ser competitivos.Aprovechar el supéravit del Estado para lograrlo.Que los trabajadores extranjeros entren en igualdad de condiciones en todos los convenios con los mismos salarios que el resto para evitar la competencia desleal.Eliminar burocracia.Limitar la exención de impuestos para las rentas más altas.Más policías para luchar contra el robo, el vandalismo y los delitos sexuales.Limitar el poder de las aseguradoras en la asistencia sanitaria.

Ahora en portada

Comentarios