Martes, 18.02.2020 - 10:48 h

Maduro expropia dos panaderías en Caracas y se las entrega al 'pueblo'

El Gobierno ha entregado los comercios 'Mansions Bakery' e 'Inversiones Rol 2025' a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción.

El Ejecutivo bolivariano argumenta que "las barras que deberían pesar 180 gramos sólo llegan a los 140" en ambos establecimientos.

Maduro, contra las panaderías venezolanas.

En su particular 'guerra del pan', el Gobierno venezolano atribuye a las panaderías un complot para inducir la escasez del producto, mientras que los panaderos aseguran que la falta de harina de trigo impide cubrir la demanda.

En ese contexto, la Superintendencia de la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) ha expropiado las panaderías Mansions Bakery e Inversiones Rol 2025, situadas en el centro y el oeste de Caracas, a las pocas horas de iniciarse el operativo ordenado el pasado domingo por el presidente Nicolás Maduro, según informa el diario El Mundo.

"Ambos negocios serán entregados, de forma provisional, al 'pueblo' (los famosos CLAP, comités locales de abastecimiento, dirigidos por dirigentes comunales afines a la revolución). La acusación esgrimida por el director del Sundde, Williams Contreras, es que las barras que deberían pesar 180 gramos sólo llegan a los 140", informa ese periódico.

“Panadería que incumpla, panadería ocupada”, esta es la nueva amenaza que ha lanzado Maduro a las empresas que venden pan en el país. Con el objetivo de poner fin a la escasez de este producto, el gobierno ha aprobado una nueva y polémica medida, a la desesperada, que no hace más que confirmar la situación de emergencia en el país.

El vicepresidente, Tareck el Aissami, anunció en el programa Los domingos con Maduro la nueva normativa: "todos los días habrá una inspección y la panadería que incumpla esto va a ser ocupada temporalmente por el Gobierno y se la vamos a transferir a los CLAP" (Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

Entre otras cosas, el vicepresidente insistió en que el 90 por ciento de la materia prima deberá destinarse "a la elaboración del pan en sus diversas presentaciones y el 10 por ciento a cachitos, dulces o cualquier otro derivado del trigo".

Asimismo, indicó que en cada jornada laboral deberá quedar pan elaborado para el día siguiente y que la venta del mismo "no podrá ser condicionada ni mucho menos emplear mecanismos ilícitos como el cobro de comisiones por punto de venta".

Las panaderías además no deberán "tener más de 300 sacos de harina por mes en su inventario" y tampoco se permitirá el "préstamo" de la materia prima entre las panaderías, insistió.

La Federación Venezolana de Industriales de la Panificación y Afines (Fevipan), por su parte, insiste en que es la falta de materia prima y los sobreprecios de las mismas los que han provocado las colas de todos los días.

El gobierno obliga a vender las barras de pan a precios regulados, muy por debajo de su precio real, lo que genera pérdidas económicas a los panaderos. Para mantener el negocio en pie, los industriales del pan emplean parte de la harina en producir otro tipo de pan y los pasteles.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING