Jueves, 21.06.2018 - 23:22 h

May intenta ganar con Trump lo que ha perdido con la UE

La primera ministra británica, Theresa May, ha pedido a Donald Trump que no se retire del mundo para evitar un “eclipse de Occidente”.

Ambos mandatarios se han reunido este viernes en la Casa Blanca. "El ‘Brexit’ será una maravilla”, ha manifestado el presidente norteamericano.

May intenta ganar con Trump lo que ha perdido con la UE

La primera ministra británica, Theresa May, ha sido el primer líder extranjero en mantener una reunión en la Casa Blanca con Trump, que se convirtió el pasado 20 de enero en el presidente número 45 de EE.UU. Tras una reunión de unos 40 minutos, ambos mandatarios han comparecido ante los medios. 

Trump ha iniciado su intervención agradeciendo a May su visita y asegurando que es un honor haberla recibido por primera vez en la Casa Blanca. "Reino unido ha sido una de las mayores fuerzas de paz de la historia", ha dicho el mandatario. "Nuestra relación nunca ha sido mejor", ha insistido. Posteriormente ha asegurado a May: "El Brexit será una maravilla para tu país. Tendréis vuestra propia identidad y tendréis a las personas que queráis en vuestro país, y podréis hacer tratados comerciales sin que tener a nadie que os esté controlando".

Además, Trump ha añadido que "Estados Unidos respeta la soberanía del pueblo británico y su derecho de autodeterminación". En este sentido, Trump ha asegurado que la salida de la Unión Europea será buena porque "podréis elegir quién vive en vuestro país, podréis tener vuestra propia identidad".

Por su parte, May ha agradecidp a Trump que le haya invitado tan pronto a la Casa Blanca y le ha felicitado por una victoria electoral "tan sorprendente". También le ha trasladado la invitación de la reina de Inglaterra a Trump y a su esposa Melania a Reino Unido. 

También ha asegurado que Donald Trump y ella han “reafirmado el apoyo a la OTAN”. “Lucharemos juntos contra el terrorismo, si no invertimos en defensa no estaremos preparados”, ha añadido.

May ha mostrado afinidad con Trump en varios temas y ha agradecido el apoyo del nuevo presidente estadounidense a su estrategia para romper los lazos del Reino Unido con la Unión Europea (UE).

May ha insistido en que cree que, a pesar de sus críticas, Trump reconoce la utilidad de la OTAN, y se ha mostrado de acuerdo con él en la importancia de que más países alcancen el objetivo de destinar el 2 % de su producto interior bruto (PIB) a defensa, como ya cumple el Reino Unido.

No obstante, la británica no ha querido entrar en detalles sobre los puntos de desacuerdo en la relación entre EE UU y Reino Unido. "En eso consiste esta relación especial", ha afirmado antes de reiterar que las conversaciones continuarán en los próximos meses y que ambos líderes se han escuchado mutuamente.

May ha afirmado que Trump apoya "100%" la OTAN, después de que el presidente norteamericano haya criticado en varias ocasiones la Alianza Atlántica, tachándola de "obsoleta". "Señor presidente, creo que ha confirmado que estáis 100% apoyando a la OTAN", ha declarado May. La 'premier' señaló que ella y Trump hablaron de defensa y de seguridad durante su reunión de casi una hora en la Casa Blanca y describió su encuentro con Trump como "un momento significativo" para los dos.Pidió a EE.UU. que no se aisle

La británica además pidió este jueves al Estados Unidos liderado por el nuevo presidente Donald Trump que no se retire del mundo para evitar un “eclipse de Occidente” y le aconsejó “tener cuidado” con el líder ruso, Vladímir Putin.

Trump, por su parte parte, ha señalado este viernes que aún es "pronto" para hablar sobre la posibilidad de que su país levante las sanciones a Rusia, aunque aseguró que quiere tener una "fantástica relación" con el presidente ruso, Vladímir Putin. "Creemos que las sanciones deben continuar",  ha añadido la primera ministra birtánica, citando que prosiguen "las actividades en Ucrania" de Rusia.

En un discurso en Filadelfia, ante congresistas republicanos, un día antes de reunirse con Trump en la Casa Blanca, May llamó a “renovar la relación especial” entre Estados Unidos y el Reino Unido, pero también subrayó la importancia de las alianzas multilaterales y pidió a su aliado que no se aleje de los problemas mundiales “cuando las amenazas son reales”.En su primera visita a Estados Unidos como primera ministra, May calificó el inicio del mandato de Trump como “una nueva era de renovación americana”, pero rechazó firmemente la sugerencia del presidente de aceptar la tortura en los interrogatorios y rechazó algunas de sus opiniones sobre política exterior.

“Con el presidente Putin, mi consejo es relacionarse con él pero tener cuidado”, aseguró May, al advertir de la creciente “firmeza en los asuntos mundiales” de Rusia y China.La primera ministra británica aseguró a los legisladores que un Reino Unido fuera de la UE y unos EE.UU. dirigidos por Trump pueden “liderar juntos de nuevo” el mundo, como lo hicieron ambos países cuando crearon las Naciones Unidas, la OTAN y otras organizaciones internacionales que el nuevo presidente ha criticado fuertemente.

A lo largo de más de media hora de su discurso, May declaró su simpatía por la visión del mundo de Trump, después de recordar a los republicanos reunidos -y por extensión al presidente- de las obligaciones internacionales de los Estados Unidos con el mundo.

También se sumó a las críticas de Trump a la política exterior estadounidense, diciendo que “los días que Reino Unido y Estados Unidos intervinieron en países soberanos en un intento por rehacer el mundo a nuestra propia imagen han terminado”. El anterior presidente estadounidense republicano, George W. Bush, embarcó el país en la guerra de Irak con Tony Blair, premiere británico de entonces, y José María Aznar, presidente español, de aliados.

Ahora en portada

Comentarios