Martes, 10.12.2019 - 17:51 h

El Primer Ministro holandés alienta a irse del país a quien no le gusten las normas

Mark Rutte radicaliza su discurdo a poco más de mes y medio de las elecciones ante el avance del populismo de extrema derecha según las encuestas. 

En una carta en todos los periódicos y en una entrevista posterior afirma que le irritan los colectivos que violan las normas, y quienes abusan de la libertad para imponernos sus valores culturales.

El Primer Ministro holandés alienta a irse del país a quien no le gusten las normas

Algo está cambiando en Europa y los populismos radicales de derecha adquieren un peso cada vez mayor en las políticas nacionales. 2017 es un año crucial para muchos países por la convocatoria de elecciones y parar el populismo es el objetivo fundamental de los gobiernos. Este parece el motivo que ha llevado al Primer Ministro de Holanda a radicalizar su discurso y este lunes, a poco más de mes y medio para las elecciones ha afirmado: "Aquí tenemos unas normas. Si esto no te gusta, vete del país".

Ha hecho estos afirmaciones en una carta abierta que han publicado todos los periódicos nacionales y en una posterior entrevista en el rotativo AD. Mark Rutte pretende así recortar distancias ante su principal rival en la convocatoria electoral, el ultraderechista Geert Wilders. 

Rutte no ha sido muy tajante en sus planteamientos. Ha remarcado que para Holanda, los valores morales son una prioridad y ha anadido: "Las próximas elecciones son cruciales para el futuro de nuestro país. "La única pregunta que hay es: ¿en qué país queremos vivir?", para preguntarse después cómo puede haber alguien que en "un país tan próspero, se comportan tan mal"."Hay que respetar la libertad de los holandeses"

Rutte ha rechazado el "exceso de individualismo" que le achacan algunos de los rivales políticos para asegurar que "Mi partido apoya la idea de compartir una olla de sopa con los vecinos si hay necesidad". Pero, para él, esto no significa que no haya que respetar a los holandeses, su libertad, una libertad asegura, conseguida gracias a unas normas que les ha costado mucho ganarse. 

El primer Ministro holandés habla también en la entrevista del caso del candidato musulmán a un puesto en la empresa de transporte público holandesa, que se negó a dar la mano a una mujer alegando que "se lo prohibía su religión" y la polémica que suscitó este acto. "En los Países Bajos, es normal que nos demos la mano unos a otros. El que no es capaz de entender algo tan fundamental, es mejor que se vaya", añadió el también candidato en los comicios generales a la reelección como primer ministro.Pide decencia comun

Rutte ha apoyado estas declaraciones exigiendo "decencia común" y recuperación de "los patrones normales de comportamiento" en los Países Bajos. Así, denunció a aquellos "con comportamientos antisociales" que viven en los Países Bajos. Enumeró entre ellos a "las personas que se niegan a adaptarse, a cumplir nuestros hábitos y que rechazan nuestros valores, (y) los que acosan a los homosexuales, a las mujeres con faldas cortas".

Y para hacerlo cree que hay que parar a quienes no cumplen con esos patrones normales de comportamiento, a quienes no respetan los valores comunes. Ilustra esta afirmación con una anécdota, cuando, según revela en la entrevista, él mismo amonestó a un padre que tiró basura en la acera. "Lo siento, me dijo ese señor, y recogió las cosas y las tiró en la papelera".

El Primer Ministro ha añadido: "Tenemos que rebelarnos contra la gente que no tiene lo suficientemente claros nuestros valores. Aquellos que violan las normas de tráfico, los banqueros que se quejan de sus bonificaciones. Y los recién llegados que abusan de la libertad para imponernos sus valores culturales. Eso irrita, y da la sensación de que Holanda está en sus manos", ha asegurado.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING