Domingo, 22.09.2019 - 08:56 h

¿Pueden los republicanos tumbar la nominación de Trump?

Tras ganar en Indiana por séptima vez, su rival más fuerte, el senador Ted Cruz, se retiró. Horas después, lo haría John Kasich. Trump, solo ante el peligro.

Según el recuento de la cadena CNN, el magnate cuenta con 1.047, es decir solo necesita 190 para hacerse con la nominación. No tiene rival, hay 520 delegados en juego.

¿Pueden los republicanos tumbar la nominación de Trump?

Poco pueden hacer los republicanos, ya excepto unir sus fuerzas para derrotar a Hillary Clinton. Es lo que están señalando algunos opositores a Trump que ya se muestran favorables a que sea su candidato si modera sus explosiones ante la prensa.

Ni la maquinaria del partido rojo, que rechazaba la candidatura del magnate y puso en marcha una costosa campaña de publicidad en su contra, ni Ted Cruz y John Kasich, ni sus excesos han logrado detener al multimillonario Trump. Tras ganar en Indiana por séptima vez, su rival más fuerte, el senador Ted Cruz, se retiró. Horas después, lo haría John Kasich. Trump, solo ante el peligro.

Matemáticamente, Trump todavía no llega al número mágico de 1.237 delegados, la cifra que requiere para obtener formalmente la nominación. Pero todo los medios subrayan que el magnate es el virtual candidato republicano. Según el recuento de la cadena CNN, el magnate cuenta con 1.047, es decir solo necesita 190 para hacerse con la nominación. No obstante, hay 520 delegados en juego.

El 10 de mayo en Nebraska y West Virginia están en juego 70 delegados; del 17 de mayo al 14 de junio en Oregon, Washington, Montana, Nueva Jersey, Nuevo México y Dakota del Sur hay en juego 403. La joya de la corona es California, que otorga 172 delegados y cuyo desarrolló será el próximo 7 de junio. Trump, no tiene rival.

En este escenario, parece que nada, ni un dividido partido republicano detendrán al magnate, que sueña con hacer América grande otra vez. Teniendo en cuenta la extraordinaria campaña de Trump y cómo ha desafiado una y otra vez los pronósticos que auguraban su derrumbe, parece claro que es cuestión de meses que su partido le señale como su candidato para ocupar el sillón presidencial.

En el caso de que, aún sin contrincante directo, Trump no logre los 1.237 delegados necesarios para ser el nominado se celebraría una Convención Abierta antes de la primera quincena de junio (fecha en la que terminarán las primarias), se abriría la opción de trabajar para señalar a otro candidato y luchar para que Trump no salga elegido. La posibilidad de una Convención abierta, remota pero posibleEn la Convención abierta cualquier cosa podría pasar. En la primera votación los delegados tendrían que votar por el candidato al que representan, solo el cinco por ciento tendría libertad de voto. Ya en la segunda votación, la mayor parte de los delegados quedarían liberados para votar por quien quieran. Ahí puede entrar cualquier nombre ya que el 57 por ciento de los delegados quedaría libre para votar a quien quieran. En caso de ir a una tercera vuelta, el 81 por ciento de los votantes podrían votar a quien desee.La última vez que se dio una situación similar fue en 1976, año en el que se realizó una segunda votación, pero el récord lo tienen los demócratas que en la convención abierta de 1924 llegaron a votar más de 100 veces para elegir a un candidato.  

Ahora en Portada 

Comentarios