Alemania rendirá homenaje el 23 de febrero a las víctimas de un grupo neonazi

  • Alemania rendirá el 23 de febrero un homenaje a las víctimas del grupo terrorista neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU), que asesinó a diez personas -nueve de ellas extranjeras- entre 2000 y 2007 y que recientemente fue descubierto por las autoridades.

Berlín, 8 dic.- Alemania rendirá el 23 de febrero un homenaje a las víctimas del grupo terrorista neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU), que asesinó a diez personas -nueve de ellas extranjeras- entre 2000 y 2007 y que recientemente fue descubierto por las autoridades.

El acto, convocado por el presidente Christian Wulff, se realizará en la Casa de Conciertos en el Gendarmenmarkt de Berlín y deberá ser, según la presidencia, "una señal de la cohesión de la sociedad contra toda forma de xenofobia".

La trama neonazi salió a la luz a raíz del descubrimiento en una autocaravana incendiada en Eisennach (este de Alemania) de los cadáveres de Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, de 38 y 34 años, que aparentemente se habían suicidado cuando estaban a punto de ser detenidos por la policía tras atracar un banco.

Poco después, Brigitte Zschäpe, de 36 años, la tercera integrante del grupo ultraderechista, se entregó a las autoridades tras prender fuego a la vivienda que había compartido con Mundlos y Böhnhardt, presuntamente para destruir pruebas.

Además, otros tres hombres se encuentran en prisión preventiva por colaboración con la célula terrorista, mientras que la investigación tiene en el punto de mira a otros sospechosos.

La muerte de Mundlos y Böhnhardt y la detención de Zschäpe trajo consigo una serie de pruebas de una cadena de asesinatos -ocho turcos, un griego y una agente de policía fueron las víctimas- sobre los que hasta ese momento se habían barajado hipótesis distintas a las de un trasfondo racista.

Incluso, algunas de las víctimas -y parientes de éstas- habían sido considerados sospechosos de tener conexiones criminales por lo que la idea de un acto de Estado impulsado por Wulff fue vista desde el principio como una especie de desagravio.

Mostrar comentarios