Jueves, 18.10.2018 - 22:55 h
Tres embarcaciones los trasladarán a España

Los inmigrantes del Aquarius ven más cerca el final de su 'pequeño infierno'

400 de los 629 inmigrantes rescatados serán trasladados a un buque de la Guardia Costera y a otro de la Marina italianas para viajar a España.

El Aquarius transferirá 500 migrantes a dos barcos italianos
El Aquarius transferirá a 400 migrantes a dos barcos italianos. / EFE

El sábado pueden estar a salvo en Valencia. El infierno que están viviendo los 629 inmigrantes del barco 'Aquarius' ven cada vez más cerca su final en este caso feliz.  Italia comenzó el traslado de inmigrantes desde el barco, en alta mar entre Malta e Italia, a otras dos naves de la Marina italiana para hacer más espacio en la nave e iniciar su viaje a España. Todos serán atendidos por la Cruz Roja, con prioridad para los niños y mujeres embarazadas así como para los que presentan quemaduras. Hay 200 municipios y una docena de comunidades autónomas que se han ofrecido a ayudar. La previsión es que las condiciones meteorológicas empeoren en los próximos días y si parten en cuestión de horas puede que el sábado ya pisen tierra firme. En el puerto de Valencia  ya está todo preparado: se aumenta el número de traductores, de forenses y de personal al servicio de la Fiscalía para atender las necesidades jurídicas. El Gobierno les concederá el estatus de refugiado.

Un total de 400 de los 629 inmigrantes rescatados durante el fin de semana y que están a bordo de esa embarcación serán trasladados a un buque de la Guardia Costera y a otro de la Marina italianas, indicó Médicos Sin Fronteras (MSF), presente en ese transporte. La embarcación de la ONG SOS Méditerranée llevará a los 229 inmigrantes restantes hasta España. De esa manera se reduce la capacidad del Aquarius, que acoge todas esas personas desde su rescate el sábado, y podrá poner rumbo con seguridad hacia el puerto español de Valencia (este), después de que ni Italia ni Malta le permitieran atracar en sus puertos.

Los inmigrantes, que han pasado por momentos de tensión por la incertidumbre, "acogieron bien la decisión de trasladarles a España", explicó Alessandro Porro, cooperante de SOS Mediterranée desde el Aquarius. Uno de estos inmigrantes agradeció que España les acoja y dijo que, en cualquier caso "es Europa y no Libia", desde donde zarparon y donde describió un clima de violencia. "Es como vivir el infierno (...) No debemos regresar a Libia y por eso lo agradecemos. Nos habéis rescatado", celebró.

El traslado se realiza con lanchas de la Guardia Costera que llevan a grupos de cerca 90 personas a los buques italianos. Las organizaciones humanitarias que operan en el Mediterráneo Central habían advertido de que con una ocupación de personas tan elevada a bordo el viaje a España podría ser "inseguro", también por el empeoramiento del clima y el largo trayecto de casi cuatro días.

Los inmigrantes viajarán hasta España a bordo del Aquarius, de una nave de la Marina y otra de la Guardia Costera, con personal del Cuerpo de Socorro Italiano de la Orden de Malta y de Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la infancia). Para garantizar la asistencia inmediata en caso de emergencias de carácter sanitario, explicaron los guardacostas, "durante toda la travesía han sido alertados todos los centros de coordinación SAR (Búsqueda y Salvamento) de los países cuyas aguas atravesarán los tres barcos".

Todo preparado en Valencia

La Comunitat Valenciana va a aumentar el número de traductores, de forenses y de personal al servicio de la Fiscalía para atender las necesidades jurídicas de los migrantes del barco Aquarius cuando desembarquen en el puerto de Valencia.

Así lo ha señalado la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ha considerado que a quienes viajan a bordo se les podría aplicar la figura de "refugiados de prima facie", que se aplica en el caso de salidas masivas de países de personas cuya vida corre grave riesgo por guerras o catástrofes naturales.

La consellera ha recordado que en el barco viajan 123 menores no acompañados, que requieren de medias especiales de protección que son competencia de la Fiscalía de Menores, la cual ha solicitado disponer de más fiscales y de más personal para poder atenderles.

En los supuestos en que haya dudas sobre la edad, habrá que llevar a cabo "de forma rápida y eficaz" pruebas radiológicas por parte del Instituto de Medicina Legal de València, donde se va a crear un servicio de guardia especial con el fin de atenderles, ha indicado Bravo.

Además, como también viajan a bordo madres con niños que no cuentan con documentación que acredite el parentesco, se va a reforzar el número de forenses en genética, para que lleven a cabo las pruebas de ADN que acrediten la relación materno-filial.

Bravo ha explicado que todas esas personas tienen derecho a una primera asistencia jurídica asistidas de intérprete, para conocer sus derechos y en qué situación se encuentran, por lo que se aumentará el número de intérpretes que acompañarán a profesionales formados en materia de refugio y asilo, de los que hay 645 en la Comunitat.

Esas entrevistas permitirán detectar si hay casos de tráfico de personas o de trata de seres humanos, y en ese caso, se pondrían en marcha protocolos específicos, para lo cual contarán también con la colaboración de las 60 personas que están al frente de las Oficinas de atención a las víctimas del delito.

Estatus de refugiados

Respecto a su tratamiento jurídico, el Gobierno concederá el estatus de refugiado y de personas en acogida por la situación "de emergencia y excepcionalidad", al margen de la condición personal de cada uno de ellos. 

Barcelona ofrece atender a un centenar

Los mensajes de apoyo no han parado de llegar hoy desde varios municipios y comunidades autónomas. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha ofrecido al alcalde de Valencia, Joan Ribó, atender a un centenar. "Nos ofrecemos para lo que sea", ha señalado la alcaldesa, que ha advertido que esto "ira a más" y el Aquiarius no será el único barco cargado de inmigrantes que llegará este verano, tras lo que ha interpelado a la Generalitat y al Estado, a los que ha pedido "sentarse a la mesa a trabajar, planificar y poner recursos".

"Basta ya del espectáculo lamentable de los estados peleándose mientras hay gente ahogándose en nuestro Mar Mediterráneo", ha afirmado la alcaldesa, que ha reprochado la actitud de quienes "miran hacia otro lado" y les ha advertido de que si no es capaz de resolver la situación humanitaria "será Europa la que naufrague".

Feijóo aplaude a Sánchez

La Xunta y el Parlamento de Galicia, con mayoría de representantes del PP, han respaldado también la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de acoger a los inmigrantes. El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha calificado de "acierto" la postura del Gobierno español y ha dicho que la Administración gallega se pone a su disposición "en todo aquello que hiciera falta" para ayudar a los 629 inmigrantes que fueron rechazados por las autoridades de Italia y de Malta.

Rueda ha señalado en una conferencia de prensa que, al tratarse de una cuestión humanitaria, "no admite ninguna discusión que se ha hecho lo que se tenía que hacer", sin menoscabo de que también haya que reclamar "una coordinación a nivel europeo" para hacer frente a este tipo de situaciones.

Ahora en Portada 

Comentarios