Jueves, 17.10.2019 - 00:09 h
El peligro de la amplificación

Arde el Ártico: ¿qué está causando los enormes incendios "sin precedentes"?

Los incendios árticos son comunes entre mayo y octubre pero es inusual ver fuegos con esta escala y duración en junio.

Los efectos de los incendios en Alaska. / NASA
Los efectos de los incendios en Alaska. / NASA

Los incendios forestales están causando estragos en el Ártico, afectando a zonas del norte de Siberia, el norte de Escandinavia, Alaska y Groenlandia. Los rayos suelen provocar incendios en la región, pero este año han sido mucho más graves por unas temperaturas estivales que superan el promedio debido al cambio climático.

Las columnas de humo que dejan los incendios pueden verse desde el espacio. Mark Parrington, un experto en incendios forestales del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico (Cams) citado por la BBC, los describe como algo "sin precedentes".

Mientras el humo de cientos de incendios -que cubren en su mayoría regiones deshabitadas en el este de Rusia, el norte de Escandinavia, Groenlandia y Alaska- envuelve completamente las áreas circundantes, ciudades en el este de Rusia sufren una disminución significativa en la calidad del aire desde que comenzaron estos fuegos.

En junio, los incendios lanzaron aproximadamente 50 megatoneladas de dióxido de carbono, el equivalente a la producción anual de carbono de Suecia, según Cams.

Los incendios árticos son comunes entre mayo y octubre y dichos fuegos forestales son una parte natural de un ecosistema que ofrece algunos beneficios para el medio ambiente, según la web de los Centros de Alaska. Pero la intensidad de estos incendios, así como la gran área afectada, hacen que estos sean inusuales.

"Es inusual ver incendios de esta escala y duración en latitudes tan altas en junio", dijo el Sr. Parrington. "Pero las temperaturas en el Ártico han aumentado a un ritmo mucho más rápido que el promedio mundial, y las condiciones más cálidas fomentan que los incendios crezcan y persistan una vez que se hayan encendido".

El peligro de la amplificación

El suelo extremadamente seco y las temperaturas más altas que la media, combinadas con rayos de calor y vientos fuertes, han provocado que los incendios se propaguen de manera agresiva. La quema se alimenta también del suelo del bosque, que consiste en turba expuesta, descongelada y seca, una sustancia con alto contenido de carbono.

Las condiciones para esta gran cantidad de incendios forestales dentro del Círculo Ártico se establecieron en junio, el mes de junio más caluroso para el planeta observado en la era instrumentada. Los fuegos están liberando grandes volúmenes de dióxido de carbono y metano -que en algunos casos se han mantenido en el suelo durante miles de años-, según explica la 'BBC'.

Los científicos afirman que la situación en el Ártico es una evidencia del tipo de retroalimentación que debemos esperar en un mundo más cálido, en el que las mayores concentraciones de gases de efecto invernadero provocan un mayor calentamiento, lo que genera las condiciones que liberan aún más carbono en la atmósfera.

Una gran parte de la materia liberada por estos incendios llegará a asentarse en las superficies de hielo más al norte, acelerando así la fusión. Todo, advierten los expertos, es parte de un proceso de amplificación.

Ahora en Portada 

Comentarios