Lunes, 27.05.2019 - 06:03 h
El riesgo-país superó los 1.000 puntos

La economía argentina se hunde y Macri enmudece ante el auge del kirchnerismo

Argentina vivió un 'jueves negro' en el que el peso se desplomó, la Bolsa cayó en picado y aumentó la prima que paga el Estado por recibir inversión.

Cristina Fernández Kirchner y Mauricio Macri
La popularidad de Mauricio Macri está por los suelos, mientras que la de Kirchner no para de subir.

Poco antes de participar en uno de los foros del G-20 celebrado en Mendoza (Argentina) el pasado septiembre, Mauricio Macri se acercó a visitar a algunos de sus compatriotas. Y en las redes sociales, que todo lo difunden, se filtró un vídeo con una de las conversaciones que mantuvo con una mujer, que se preocupó por el agotamiento del presidente argentino. Y, Macri, que suele calcular sus discursos al milímetro, respondió con una frase lapidaria: "Tengo que estar tranquilo, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos ustedes".

Por lo general, Argentina enloquece cada cierto tiempo: para De la Rúa la amenaza del 'corralito' no existía, era una vasto campo sin vallas ni lindes, hasta que se dio de bruces con él en diciembre de 2001. De igual modo, las sucesivas crisis económicas que ha padecido el pueblo argentino se han caracterizado por un rasgo común: ninguna se esperaba.

Esta semana, Argentina ha vivido otro 'jueves negro' en el que la moneda ha seguido devaluándose -el dólar se cambiaba al cierre por encima de los 47 pesos-, los valores bursátiles cayeron en picado y el riesgo-país (un indicador similar a la prima de riesgo con el que se calcula el sobreprecio que paga el Estado por recibir inversión) se situaba por encima de los 1.000 puntos. Es decir, que el dinero que recibe el Estado lo devuelve con un interés de más del 10%.

La situación empieza a ser tan grave que la algunas voces críticas acusan a Mauricio Macri de ser incapaz de controlar la inflación en Argentina, que solo en marzo subió un 4,1%, a pesar del pacto que el presidente mantiene con varias empresas para congelar los precios en alrededor de 60 productos básicos de primera necesidad. 

Ni siquiera parece haber surtido efecto el rescate económico auspiciado por el FMI en 2018. Desde entonces, el organismo dirigido por Christine Lagarde ha inyectado más de 57.000 millones de dólares a las arcas del Estado.

Sin embargo, Macri ha optado por guardar silencio y ha evitado hacer declaraciones respecto a la preocupante situación que vive el país. Un mutismo que alimenta a los críticos del Gobierno: por un lado, lo consideran incapaz de mejorar la economía; por otro, consideran deshonroso el rescate del FMI, un argumento compartido con el núcleo duro del kirchnerismo.

El resurgir de Cristina Fernández de Kirchner

Para Cristina Fernández de Kirchner, se trata de una cesión sin precedentes de la soberanía económica de Argentina y, en algunos medios del país se ha llegado a especular con que dejaría de pagar la deuda con el FMI si regresase al poder. Eso sí, este extremo ha sido desmentido este viernes desde su entorno.

"El Gobierno que sacó a la Argentina del 'default' [el impago de la deuda externa] fuimos nosotros. Hace unos días hablé con Axel Kicillof [ministro de Economía con Kirchner] y en la cabeza de nadie se cruza la idea del 'default'. Cristina pagó absolutamente toda la deuda", se apresuraba a señalar este viernes Alberto Fernández, jefe de Gabinete con la expresidenta.

En cualquier caso, las elecciones en Argentina cada vez están más cerca -se celebran el próximo 27 de octubre- y crecen las voces que piden la vuelta de Kirchner, ante la popularidad cada día más a la baja de Macri. Hace unos días se publicaba una encuesta sobre quién ganaría en unas eventuales primarias en las que la expresidenta ya había adelantado al actual mandatario. Una auténtica locura apenas unos meses atrás.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios