Lunes, 17.12.2018 - 21:10 h
El Gobierno ofrece una recompensa de más de 60.000 euros

Australia investiga la aparición de agujas y alfileres escondidos dentro de fresas

La alerta se ha disparado en el país de las Antípodas ante la aparición de estos objetos punzantes dentro de las frutas.

Fotografía de varias bandejas de fresas.
Las fresas contendrían agujas en su interior /Pixabay.

Alerta en Australia. El Gobierno del país se encuentra en lo que podría considerarse una crisis alimentaria por el problema que se ha encontrado en la producción de fresas. En concreto, se han detectado agujas y alfileres escondidos dentro de estas frutas, lo que ha creado una gran alarma nacional que ha hecho que el Ejecutivo haya iniciado una investigación.

Como informa la BBC, las agujas se han encontrado en seis estados australianos en lo que las autoridades ya han denominado "crimen" y "acto de terrorismo". Por el momento, no ha habido que lamentar ninguna desgracia más allá de un ciudadano que tuvo que ir al hospital tras ingerir una de estas fresas. Si bien las precauciones se han redoblado e incluso en la vecina Nueva Zelanda se han retirado del mercado varias marcas de fresas australianas por el miedo a que contengan agujas.

La primera constancia de esta adulteración de las fresas se dio en Queensland la semana pasada , antes de extenderse a Nueva Gales del Sur, Victoria, el Territorio de la Capital Australiana, Australia Meridional y Tasmania. Los productores y la Policía han sugerido que algunos casos podrían ser incidentes falsos, si bien el Gobierno ha decidido emprender una investigación para esclarecer los hechos.

Tanto es así que ofrece una recompensa de 100.000 dólares australianos (61.000 euros) para quien pueda aportar información fehaciente sobre el asunto. De momento, seis marcas son las que han quedado en cuarentena a la espera que se conozca lo que está ocurriendo: Berry Obsession, Berry Licious, Love Berry, Donnybrook Berries, Delightful Strawberries y Oasis.

Las autoridades sanitarias han recomendado a los ciudadanos que corten las fresas antes de comérselas y no las ingieran de una sola vez ante el riesgo de que contengan este tipo de objetos en su interior. Por su parte, y como es lógico, los productores han expresado su preocupación ante lo que podría costarles la producción de todo el año.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios