Domingo, 08.12.2019 - 11:53 h
Tras aceptar la prórroga de Bruselas

Johnson mantiene su apuesta en unas elecciones pese al bloqueo de la Cámara

Ante la imposibilidad de lograr la mayoría cualificada que le exige la ley electoral, el 'premier' ha optado por tratar de modificar la legislación

Boris Johnson en el Parlamento
Boris Johnson en el Parlamento / EFE

Un nuevo obstáculo se opone a los planes de divorcio de Boris Johnson. El Parlamento bloqueó este lunes, por tercera vez en dos meses, el intento del 'premier' de volver a llevar a los británicos a las urnas en unas elecciones anticipadas el próximo 12 de diciembre. Al menos dos tercios de la Cámara de los Comunes, un total de 434 diputados, debían respaldar la iniciativa para que el conservador pudiera sacar adelante su propuesta, pero el primer ministro solo ha convencido a 299 diputados, frente a los 70 que se han posicionado en contra y al grupo laborista que ha optado por la abstención.

Así, la Cámara ha vuelto a expresar su desconfianza al primer ministro quien, ante la imposibilidad de alcanzar la mayoría cualificada que le exige la ley electoral británica, ha optado por tratar de modificar la legislación. Momentos después de perder la votación en los Comunes, Johnson anunciaba que notificaría en la misma jornada al Parlamento su intención de tramitar una "breve ley" que le permita sortear los obstáculos que establece la legislación para llamar a las urnas antes del término de la legislatura, en 2022.

Para enmendar la legislación electoral, el Ejecutivo conservador necesita únicamente del respaldo de una mayoría simple, en lugar de los dos tercios que exige el adelanto electoral. Como contrapartida, toda nueva ley debe pasar también por la Cámara de los Lores, lo que agrega ua nueva complicación a este último giro estratégico de Johnson.

El 'premier' ha anunciado que su Gobierno tratará de conseguir que la Cámara Baja comience a debatir y votar su propuesta este mismo martes. Por su parte, los nacionalistas y los liberaldemócratas han expresado su inclinación a convocar a los electores para el 9 de diciembre, tres días antes de la fecha que propone el primer ministro. Ambas formaciones, partidarias de un segundo referéndum sobre el brexit, esperan mejorar sus resultados respecto a las generales de 2017.

El 9 de diciembre aún no habrá terminado el periodo lectivo en las universidades británicas y los estudiantes no habrán regresado a sus lugares de origen, algo que las dos formaciones consideran que puede beneficiarles en las urnas. El Partido Laborista, por su parte, sostuvo que analizará "al detalle" el texto legal que presente Johnson antes de fijar su postura.

La abstención laborista, clave de la derrota

La abstención de la bancada laborista fue determinante para la derrota del primer ministro. Con 244 escaños en los Comunes, el respaldo del primer partido de la oposición era imprescindible para que el Ejecutivo sumara los apoyos necesarios. Por su parte, el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, ha argumentado que no respaldará unos comicios hasta que la posibilidad de una ruptura sin acuerdo haya quedado tajantemente rechazada.

Johnson recibió el último fiasco parlamentario poco después de responder a la oferta de prórroga de Bruselas confirmando, a regañadientes, que aceptaba la extensión de tres meses a la salida de la Unión Europea, aplazamiento que le han concedido los 27 socios comunitarios restantes.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING