Domingo, 16.12.2018 - 00:41 h

¿Cómo sería una campaña entre Hillary y Trump?

Trump adelanta por primera vez en los sondeos a Hillary Clinton en una encuesta. El empresario obtendría el 41%  de los votos en una hipotética carrera final hacia la Casa Blanca contra Clinton, quien lograría el 39%.

La realidad es como es. Ni Clinton ni Trump caen bien a una gran parte del electorado que, todo apunta, deberá elegir entre uno de los dos. La experiencia se enfrenta a la emotividad y lo nuevo.

¿Cómo sería una campaña entre Hillary y Trump?

Una ya no tan hipotética campaña entre Clinton y Trump podría derivar en cualquier resultado y en cualquier tipo de ataque durante los meses previos a noviembre. “Se habla mucho de Trump por su estilo, pero Clinton tampoco es muy querida por muchos sectores de la población. Ambos candidatos generan grandes rechazos así que la cuestión será ver quién genera más ese sentimiento entre los ciudadanos”, asegura Daniel Ureña.

En cualquier caso estaremos ante una campaña histórica porque por primera vez en la historia podría ganar la presidencia una mujer o una persona totalmente ajena al mundo de la política. Lo que sí parece seguro es que, si se da este duelo, viviremos una campaña muy intensa en la que no faltarán los ataques y las disputas en los debates ya programados para septiembre y octubre.La audiencia adora a Trump En un año electoral tradicional, sería de esperar que la experiencia y el carácter de una exsecretaria de Estado, exsenadora y exprimera dama inclinaran la balanza a su favor, frente a un controvertido multimillonario sin experiencia política. Sin embargo, el siempre imprevisible, agresivo y maleducado Donald Trump convertirá a la campaña en un espéctaculo. Y ahí ha demostrado que es el número uno. Las audiencias televisivas lo demuestran.Ya hay encuestas que dan a Trump ganador

Un sondeo de Rasmussen a nivel nacional según el cual, y por primer vez desde octubre pasado, el empresario obtendría el 41% de los votos en una hipotética carrera final hacia la Casa Blanca contra Hillary Clinton, quien cosecharía el 39% da muestras de que Trump no va a ser, pese a lo que se piense, un rival nada fácil para los demócratas.El mayor enemigo de Trump es Trump Trump ha hecho temblar a las bases republicanas con sus dichos políticamente incorrectos, pero también ha puesto a la dirigencia del partido en una posición incómoda con su verbo hostil: ha llamado violadores a los mexicanos, ha pedido prohibir la entrada a los musulmanes a Estados Unidos y se ha burlado de las mujeres y los discapacitados.Trump desvelará por qué el sueño americano ya no es talSí, eso es tan cierto como que sabe señalar las deficiencias de una América que ya cree menos en el sueño americano: el déficit industrial, las ciudades devastadas por la crisis, la bajada de los salarios de la clase media, unas minorías que aún viven en guetos que explotan a veces, una inseguridad creciente en política exterior... y unas empresas que se marchan fuera para ganar dinero y contratar más barato. Ahí es donde triunfa el lema de Trump, América para los Americanos.Muchos expertos asumían que los insultos, exageraciones y burlas harían daño a Trump de cara a las presidenciales, pero el grandilocuente hombre de negocios parece hasta ahora inmune. Será una campaña sucia por los dos ladosEso podría ser un problema para Clinton, considerada una candidata de las élites demócratas, que no obtiene altas puntuaciones entre los votantes en materia de credibilidad y honestidad. Trump conecta, a Hillary le cuesta.Los expertos coinciden en que esta será una campaña “sucia” en la que se producirá “espectáculo gratuito” porque “Trump no tiene vergüenza” y sacará todos los trapos sucios de la precandidata: los correos, el affair de su marido o Bengasi son algunos de los temas que usará el magnate.Los correos de Hillary pueden ser clavesCuando era secretaria de Estado usó una dirección privada, en vez de la oficial para enviar correos e información confidencial. Son decenas de miles de emails que se han perdido y que el Congreso y el FBI investigan.Para los detractores de Hillary Clinton, se trata de un escándalo de primer orden, que sitúa a la exprimera dama, exsenadora y exsecretaria de Estado al nivel de Richard Nixon, el presidente que en 1974 dimitió por el Watergate.La infidelidad de su marido puede desvelar ansia de poderEl matrimonio Clinton es un matrimonio bajo sospecha permanente. Por un lado está la infedilidad de su marido y por otro lado que el matrimonio ha ganado en los últimos ocho años casi 141 millones de dólares (unos 128 millones de euros), según reveló la precandidata. Las mujeres no aprueban la conducta de Hillary con Clinton, no por el perdón sino por lo que esconde: el deseo de ser una pareja solo por la ambición de volver a la Casa Blanca. De Trump en este sentido, poco hay que decir, llegó a confesar que si su hija no fuera su hija podría ser su novia. Sin medias tintas.El caso Bengasi aún coleaOtro de los temas que utilizaría Trump para atacar a Hillary su gestión los trágicos acontecimientos de Bengasi en 2012, cuando murieron el embajador, Christopher Stevens, y otros tres empleados de la legación norteamericana en Libia. Durante su comparecencia ante el Congreso en el mes de octubre laa exsecretaria de Estado asumió sus errores de seguridad, pero rechazó la acusación de reaccionar tarde al ataque al consulado de la ciudad libia.Hillary llamará a Trump faltón, fanfarrón, misógino...Consciente de las dificultades a las que se enfrenta Clinton, el diario The New York Times aseguró esta semana que el equipo de Clinton ya comenzó a dibujar una estrategia para mostrar a Trump como un hombre de negocios desalmado, misógino y fanfarrón que no es apto para ser presidente.David Axelrod, el arquitecto del triunfo histórico de Barack Obama en 2008, sugirió a los demócratas que ataquen a Trump por el lado de su desempeño como empresario y su oportunismo, sin confrontarlo directamente por sus propuestas, en vista del descontento de las bases de los partidos. Probablemente, esta será la campaña más dura para Hillary.




Ahora en Portada 

Comentarios