Miércoles, 20.11.2019 - 22:47 h

Cinco claves para entender por qué las monarquías del Golfo no acogen refugiados sirios

  • Las monarquías del Golfo prefieren cerrar las puertas a los refugiados para evitar la inestabilidad política en sus fronteras.
  • Vivir en estos países es prohibitivo y también una razón para argumentar que los refugiados sirios serán incapaces de adaptarse.
Casi 10.000 inmigrantes han llegado esta semana a la isla griega de Lesbos

Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto son los países árabes que están soportando unamayor presión migratoriaprocedente de Siria. Pese a su cercanía, las petromonarquías han cerrado las puertas a los refugiados que huyen de la guerra, la miseria y el horror. Existen varias causas jurídicas, económicas, políticas y sociales que explican esta posición tan poco ética y humanitaria. Analizamos las claves con los comentarios del investigador de Fride, Barah Mikaïl y el sultán Sooud al-Qassemi, entre otros.

-Desde el punto de vista jurídico:

Ninguno de estos países ha firmado la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, una declaración de la ONU que define qué es un refugiado y sus derechos. Por lo tanto, los sirios tienen que pedir un visado para entrar y bajo sus circunstancias es complicado. Los únicos países árabes a los que pueden viajar son Argelia, Mauritania, Sudán y Yemen.

-Desde el punto de vista oficial:

El gobierno de Arabia Saudí señaló hace unos días que no cerraría las puertas a los refugiados sirios, en un intento de suavizar su postura. No obstante, la entrada de sirios en el país es complicada porque necesitan un kafil. El kafil es el nativo que avala, en condiciones de socio, la llegada de un extranjero y se encarga de facilitar su llegada y responder por él. Esta circunstancia complica mucho la llegada de sirios a los países del Golfo.

-Desde el punto de visto político:

La guerra civil siria arrancó hace más de cuatro años. Cuatro años de barbarie que comenzaron como una 'primavera árabe' más y que ha terminado, en una cruenta batalla sectaria. Muchos de los que están huyendo son críticos con el régimen presidencialista de Bashar al Assad. Para evitar la inestabilidad en sus fronteras, las monarquías del Golfo prefieren cerrar las puertas a los refugiados sirios.

-Desde el punto de vista de la seguridad

Las monarquías del Golfo tienen uno de los niveles de vida más elevados de todo el planeta. La renta per cápita de estos países es la más alta, con gran diferencia, del mundo musulmán. El petróleo, la construcción y el fútbol son algunos de los sectores que generan riqueza en la petromonarquías. Su alto nivel de vida es también una razón para argumentar que los refugiados sirios serán incapaces de adaptarse.

-Su implicación en el conflicto sirio

Probablemente, la implicación de estos países en el conflicto sirio es uno de los motivos. En distintos niveles, estos países han financiado y apoyado a los grupos rebeldes y a las facciones islamistas que luchan contra el régimen de Bashar al Assad.Sí que aportan generosas donaciones

Mientras aumentan las críticas y la indignación contra Europa por el modo en que está manejando esta crisis, las críticas contra los países árabes no se oyen con tanta fuerza, pero podrían hacer más. Es también su deber moral y ético. No obstante, también hay algunas cifras para ser optimista.

El sultán Sooud al-Qassemi, en un artículo, subraya que Kuwait ha concedido 120.000 permisos de residencia de largo plazo que garantizan la permanencia de los refugiados en el país aunque expire su permiso.

Emiratos Árabes Unidos es uno de los principales donantes al fondo de ayuda a la ONU. En este sentido, ha financiado en su totalidad un campo de refugiados en Jordania en el que viven decenas de miles de sirios.

Arabia Saudí y Catar también han contribuido con dinero, comida, refugio y ayuda humanitaria a los refugiados sirios en Líbano, Turquía y Jordania. En total, los países del Golfo han donado 900 millones de dólares, según ReliefWeb.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING