Viernes, 03.04.2020 - 07:14 h
La Comisión Europea lo contempla

¿Puede la UE acabar con Schengen para frenar la expansión del coronavirus?

En 2011, la decisión de varios países de establecer fronteras internas ante la crisis migratoria del Mediterráneo cambió las reglas comunitarias.

El PE pedirá que se sea justo con Bulgaria y Rumanía respecto a Schengen
¿Puede la UE acabar con Schengen para frenar la expansión del coronavirus?

La muerte de siete personas en Italia (cuatro de ellas, este mismo lunes) a causa del coronavirus ha reabierto el debate sobre la idoneidad del espacio Schengen para este tipo de situaciones. Por un lado, los países con libre circulación entre ellos no exigen visado y existe libertad para trabajar en cualquiera de ellos; por otro, crisis como la que en los últimos dos meses se ha cobrado la vida de más de 2.600 personas en todo el mundo evidencian que la libre circulación de personas puede suponer un peligro sanitario global. En este sentido, ¿puede la UE acabar con Schengen para frenar la expansión del coronavirus? No, pero sí en casos excepcionales.

Además de España, los países que conforman el espacio Schengen son Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza. Prácticamente toda la UE (y algunos países no miembros) tienen libertad de circulación y de trabajo en esos países, lo que supone que teóricamente cualquier persona afectada por el coronavirus en Italia -el epicentro del foco en Europa- podría acabar en otros países como España.

Italia ya ha tomado medidas al respecto, manteniendo en cuarentena a miles de ciudadanos en las zonas afectadas. Sin embargo, el avance del coronavirus por el sur de Europa parece inevitable: a pesar de que incluso las grandes empresas están ordenando a sus empleados teletrabajar, ya hay casos detectados en norte del país. Quizás por eso, Austria ya ha negado el acceso a algún tren de procedencia sospechosa, pero hasta ahora la UE solo ha aprobado un plan para ayudar a Italia a contener la expansión del coronavirus. En cualquier caso, este mismo martes la Comisión Europea podría tomar la decisión de restringir temporalmente el espacio Schengen. ¿Cómo lo haría?

La excepción tras la ola migratoria en el Mediterráneo

En 2011, durante la crisis migratoria en el Mediterráneo, cuatro países -Francia, Italia, Dinamarca y Grecia- cerraron unilateralmente sus fronteras para impedir que el flujo migratorio acabase provocando una crisis en esos países. Por eso, en junio de 2011 el Consejo Europeo acordó que los Estados de la Unión Europea integrados en Schengen podrían suspender la libre circulación de personas en circunstancias excepcionales, como un gran éxodo migratorio o una alerta sanitaria global, que es el caso del coronavirus.

En ese escenario, los países pueden restablecer temporalmente las fronteras interiores, una medida que ya habían adoptado en los meses previos los citados países. En este sentido, según el acuerdo "la reintroducción de fronteras interiores" solo se podrá adoptar "como ultimísimo recurso" y en "circunstancias verdaderamente críticas en las que un Estado no sea capaz de cumplir sus obligaciones", y para "un ámbito y un periodo de tiempo estrictamente limitados". Es decir, que no se puede acabar con el espacio Schengen indefinidamente, sino debe ser por fuerzas de causa mayor y solo mientras dure la crisis.

Ayer, el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, explicaba que Bruselas no está considerando por el momento una suspensión coordinada de la libre circulación en Schengen, aunque sí está trabajando con "varios escenarios" para elaborar planes de contingencia. En cualquier caso, con o sin fronteras internas, la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, consideraba por su parte que tampoco serviría de mucho en caso de una pandemia: la OMS aún no ha recomendado imponer restricciones a los viajes y, por eso, el control en los puntos de entrada a los diferentes países "es solo una pequeña parte de las acciones" para controlar la expansión del virus, puesto que "no podemos detectar a todo el mundo en riesgo de desarrollar el virus".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING