Jueves, 05.12.2019 - 20:15 h
Se debilita el núcleo de Muscat

Cuando el asesinato de una periodista hace saltar por los aires un Gobierno

Las interrogantes detrás de la muerte de Daphne Caruana han provocado un levantamiento social que exige respuestas al Gobierno. 

Malta protestas Daphne Caruana
Este miércoles las protestas se centraron alrededor del parlamento maltés.  / EFE

La periodista Daphne Caruana Galilzia fue asesinada en octubre de 2017 y muchas interrogantes detrás de su muerte siguen sin esclarecerse. Estas dudas y las detenciones de nombres importantes que están presuntamente involucrados en la trama han conmocionado a toda Malta. La cúpula del primer ministro Joseph Muscat se ve cada vez más manchada por el crimen y los ciudadanos piden su dimisión

El país lleva varios días protestando frente al Parlamento y los manifestantes piden una cosa: la verdad sobre lo que pasó. Dos ministros y el jefe de gabinete de Muscat ya dan dimitido por estar presuntamente relacionados con el asesinato de la que fue la encargada de desvelar varios casos más importantes de corrupción del país. 

A pesar de que el crimen ocurrió hace más de dos años, el terremoto social vino después de que se desvelaran los últimos avances en la investigación. La semana pasada el multimillonario Yorgen Fenech fue arrestado mientras intentaba huir en su yate tras ser acusado de instigar este crimen. Su captura ocurrió días después de que le ofrecieran indulto a cambio de información a uno de los supuestos intermediarios de la trama Melvin Theuma, que ya había sido detenido.

Después del arresto del magnate detuvieron al jefe de gabinete y mano derecha de Muscat, Keith Schembri. Fue Fenech quien acuso al funcionario de ser el cerebro detrás del asesinato. Y también confirmó que desde que fue arrestado mantuvo comunicaciones con Schembri por medio de un doctor, a través de notas.

En estos escritos, la mano derecha de Muscat explicaba qué tenía que decir Fenech en las interrogaciones policiales. Y, aunque estos datos todavía no se han comprobado, ya han hecho saltar las alarmas y el país cada vez confía menos en el Gobierno. 

Los medios locales siguen arrojando nuevas informaciones sobre el crimen. El 'Times of Malta' ha asegurado, citando a fuentes de la investigación, que Fenech también acusa a Schembri de pagar 150.000 euros a tres hombres para que asesinaran a la periodista.

El magnate es uno de los más importantes empresarios de Malta, dueño del fondo secreto '17 Black' en Dubai y accionista de la compañía de la central eléctrica Electrogas, que apareció en los 'Papeles de Panamá' como el vehículo para depositar fondos en empresas secretas en ese país propiedad de Mizzi y de Schembri. Mizzi, antes ministro de Energía, fue responsable de la concesión del contrato a Electrogas y la construcción de la central eléctrica.

Muscat como "obstáculo para la Justicia"

La familia de la periodista, sus hijos Andrew, Matthew y Paul, alientan las manifestaciones y apuntan contra el primer ministro: "Debe dimitir ya", reclamó hoy el segundo de ellos: "No vayas a ninguna manifestación organizada por partidos políticos. No es momento de discusiones tribales. Joseph Muscat quiere que luchemos los unos contra los otros. Nuestra guerra es contra la corrupción, contra la oficina del Primer Asesino". 

Además, colectivos como "Occupy Justice Malta" han convocado una protesta nacional para el próximo domingo 1 de diciembre porque consideran que "mientras Joseph Muscat siga siendo primer ministro, seguirá siendo un obstáculo para la Justicia". Por ello, exigen la dimisión del primer ministro o que el Parlamento le retire su confianza y provoque la caída de su Gobierno, cuenta Efe.

Una encuesta publicada por un diario maltés revela que solo un 7% de sus lectores quieren que Muscat acabe su mandato, que comenzó en 2013 y fue revalidado por cinco años en 2017 en unas elecciones anticipadas por el escándalo de los 'Papeles de Panamá'.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING