Domingo, 18.08.2019 - 15:05 h
Tres crisis en un mes

¿Debe Merkel explicar por qué sufre temblores? Alemania, en vilo por su líder

La canciller alemana sufrió este miércoles, por tercera vez en un mes, temblores en un acto público, lo que ha vuelto a desatar rumores sobre su salud

Angel Merkel, durante el acto con el jefe de Gobierno de Finlandia
Angel Merkel, durante el acto con el jefe de Gobierno de Finlandia. / EFE

Angela Merkel sufrió este miércoles una nueva crisis mientras estaba en un acto oficial con el jefe de Gobierno de Finlandia, Antti Rinne. De nuevo, la canciller alemana volvió a padecer un episodio de temblores, el tercero en menos de un mes, lo que ha disparado las alarmas en el país sobre el posible estado de salud de su líder. Merkel quiso tranquilizar a la población tras su segunda crisis, afirmando que no tenía "nada particular de qué informar. Me encuentro bien". De ahí que una de las preguntas que se hacen en Alemania es: ¿debe explicar por qué sufre temblores?

Merkel ha asociado su segundo y tercer episodios de temblores a una réplica psicológica del primero, que en su día atribuyó a una posible deshidratación. Resulta evidente que la canciller alemana no quiere profundizar en las crisis que viene sufriendo desde hace un mes y que están empezando a empañar su agenda política. 

Porque lo único cierto es que Merkel, de 64 años, repite una y otra vez que su objetivo es cumplir su mandato y agotar la legislatura que finaliza en 2021. Sin embargo, muchos se plantean en Alemania si habría que darle el relevo a Merkel por motivos de salud. En cualquier caso, sin una explicación de lo que le ocurre, resulta imposible aventurarse más allá.

Posibles explicaciones

Hace unas semanas, José Javier Hernández , neurólogo del Grupo Hospitalario Casaverde, tras ver las imágenes, consideraba que se trata de "un temblor bilateral que afecta a la cabeza, porque cierra la boca y la contrae, y a los dos brazos y piernas por igual". Ante esto, una posible epilepsia quedaría descartada porque la canciller en ningún momento cae al suelo y en un episodio así "sería una crisis generalizada y no seguiría en pie". Son algunos los que habrían mencionado un posible parkinson, pero para Hernández "ese planteamiento es casi imposible".

Ni epilepsia ni parkinson. Estaríamos entonces ante un temblor que puede ser producido por una causa tóxica -efecto secundario de algún fármaco relacionado con el estado de ánimo- o metabólica. En este sentido, se podría hablar entonces de un temblor producido por una hipoglucemia fruto de una diabetes diagnosticada hace poco tiempo (lo que explicaría la mala cara -descompuesta- que se le vio en el primer episodio), o de un problema tiroideo.

Para Hernández, el diagnóstico que más se puede acercar es el temblor ortostático. "Se trata de un temblor que aparece cuando una persona padece una bajada de tensión y debilidad por estar mucho tiempo de pie". En las tres ocasiones que le ha sucedido a Merkel, la canciller estaba de pie. Una vez empieza a andar lo hace con paso firme y sin problemas.

También cabría la posibilidad de estar ante una enfermedad degenerativa cerebelosa en un estadio precoz, "pero habría que conocer todo su historial médico, no ver solo las imágenes". Aunque para estar en una situación así se alteraría también la marcha y cuando empieza a andar lo hace recto y sin dificultad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios