Sábado, 22.09.2018 - 05:53 h
No se arrepiente

Despiden de su trabajo a una mujer por hacer una peineta al coche de Trump

Juli Briskman, de 50 años, perdió su empleo después de hacer un corte de manga cuando se encontró con el convoy del presidente de EEUU.

Fotografía de Donald Trump, presidente de Estados Unidos.
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / EFE.

Una mujer fotografiada haciendo una peineta al coche del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha sido despedida de su trabajo tras la difusión de la imagen.

La imagen se volvió viral tras ser realizada el pasado 28 de octubre en Virginia, cerca de un resort de golf del presidente.

Juli Briskman, que fue identificada como la ciclista de la imagen de la discordia, explica que ha perdido su trabajo en Akima LLC, una empresa subcontratada por el Gobierno, después de que la publicase en sus perfiles de redes sociales.

Según afirmó la damnificada a los medios americanos, la empresa la emplazó a una reunión un día después de que ella misma informase al departamento de recursos humanos de que, efectivamente, ella era la protagonista de la fotografía.

Los directivos de la firma no se tomaron nada bien su gesto y mucho menos que lo hubiese difundido en las redes sociales. Calificaron la imagen de “lasciva” y “obscena” y aseguraron que había violado la política de redes sociales de la empresa.

Briskman hizo hincapié en que no se encontraba en horario laboral cuando la fotografía fue realizada y que no mencionó a la empresa en las redes sociales. Asimismo, alegó que un compañero pasó por una situación similar y que mantuvo su trabajo tras borrar el post.

A pesar de sus argumentos, la mujer de 50 años perdió su trabajo inmediatamente. Eso sí, no lamenta haber realizado la peineta a Donald Trump.

“Estoy enfadada viendo adónde se dirige el país. Estoy en shock. Esta era una oportunidad para hacer algo al respecto”, explica al Huffington Post.

El fotógrafo que capturó la instantánea, Brendan Smialowski, aseguró a AFP que es común ver a gente protestando o realizando gestos obscenos a presidentes mientras circulan por las carreteras. El problema es que ha quedado demostrado que tiene consecuencias graves.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios