Sábado, 18.11.2017 - 17:18 h

Pakistán sí que estaba al tanto de la operación contra Osama bin Laden

El Gobierno paquistaní temía una represalia de sus ciudadanos por apoyar a Estados Unidos, por lo que ahora ha salido a la palestra amenazando con romper la cooperación militar con su aliado occidental si vuelve a acometer una operación como la que acabó con el líder de Al Qaeda supuestamente sin su aprobación.

Pakistán advierte contra nuevas incursiones en su territorio

Así lo han confirmado responsables paquistaníes a GlobalPost, medio colaborador de lainformacion.com. Aseguran que el Ejército estaba totalmente al corriente de la Operación Gerónimo de Estados Unidos que acabó con la vida de Osama bin Laden. Además, afirman que sus fuerzas tuvieron un papel más destacado en la operación de lo que se ha reconocido.

Los comunicados de cara al público que se han llevado a cabo tanto en Pakistán como desde Estados Unidos habrían minimizado el rol del Ejército paquistaní y de las fuerzas de inteligencia en el ataque adrede, diciendo que se limitó a un pequeño intercambio de información.

Sin embargo, un oficial militar que ha pedido permanecer en el anonimato debido a que le está prohibido hablar con la prensa, asegura que los soldados paquistaníes en realidad estaban proporcionando apoyo a Estados Unidos cuando comenzó su operación dentro del complejo donde permanecía Bin Laden, incluido sellar el vecindario.

Responsables paquistaníes con los que hemos hablado se reían de la idea de que Pakistán pudiera no haber estado al tanto de la operación estadounidense.

"Es una zona de exclusión aérea", explica un miembro de las fuerzas de inteligencia paquistaníes, refiriéndose al área que rodea la mansión de Bin Laden y la academia militar cercana. "Es imposible que los helicópteros de EEUU volasen sobre la zona sin que se supiera y sin permiso", asegura.

Precisamente este aspecto ha suscitado el análisis de expertos militares que aseguran que los helicópteros empleados por EEUU en la operación podrían estar "tuneados" para que los radares no los detectaran. De este modo, no solo Bin Laden y sus acólitos sino las autoridades paquistaníes no se enterarían a tiempo de sus movimientos.

Pero un miembro de las Fuerzas Aéreas Paquistaníes rechaza estas informaciones asegurando que las fuerzas especiales de EEUU no han podido interferir en el sistema de radares paquistaní para superar la zona de exclusión aérea.

"Esto es completamente falso. Ninguno de nuestros radares ha sido interferido ni ha habido codificación sobre ningún vuelo de un avión", asegura el oficial sobre la práctica de mandar una aeronave en el caso de que se rompa el espacio aéreo.

Los habitantes en la zona confirman que parece el Ejército paquistaní tenía al menos cierto conocimiento sobre la operación tiempo antes de que se iniciara. Varios residentes aseguran que dos horas antes de que Estados Unidos lanzara su ataque, el personal del Ejército paquistaní les ordenó apagar las luces dentro y fuera de sus casas y quedarse en casa hasta nuevo aviso.

"El personal del Ejército acordonó el área entera mucho antes de que oyéramos los primeros sonidos de los helicópteros volando sobre la zona", dice Zulfikar Ahmed, que vive en el vecindario de Bilal en Abotabad, donde está el complejo residencial de Bin Laden. Otros residentes de la zona entrevistados por la BBC y otros medios de comunicación han hecho declaraciones similares.

Varias reuniones mantenidas recientemente y vistas ahora juntas también indican que Pakistán podría haber conocido la Operación Gerónimo de antemano.

"El General David Petraeus hizó una visita extraordinaria a Islamabad el 25 de abril", indica un responsable militar, que asegura que Petraeus mantuvo una reunión a solas con el General Ashfak Parvez Kayani, el jefe militar paquistaní.

Al día siguiente, el órgano de jefatura militar paquistaní tenía su reunión cuatrimestral, a la que al parecer asistió el General Ahmed Shuja Pasha, jefe de Inteligencia paquistaní, a pesar de no ser un miembro de este órgano. Pasha había visitado Estados Unidos el 11 de abril para reunirse con el jefe de la CÍA, Leon Panetta.

Algunos analistas en Pakistán aseguran que el Gobierno de este país quería ocultar su papel en la operación contra Bin Laden para evitar represalias de la opinión pública, que está cada vez más harta de la presencia de Estados Unidos en su país.

Pero ahora la presión internacional está acrecentándose pidiendo respuestas al Ejército paquistaní por desconocer los planes de EEUU y también el paradero del líder de Al Qaeda, ubicada muy cerca de una academia militar. Algunos miembros del Ejército –que ha sido una de las instituciones más respetadas del país por mucho tiempo- quieren corregir lo dicho.

Pero no parece ser solo cosa suya. Lo cierto es que el presidente de EEUU, Barack Obama, ha calificado a Pakistán como un importante aliado y ha destacado la cooperación que mantienen ambos países en términos de Inteligencia. En el discurso con el que anunció la muerte de Bin Laden, Obama dijo:

"Es importante indicar que la cooperación contra el terrorismo con Pakistán nos ha ayudado a llegar hasta Bin Laden y el lugar donde estaba escondido". ¿Pura diplomacia o un guiño?

Cuando contactamos con la Casa Blanca para preguntar sobre estas informaciones, el departamento de prensa se limitó a señalar que ya se habían desvelado todos los detalles sobre la operación.La Unión Europea también ha manifestado que Pakistán es un "socio importante", adoptando un tono similar a las declaraciones emitidas por la OTAN.

"Los líderes civiles y militares paquistaníes no quieren ser el centro del odio, no sólo dentro del país, sino en el mundo árabe", donde aún hay gente que apoya a Bin Laden, explica el analista político paquistaní Najam Sethi.

Pero muchos aquí dicen que esta estrategia al final podría dañar al país haciéndolo parecer más culpable de lo que realmente es. Algunos están pidiendo a los líderes paquistaníes que se muestren más dispuestos a hablar sobre su cooperación con EEUU, especialmente en lo que se refiere a la Operación Gerónimo.

"Si Pakistán o los responsables estadounidenses no hacen pública la cooperación entre ambas partes en la operación contra Bin Laden, Pakistán tendrá serios problemas diplomáticos", opina Sethi.

Salim Safi, un analista de Seguridad y Defensa residente en Peshawar, añade que hay una cooperación clara y significativa entre las dos partes: "El Gobierno paquistanía y el 'establishment' militar no deben esconder los hechos de su propia gente. Tienen que poner la verdad por delante".

*(Noticia editada por lainformacion.com para actualizar datos).

Ahora en portada

Comentarios