Lunes, 11.12.2017 - 10:32 h

La viuda de 'Kokito Castillejos' volvía a España embarazada de otro yihadista también fallecido

Assia Ahmed y Fátima Akil Laghmich, naturales de Ceuta, fueron detenidas en la frontera entre Turquía y Siria cuando retornaban con sus hijos, Abdulrahman y Yunes, nacidos en Siria.

El Ministerio del Interior ha subrayado que ambas estaban integradas en el EI y que sus parejas eran "destacados yihadistas con decenas de asesinatos".

Asia Ahmed Mohamed y Fatima Akil Laghmich según las fotos facilitadas por el Ministerio del Interior

Assia Ahmed Mohamed, de 26 años. viuda del terrorista Kokito Castillejos, el 'decapitador', volvía a España embarazada de ocho meses, fruto de un segundo matrimonio con el yihadista con el que el Estado Islámico (EI) la obligó a contraer matrimonio nuevamente en segundas nupcias.

Pero ese segundo marido también ha muerto en combate o atentado suicida, según han confirmado fuentes conocedoras de la investigación. Assia Ahmed y Fátima Akil Laghmich, de 21 años, naturales de Ceuta, fueron detenidas en la frontera entre Turquía Y Siria y cuando retornaban con sus hijos, Abdulrahman y Yunes, nacidos en Siria.

Sobre las dos mujeres pesaba una orden de detención internacional instada por el Servicio de Información de la Guardia Civil y fueron detenidas cuando regresaban de Siria con sus hijos pequeños.

Assia Ahmed había huído de Ceuta en 2014 para reunirse con Mohamed Hamduch, Kokito, un antiguo vendedor de ropa de Castillejos (en la frontera entre Ceuta y Marruecos), muy conocido en el barrio de El Príncipe de Ceuta. Kokito adquirió fama internacional, tristemente, cuando se fotografiaba con las cabezas cortadas de soldados sirios decapitados a cuchillo por él mismo. Por eso su apodo de 'el decapitador de castillejos'.

Assia y Kokito se casaron en Al Atarib y tuvieron un hijo, Abdulrahman, que tiene tres años. El terrorista falleció después, en noviembre de 2015, en un bombardeo en Alepo.

Tras la muerte en combate de su marido, Assia fue obligada por el EI a volverse a casar con otro yihadista de quién está embarazada de ocho meses. Este segundo terrorista del EI casado con Assia también ha muerto. 'El esponja', un hermano de Assia, ha muerto igualmente combatiendo con el EI en Siria.

Fátima Akil Laghmich estaba casada con otro combatiente del Estado Islámico también fallecido, Mourad Kadi, natural del norte de Marruecos, con el que tuvo al pequeño Yunes en Siria. El Ministerio del Interior ha subrayado que ambas estaban integradas en el EI y que sus parejas eran "destacados yihadistas con decenas de asesinatos". Ambas regresaban a Europa voluntariamente y que fueron arrestadas en un control fronterizo.Interior interrogará a las detenidas 

La policía antirerrorista española quiere interrogar a las dos mujeres para conocer sus intenciones en España, indagar en sus relaciones con los terroristas de Estado Islámico, saber si han recibido adiestramiento militar (fabricación de explosivos, uso de armas de fuego...) y, sobre todo, confirmar cuáles eran sus intenciones. Es decir: si regresaban desencantadas o si volvían convertidas "elementos extraordinariamente valiosos para la organización terrorista, especialmente en el entorno español y marroquí", como cree Interior. Permanecen en Turquía a la espera de ser entregadas a España

Las dos mujeres permanecen en un centro de internamiento en Turquía, a la espera de los trámites para completar su entrega a España, que puede demorarse aún varios meses. Son consideradas una amenaza para España y Marruecos. La investigación la llevan a cabo las las autoridades turcas, en colaboración con la Jefatura de Información de la Guardia Civil, y bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción número 1 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.El terrorista de las cabezas cortadas'Kokito Castillejos', el primer marido de Assia, que en las redes sociales también se hacía llamar Abu Tasmin el Magrebí, tenía entre 28 y 29 años cuando falleció el otoño de 2015 y llevaba en Siria desde el año 2013. Era un gran conocedor de España, en concreto del barrio ceutí de 'El Príncipe', donde se relacionó entre círculos radicales.Vidas ejemplares: El sanguinario yihadista «Kokito Castillejos» y su esposa Assia Ahmed. https://t.co/p1LjpbCHcY pic.twitter.com/BacmFuVRug— Fj de C (@jeugenio01) 29 de diciembre de 2016Natural de la ciudad marroquí de Castillejos saltó a la fama como yihadista radical por publicar una foto suya en las redes sociales posando con cinco cabezas cortadas de soldados del presidente sirio Bashar Al Assad.La extrema crueldad de 'Kokito Castillejos' quedó acreditada en otras de sus apariciones en la red donde se le veía fotografiando a un niño que, sonriente, sujetaba otra cabeza degollada rodeado de más niños que asisten a la escena. Muchas de esas publicaciones eran jaleadas por numerosos jóvenes que le seguían en la red, entre ellos algunos ubicados en España o Marruecos.Cinturón de explosivos como doteTenía admiradores que manifestaban abiertamente su deseo de seguir sus pasos. 'Kokito' estudió en 'Abi rabi Sabti' de la ciudad de Castillejos, de la que han surgido otros yihadistas de origen marroquí desplazados a zonas de conflicto.Assia Ahmed se casó por poderes con el yihadista, que le regaló a ella como dote un cinturón de explosivos. La relación sentimental comenzó en 2014 a través de Internet, aunque no se descarta que se conociesen antes en Castillejos, cuando la joven estuvo en una tienda en la que trabajó 'Kokito'.El contacto entre ambos se inició a partir de que el hermano de la joven luchara junto a 'Kokito' en Siria, donde posteriormente también falleció. Younes Ahmed Mohamed, conocido con el alias de 'El Esponja', habría muerto en una acción de combate en Siria con unos 19 años.Assia AhmedLa chica viajó a Siria pasando por Marruecos y Turquía en torno al mes de junio del año pasado y se encontró con su marido en un campamento llamado Al Atarib. Allí confirmaron su matrimonio y ella se quedó embarazada. Asia Ahmed Mohamed creció en Ceuta, donde realizó sus estudios hasta -al menos- el nivel del instituto.En el perfil de Facebook que se vincula a esta chica, amigos y familiares les felicitaron y la 'titular' del perfil llegó a colgar una imagen en la que se veía un pastel con una leyenda en árabe que decía: "Que el niño que ha nacido bajo el Califato llegue a ser Ulema (sabio) y obtenga el paraíso".Todos estos datos vienen recogidos en diversos análisis realizados por el experto en yihadismo José María Gil Garre, investigador del Instituto de Seguridad Global (ISG). Entre los trabajos de Gil Garre se incluye la monitorización de los perfiles yihadistas en redes sociales donde llegó a interactuar con 'Kokito Castillejos'.Quería volverEn uno de estos intercambios el autor del informe --que en todo momento se presenta ante él con su verdadera identidad-- le preguntó si quería volver a España o Marruecos. "¡¡Sí!! quiero volver, pero no para vivir allí, sino para conquistarlo", respondía el terrorista al tiempo que añadía que su aspiración es conquistar todo el mundo. Se justificaba alegando que así lo dijo el profeta Mahoma.En otra de estas conversaciones 'Kokito' afirmaba lo siguiente sobre la joven Assia Ahmed: "Ella ha dicho que quiere incorporarse al Estado de Sham (ISIS) ya que, gracias a Dios, su fe era fuerte y muy firme. Como es muy honesta le he mandado el dinero de aquí y pedí su mano para el matrimonio y aceptó. Me he casado con ella estando todavía en Ceuta para evitar rumores ya que somos extraños uno para con el otro. Así nos hemos casado y hablo de forma permanente con ella y le doy dinero para la migración".

Ahora en portada

Comentarios