Sábado, 21.09.2019 - 17:16 h
Un problema para la Casa Blanca

Drogas, abusos, torturas... El escándalo cerca a los SEAL, la élite del Pentágono

La unidad que se llevó la gloria de haber eliminado al cerebro de los atentados del 11-S se encuentra en medio de una crisis de reputación.

Un miembro de los SEAL sube a un helicóptero durante un entrenamiento
Un miembro de los SEAL sube a un helicóptero durante un entrenamiento. / US. DoD

Era la 'Zero Dark Thirty', la hora que media entre las doce de la noche y las dos de la madrugada del 2 de mayo de 2011, cuando crepitó la radio en la sala de crisis de la Casa Blanca. "Gerónimo E-KIA", se oyó alto y claro, desatando una ola de suspiros entre los que estaban presentes en la habitación. El anuncio de 'Enemigo muerto en acción' había partido de un miembro del equipo que acababa de asaltar el búnker en el que se escondía Osama Bin Laden en Abbottabad (Pakistán).

La 'Operación Lanza', ordenada por el entonces presidente, Barack Obama, fue ejecutada por miembros de los SEAL (Sea, Air, Land), una unidad de élite dentro de la Marina de Estados Unidos, y más en concreto por miembros del llamado Team Six, oficialmente el DevGru, que junto a la unidad Delta están bajo la tutela del JSOC, el Mando Conjunto de Operaciones Especiales.

Pues bien, los SEAL que se llevaron la gloria de haber eliminado al enemigo número uno del pueblo americano, el cerebro de los atentados del 11-S y líder de Al Qaeda, se encuentran en medio de una crisis de reputación nunca antes vista en toda su historia.

En los últimos tres años varios miembros de los SEAL se han visto envueltos en escándalos de difícil comprensión para los que -se supone-, son los soldados más preparados con los que cuenta Washington, y en cuya formación se emplean cientos de millones de dólares. 

La crisis arranca en abril de 2017, cuando la CBS difunde un informe que desvela el uso generalizado de drogas dentro de la unidad. El reportaje recoge las declaraciones de un comandante de los SEAL que señala que, en los seis meses que llevaba en el cargo, cinco miembros de la unidad habían sido expulsados por consumo de estupefacientes. 

En junio de ese mismo año, dos miembros de los SEAL desplegados en Mali irrumpen en la habitación de un 'boina verde', el sargento Logan Melgar, y lo estrangulan hasta matarlo. Ambos admiten el asesinato, pero alegan que era solo una broma. Pretendían asfixiarlo hasta que se desmayara y agredirlo sexualmente mientras lo grababan en vídeo. 

En febrero de 2018 fue detenido Gregory Seerden, miembro de los SEAL, en relación con una agresión sexual. Al revisar su teléfono móvil los investigadores hallaron 78 fotos y cuatro vídeos del propio Seerden abusando sexualmente de un niño.

Dos meses más tarde, en abril, seis miembros del equipo 10 de los SEAL son expulsados al no pasar las pruebas de detección de consumo de drogas. Se sospecha de un control laxo de los mandos sobre estas prácticas. Ese mismo mes comienza el juicio contra tres miembros de los SEAL acusados de crímenes de guerra por haber golpeado a detenidos en Afganistán en 2012, lo que derivó en -al menos- una muerte. Se declararon inocentes.

En julio de 2018 el jefe de los SEAL, Eddie Gallagher, es declarado inocente de haber asesinado a puñaladas a un iraquí detenido, gracias a que el médico que trataba al prisionero confesó en el estrado haber llevado a cabo el crimen.

Más recientemente, en julio de 2019, un pelotón de los SEAL al completo es enviado a casa desde Irak tras saberse que uno de ellos había sido acusado de agresión sexual. El resto del equipo se negó a cooperar con los investigadores. Además se desveló que la mayoría del equipo estaba habituado a beber alcohol, algo prohibido en zona de operaciones. 

Los analistas de defensa de EEUU han puesto el grito en el cielo sobre la dejadez del Pentágono para atajar los problemas en una de las "joyas" de la corona, de la que forman parte apenas 2.500 personas. Menos efectivos que la tripulación de un portaaviones. Los expertos señalan un aspecto interesante, y es que tras la ola de popularidad que desató la operación contra Bin Laden, el deterioro de la imagen de los SEAL parece imparable. Y todo ello mientras otras unidades de élite, como los Boinas Verdes o los Rangers, no salen en los titulares y parecen ajenos al problema que cerca a los SEAL.

En 'Defense News' recogen las polémicas declaraciones del subsecretario de la Armada, Thomas Modly. Tras el último episodio de los SEAL en Irak señaló que "no hay nada que sea indicativo de un problema cultural" dentro de la unidad, y que "podría ser el resultado de 17 años de estar en guerra en condiciones estresantes". 

El DATO

El invento de JFK

Los SEAL fueron creados el 1 de enero de 1962, por orden del presidente John F. Kennedy, que quería una nueva fuerza de comandos de élite que operase desde el mar, el aire y la tierra. El equipo 6 se creó tras la crisis de rehenes en Irán en 1979-81.

"El único día fácil fue ayer"

A lo largo de la década de los 80, el Equipo SEAL 6 participó en varias misiones tanto convencionales como encubiertas. De las que son conocidas podemos destacar que, en octubre de 1983, fueron miembros del Equipo 6 quienes rescataron y evacuaron al Gobernador Sir Paul Scoon de la Isla de Granada, durante la llamada Operación Urgent Fury.

Igualmente, en 1985, el Equipo 6 fue desplegado durante el secuestro del buque Achille Lauro, en previsión de un posible asalto. La unidad también participó en la Operación Just Cause en 1989 como parte de la Task Force White que localizó y detuvo al dictador Manuel Noriega.

La unidad también desarrolló una intensa actividad durante la década de 1990. El Equipo 6 fue convocado de nuevo para una operación desarrollada en Panamá, bautizada con el nombre clave de Pokeweed. Esta operación tenía como objetivo incautar una importante partida de droga propiedad del colombiano Pablo Escobar. Pero la misión no tuvo éxito debido a una deficiente tarea de inteligencia antes del asalto. Según algunas versiones, la unidad fue desplegada desde el portaaviones USS Forrestal en alta mar.

En 1991, el Equipo 6 rescató en una operación llevada a cabo de noche al presidente haitiano Jean Bertrand Aristide, tras el golpe que lo depuso. Más tarde, en 1991, la unidad también fue parte de un plan ideado para el derribo del helicóptero personal de Saddam Hussein mediante el uso de misiles Stinger, pero la operación nunca pasó de la fase de planificación.

El ex miembro de los SEAL Eric Greitens, en su libro 'The Heart and the Fist' ('El corazón y el puño'), recuerda uno de los lemas de sus instructores: "Cuanto más sudes en el entrenamiento, menos sangre derramarás en la guerra".

Los rigores de los SEAL comienzan el mismo día en que entran en la base llamada de formación para Demolición Submarina en Coronado, California. Es conocido por ser el campo de entrenamiento militar más duro del mundo. Esa etapa dura seis meses. Entre sus'alumnos' hay licenciados universitarios, deportistas y muchas estrellas del fútbol americano, campeones de natación, y boxeadores.

 Pero la la prueba más dura es la denominada 'Semana del Infierno': siete días de duro ejercicio y de prácticas en la cual se duerme entre dos y cinco horas en San Diego (California). Solamente entre el 10 y el 20% de candidatos lo supera.

El DevGru, nombre oficial del llamado SEAL 6 es la unidad de los mejores de entre los mejores. Su denominación numérica no obedecía al principio a la existencia de cinco equipos más, ya que sólo se trataba de despistar a la Unión Soviética sobre el número real de efectivos en unidades de élite.

La función principal del SEAL 6 es la realización de las operaciones antiterroristas, sobre todo en el entorno marítimo. El DevGru tiene funciones de captación de inteligencia, contra-inteligencia, investigación, y colaboración para la seguridad nacional. No diga operación en la sombra, diga SEAL.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios