Los conservadores abandonan al magnate

El 'impeachment' a Trump amenaza con enturbiar los primeros meses de Biden

La democracia de EEUU vive un momento sin precedentes. El mismo presidente es enjuiciado dos veces en un año, acusado de haber actuado contra su país incitando a un grupo de extremistas a asaltar el Capitolio,

Efe
El impeachment a Trump amenaza con enturbiar los primeros meses de Biden.
Agencia EFE

La democracia de los Estados Unidos vive un momento sin precedentes. El mismo presidente es enjuiciado políticamente dos veces en el margen de un año, a solo una semana de que acabe su primer y único mandato, acusado de haber actuado contra su propio país incitando a un grupo de extremistas a asaltar el Capitolio, en un proceso que amenaza con condicionar los primeros meses de mandato de Joe Biden. Hasta los propios miembros del Partido Republicano se sienten traicionados y sus líderes dan la luz vez para que se lleve adelante el 'impeachment' de Donald Trump.

La Cámara de Representantes aprobó ayer la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente con 232 votos a favor (una decena de ellos, republicanos) y 197 en contra. La resolución planteada por los demócratas se sometió al proceso de adopción una semana después del ataque a la sede de la institución que representa a los ciudadanos. “Vi al diablo”, describió el congresista Jim McGovern al presentar ante la Cámara de Representantes el artículo del 'impeachment', “no eran manifestantes, no eran patriotas, eran traidores”. Y señaló directamente al presidente como el instigador. “No puede suceder otra vez”, advirtió al arrancar el procedimiento.

Trump y Biden se pronuncian tras el nuevo 'impeachment'

El daño causado por el asalto a la mayor democracia del mundo no se reparará en poco tiempo y está creando un verdadero estruendo entre los conservadores. Mitch McConnell, el aún líder de la mayoría republicana en el Senado, cree que el presidente cometió ofensas suficientes como para someterlo a un juicio político. Pero no dice si votará a favor cuando la resolución llegue a la Cámara Alta. Sí apoya el 'impeachment' la congresista Liz Cheney, la tercera en el ranking en la Cámara de Representantes. Lo hace, de momento, junto a cuatro republicanos.

Consideran que fue Trump quien “encendió la mecha” del ataque contra la institución. “Nunca hubo una mayor traición por parte de un presidente de los EEUU a su cargo y al juramento que hizo a la Constitución”, justifica Cheney. Los cinco republicanos dejan claro que permitir a un presidente incitar un ataque de esta naturaleza sin consecuencias es una amenaza directa para el futuro de la democracia.

“Si estas acciones no son dignas de un juicio político”, se pregunta Adam Kinsinger, “¿qué lo será es entonces?”. El republicano de Illinois fue el único que votó a favor de la resolución demócrata instando al vicepresidente, Mike Pence, y a los miembros del gabinete a que invocaran la enmienda 25 de la Constitución para destituir a Donald Trump de inmediato. Respondió por carta a Nancy Pelosi antes del voto diciendo que tal acción no va en el mejor interés de la nación.

Ni un solo republicano aprobó el primer 'impeachment' a Trump. Con este segundo voto se verá hasta donde llegan realmente las lealtades. La acción de los demócratas no solo busca evitar que Trump pueda presentarse de nuevo a unas presidenciales. Si sale adelante, no podrá ejercer ningún cargo público. El argumento de fondo es que el republicano puso por delante el interés personal durante su mandato y violó los principios sobre los que se sustenta la Constitución.

El representante republicano Tom Cole condenó los eventos de hace una semana contra el Capitolio. Se refirió a los eventos como uno de los más tumultuosos en la historia del país y evitó defender la retórica del presidente. Pero cuestionó la táctica de los demócratas porque dice dividirá más al país y planteó como alternativa una moción de censura. La incógnita, de hecho, es saber cómo este juicio político puede acabar frenando la agenda de Biden en sus primeros 100 días de gobierno.

Trump, por su parte, sigue desafiante y en su última intervención pública este pasado martes dijo que se trata de la misma caza de brujas que llevó al primer juicio político. Insistió que no hizo nada malo durante el mitin de hace una semana ante sus simpatizantes, en el momento en el que se certificaba la victoria de Biden. Las deserciones de las últimas horas, sin embargo, hacen cada vez más posible el camino hacia el segundo 'impeachment' y que los republicanos definan su futuro como partido sin Trump poniendo de rehén a la democracia.

Mostrar comentarios