Lunes, 19.08.2019 - 13:02 h
Las tumbas están vacías

El hermano de Emanuela Orlandi: "En el Vaticano saben lo que sucedió"

El misterio de la desaparición aumenta: en los sepulcros en los que se buscaba a la joven tampoco están los restos de dos princesas alemanas.

Emmanuela Orlandi
El misterio sigue: las tumbas del Vaticano donde se buscaba a Orlandi están vacías. / EFE 

El misterio aumenta. Las tumbas de dos princesas alemanas que se abrieron este jueves en un cementerio dentro de las murallas del Vaticano para comprobar si escondían los restos de Emanuela Orlandi, la hija de 15 años de un empleado vaticano desaparecida en 1983 y cuyo caso se ha convertido en uno de los mayores misterios de Italia, están vacías.

Así lo explicó la abogada de la familia Orlandi, Laura Sgrò, a los medios tras asistir a la exhumación que había ordenado la fiscalía vaticana de los restos en la llamada 'Tumba del Ángel', en la que se creía que estaba enterrada la princesa Sofía von Hohenlohe, fallecida en 1836, y la adyacente, de la princesa Carlota Federica de Mecklemburgo, que murió en 1840.

Tras descubrirse que las tumbas están vacías, Pietro Orlandi, que desde hace 36 años busca a su hermana, insiste en una entrevista que "en el Vaticano saben lo que sucedió" y que "hay responsabilidades de alguien en el interior de la Santa Sede que ordenó el secuestro". "Nos han ilusionado y desilusionado tantos años", explica por teléfono a la agencia EFE el hombre que tras la muerte de su padre y con su madre ya anciana lidera la lucha para conocer las respuestas de la desaparición de su hermana.

Las investigaciones de la Justicia italiana sobre la desaparición de Orlandi se archivaron en 2015 definitivamente y el Vaticano nunca quiso dar respuestas a las preguntas de la familia hasta hoy. Para Pietro Orlandi, "la diferencia es que, después de 36 años, el Vaticano cambia su posición sobre esta historia y admite que existe la posibilidad de que pudiera haber una responsabilidad interna de lo que ha sucedido".

Para el hermano de Emanuela la decisión de abrir las tumbas "ha cambiado todo" porque "hasta hace poco en el Vaticano era absurdo sólo pensar que podría haber responsabilidades internas". "Después de 36 años, (el Vaticano), de manera concreta colabora en la investigación y teniendo en cuenta que las investigaciones están cerradas en Italia desde 2015 para nosotros es un paso importante porque no es un paso sencillo", agregó.

Las tumbas vacías

Tanto la abogada Laura Sgró como Pietro Orlandi mostraron su sorpresa y decepción al comprobar que las dos sepulturas estaban vacías y nadie, tampoco la familia de las dos princesas, estaba al corriente de dónde se encuentran los cuerpos.

Las tareas de exhumación en el cementerio teutónico del Vaticano comenzaron a las 8.15 horas (6.15 GMT) en presencia de Pietro Orlandi y la abogada, el perito legal por parte de la fiscalía vaticana, Giovanni Arcudi, asistido por su equipo y el experto de confianza designado por la familia, así como el promotor (fiscal) del tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano, Gian Piero Milano, y el comandante del Cuerpo de Gendarmería del Vaticano, Domenico Giani.

La sorpresa fue cuando tras abrir las sepulturas "no se encontraron hallazgos humanos o urnas funerarias", como también informó el Vaticano. En la tumba de la princesa Sofía von Hohenlohe se excavó hasta encontrar un departamento subterráneo de unos 4 metros por 3.70, completamente vacío al igual que el sarcófago de la princesa Carlota Federica de Mecklemburgo.

La familia Orlandi pidió investigar en el cementerio teutónico después de que el verano pasado recibieran una carta anónima con una foto de la tumba con la frase "Busque donde indica el ángel" y pidieron a la Secretaría de Estado vaticana que autorizase su apertura.

"Todos estamos muy sorprendidos", dijo la abogada, quien afirmó que el Vaticano "podía haber verificado antes si en estas tumbas se había sepultado a las princesas o eran solo monumentos funerarios para rendirlas homenaje".

El hermano de Emanuela Orlandi señaló que se esperaba todo menos encontrar las sepulturas vacías, después de que incluso el guardián del cementerio declarara que una de las familias le había pedido que pusiera de vez en cuando flores frescas y velas en una de las tumbas.

La abogada de la familia indicó que ahora el Vaticano tendrá que dar información sobre por qué estaban vacías y renovó su llamamiento para que quien sepa algo de lo que ocurrió a Emanuela rompa el silencio que dura 36 años.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios