Domingo, 20.10.2019 - 11:49 h
Ante la paralización del proyecto

El negocio del muro: oportunistas y ONG lucrativas fagocitan el sueño de Trump

Veteranos, organizaciones y empresarios impulsan campañas de recaudación y comités de acción política para reunir los fondos para construirlo.

Un juez de California paraliza el plan de Donald Trump para levantar el muro con México
Donald Trump durante la presentación de un nuevo tramo del muro. / EFE

Fue la propuesta 'estrella' de la campaña que le llevó a la Casa Blanca: erigir un muro en la frontera con México ante una supuesta "crisis nacional urgente" provocada por la inmigración ilegal. A las puertas de las elecciones presidenciales de 2020, Donald Trump sigue sin cumplir la promesa que encadiló a su base electoral, un proyecto marcado por la manipulación de las cifras -el número de inmigrantes indocumentados en EEUU ha descendido durante la última década- y la oposición de legisladores demócratas con poder para atar en corto al Gobierno. Y, en medio del punto muerto, un grupo ecléctico integrado por recaudadores de fondos, empresarios u organizaciones con ánimo de lucro ha agarrado el toro por los cuernos.

Aprovechando la inercia de la política antimigratoria del presidente Trump, varias docenas de ciudadanos estadounidenses han creado organizaciones e impulsado campañas de recaudación y comités de acción política para reunir los fondos necesarios para construir el muro o apoyar a candidatos que respalden la idea. En total han reunido más de 25 millones de dólares, la mayor parte a través de la fundación creada por un veterano de la Fuerza Aérea que se ha convertido en el rostro más conocido de la operación.

La pregunta es: ¿quién paga la cuenta? La respuesta: estadounidenses como Arlene Mackay, una ranchera de Montana de 80 años que en enero entregó 1.000 dólares a lo que, creyó, era una fundación recaudadora de fondos llamada “We Build the Wall”. La realidad es que su donación fue a parar a una entidad diferente pero de nombre parecido: “Build the Wall”. “Pensé que estaba comprando un trozo del muro, una pulgada”, explica Mackay a la agencia Reuters después de descubrir que su dinero no acabó en el destino previsto.

Una investigación de Reuters ha revelado que más de 330.000 estadounidenses han aportado dinero al emergente sector de recaudación de fondos para construir el muro. El resultado más notable de sus donaciones es el siguiente: 800 metros de nueva valla fronteriza en Nuevo México, construidos gracias al mayor recaudador de fondos para el proyecto, un veterano de guerra llamado Brian Kolfage.

Analistas del Gobierno de EEUU no consideran necesario blindar la frontera con México con un nuevo muro de 2.000 kilómetros. Cada nuevo metro de la valla tendrá un “rendimiento decreciente” pero aumentará los costes de instalación y mantenimiento, según un informe del Servicio de Investigación del Congreso publicado en 2016. Mientras, el Departamento de Seguridad Nacional calcula el coste total del proyecto en 21.600 millones de dólares.

La cifra de inmigrantes mexicanos que residen ilegalmente en EEUU se ha reducido en 2 millones desde el año 2007 (de 6,9 a 4,9 millones en 2017), según estimaciones del Pew Research Center, pero ante la negativa del Congreso a entregar los fondos necesarios para erigir el muro, un puñado de campañas de recaudación piden -y consiguen- el apoyo de las bases de Trump. Los grupos están dirigidos por veteranos de guerra, exmiembros del Gobierno e incluso un niño de 7 años que reúne dinero con un 'stand' de chocolate caliente.

El veterano que recaudó millones

El caso de “We The People Will Fund The Wall” es paradigmático. Está liderada por Brian Kolfage, un triple amputado veterano de las Fuerzas Aéreas que hizo millones con una compañía que administraba medios de tendencia derechista. Su campaña de recaudación reunió 20 millones de dólares en donaciones en solo un mes, promovida por figuras como Steve Bannon, antiguo jefe de campaña de Trump, o el ex secretario de Estado de Kansas Kris Kobach.

En un principio, Kolfage prometió enviar las donaciones al Gobierno de EEUU. Pero, en enero, anunció en GoFundMe -una plataforma de financiación colectiva con fines de lucro- que su grupo emplearía el dinero recaudado en contratar constructores privados para construir el muro por su cuenta. Así, rebautizó su grupo como “We Build the Wall”.

Bajo las reglas de GoFundMe, el cambio significaba que los donantes debían recuperar su dinero, aunque la mayoría siguió confiando en Kolfage. Tras devolver solo 6 millones y haber recaudado otros 11, la cifra total reunida por el veterano de guerra asciende actualmente a 25 millones de dólares. 

Ahora en Portada 

Comentarios