Martes, 17.07.2018 - 00:28 h

El primer reto de Macri como presidente será unir a una Argentina dividida

  • En su discurso de toma de posesión como presidente argentino en el Congreso Nacional ha manifestado: "Ahora todos debemos unirnos para crecer y mejorar".
  • "La política no es el escenario para engañar a la gente con datos falsos. Quiero pedirles que nuestro lugar de encuentro sea la verdad", ha advertido.
Macri y su esposa, en descapotable por la Avenida de Mayo

Mauricio Macriha jurado hoy como presidente de Argentina, en una ceremonia de toma de posesión que ha contado con una ausencia notoria: Cristina Fernández de Kirchner,su antecesora en el cargo. En este día histórico para el país sudamericano, el nuevo primer mandatario y su esposa, Juliana Awada, ingresaron por las escalinatas principales del Congreso Nacional. Tras saludar a los legisladores que integraron la comitiva de recepción al Presidente electo, Macri juró en el cargo en el recinto de la Asamblea Legislativa, atestado de personalidades ilustres.

Tras esa ceremonia, Macri y su mujer se desplazaron hacia la Casa Rosada, ya como matrimonio presidencial. En ese preciso instante, el líder conservador comenzó a afrontar el que será el primer y más grande desafío de su gestión: unir a una Argentina absolutamente fragmentada.Cristina Kirchner, la mujer más poderosa de la Argentina de los últimos doce años, deja como legado una sociedad divididaentre los fanáticos que la adorany quienes se encuentran en el extremo opuesto. Una imagen sintetiza esta situación: Kirchner saliendo anoche de la Casa de Gobierno, en soledad, cuando pasó a ser "una calabaza", como ella definió el fin de su mandato, que expiro a las 0 horas de este jueves. Su ausencia hoy a la ceremonia de toma de posesión presidencial de su sucesor es otra prueba irrefutable de esa "grieta", que Macri debe solucionar. El 'boicot' incluyó también la inasistencia de todos los diputados de Kirchner en el recinto del Congreso. La última foto. pic.twitter.com/3ApqdG4XZc— JORGE RIAL (@rialjorge) diciembre 10, 2015

"Yo Mauricio Macri, juro por Dios nuestro señor y estos santos evangelios desempeñar con honestidad y patriotismo, hacer observar con fidelidad la Constitución de la Nación Argentina. Si así no lo hiciere, que Dios y la Patria me lo demanden", dijo visiblemente emocionado en su juramento el ingeniero civil que ya conduce los destinos del país austral. Tras la jura, pronunció sus primeras palabras como presidente, en un discurso que ya forma parte de la historia argentina."Quiero decirles que voy a seguir siendo el mismo"

"Hoy me han elegido para ser Presidente. Me llena de alegría y orgullo. Quiero decirles que voy a seguir siendo el mismo: que les hable sencillo y con la verdad. Como Presidente quiero ser un ciudadano que se pueda comunicar con todos los argentinos. La política no es el escenario para engañar a la gente con datos falsos.Quiero pedirles que nuestro lugar de encuentro sea la verdad", ha afirmado.

También agregó: "Para mí la política no es una competencia para ver quién tiene el ego más grande. Voy a gobernar con la verdad. Los que más nos necesitan estarán viviendo mejor dentro de cuatro años. Prometo pobreza cero, gobernar con la verdad y luchar contra la corrupción".En relación a este tema, pareció referirse (sin nombrarla) a su antecesora Cristina Fernández de Kirchner: "Este Gobierno sí va a combatir la corrupción. Los bienes públicos pertenecen al conjunto de los ciudadanos, y es inaceptable que un funcionario se apropie de ellos en beneficio propio. Voy a ser implacable con todos aquellos que de cualquier partido de filiación político dejen de cumplir lo que señala la ley. No habrá tolerancia con esa práctica abusiva", afirmó.

En un discurso que se extendió durante casi media hora, manifestó: "El país tiene sectores que piensan de diferentes maneras pero no está dividido, ya pasaron las elecciones, y ahora todos debemos unirnos para crecer y mejorar".En descapotable, después de 16 años

Posteriormente, el presidente y su mujer se trasladaron por la mítica Avenida de Mayo en un coche descapotable hasta la Casa de Gobierno argentina, aclamados por la multitud. Éste había sido un requisito del líder de la Coalición Cívica en los días previos. Pretendía saludar a la gente en su paseo triunfal, y así lo hizo, escoltado por la Guardia de Granaderos a caballo. El último presidente argentino que se había trasladado en descapotable el día de su toma de posesión fue Fernando de la Rúa, en 1999. También lo hizo antes Raúl Alfonsín, cuando asumió como presidente en 1983, en la restauración de la Democracia.Cristina Kirchner brilló por su ausencia

Durante la histórica jornada, la expresidenta Cristina Kircherbrilló por su ausencia, al decidir no acudir a la ceremonia de toma de posesión de Macri. Tras una insólita e infinita polémica con él por el lugar donde debía traspasarle la banda presidencial, que obligó a que la Argentina tuviese un presidente transitorio durante doce horas (fue Federico Pinedo, el presidente provisional del Senado) Kircher se desplazó pasado el mediodía a la sureña provincia deSanta Cruz. Tampoco asistieron al recinto de la Cámara de Diputados los integrantes de su bloque parlamentario del Frente para la Victoria y algunos senadores kirchneristas.En la Casa Rosada

Tras el acto de juramento como primer mandatario en el Congreso argentino, Macri recibió los atributos presidenciales en la Casa Rosada de Buenos Aires. Después salió al balcón y habló a la multitud que lo aguardaba en la Plaza de Mayo. Éstas fueron algunas de las frases más destacadas:

"Quiero darle todo mi apoyo a la Justicia independiente, en mi Gobierno no habrá jueces macristas".

"Este Gobierno va a combatir la corrupción, voy a ser implacable con aquellos que dejen de cumplir lo que nos dice la ley. Los bienes de Argentina son para todos los argentinos y no para el uso incorrecto de los funcionarios".

"Estamos ante un desafío exitante después de años de enfrentamientos inútiles".

"El país lo vamos a sacar adelante entre todos, no dudo de nosotros".

"Tenemos que quitar el enfrentamiento del centro de la escena. Los invito a aprender el arte del acuerdo".

"Quiero reiterarles un mensaje de confianza. Decirles que este gobierno que iniciamos hoy va a trabajar incansablemente los próximos cuatro años para que todos los argentinos".

"Los desafíos que tenemos por delante son enormes, los problemas no los vamos a poder resolver de un día para el otro, pero las grandes transformaciones se hacen haciendo pequeños pasos cada día".

"La política no es una competencia entre dirigentes para ver quién tiene el ego más grande, es el trabajo entre dirigentes modernos que trabajan en equipo para servir a los demás".

"Vamos a universalizar la protección social, para que ningún niño quede desprotegido.
Otro desafío es combatir el narcotráfico como ningún otro gobierno lo hizo antes. Miles de personas me transmitieron preocupación por este tema, hay jóvenes que matan y mueren sin saber por qué. El efecto de la droga arruina a familias enteras".

"Quiero ser el presidente del trabajo, de las soluciones y de una Argentina unida".

"Desde el fondo de mi corazón les digo que si nos unimos seremos imparables".

El primer reto de Macri como presidente será unir a una Argentina dividida

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios