Sábado, 19.10.2019 - 15:26 h
Investigación

Erdogan: "Khashoggi fue víctima de un brutal asesinato político planificado"

El presidente turco comparece ante el Parlamento de Ankara para detallar las conclusiones de la investigación sobre la muerte del periodista saudí.

Fotografía Erdogan
Fotografía Erdogan / EFE

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan,  avanzó hace días que este martes daría todos los detalles principales de la investigación sobre la muerte del periodista Jamal Khashoggi en el Consulado de Estambul. Se trataba de un periodista crítico con el régimen saudí y con la gestión del príncipe heredero, una figura en auge y que cada vez asume más protagonismo político. 

Erdogan ha ido relatando como tres equipos aterrizaron en Estambul en diferentes aviones y se registran en distintos hoteles. En total estas 15 personas llegaron al consulado a las nueve y cuarto el mismo día que se llamó a Jamal Khashoggi para recordarle su cita en el consulado donde "entró a pie a las 13:08 horas". Su pareja se queda en la puerta y "no tenemos más información del periodista desde entonces". Relata el presidente turco que es la pareja de Khashoggi la que se pone en contacto con Turquía porque no sale del consulado "y no podemos investigar el caso hasta 17 días después". A continuación revela cómo las cámaras del circuito privado de televisión reveló que nunca abandonó el consulado. 

Continúa la comparecencia de Erdogan ante el Parlamento de Ankara asegurando que una persona que hacía de doble de Khashoggi abandonó el país en un avión de línea regular. "Queremos conocer la verdad y tenemos el derecho de hacer una investigación. Nunca nos vamos a quedar callados y haremos todo lo necesario según la ley y nuestra conciencia para aclararlo", asegura.

"Hemos sabido que fue asesinado dentro del consulado. Ellos dijeron que murió en una pelea y luego lo reconocieron. El Rey me dijo que las 18 personas involucradas están detenidas, por lo que 15 personas de las que hemos hablado y otras tres que son personal del consulado", desvela. "Esto es un asesinato que fue llevado a cabo en el consulado, suelo de Arabia Saudí, pero dentro de las fronteras de la República de Turquía", continúa.

Habla ahora de los acuerdos de Viena "que no permiten que se protejan estos asesinatos y daremos todos los pasos jurídicos necesarios para resolverlo. Khashoggi era muy conocido y esto hace que la carga sobre nuestros hombros sea aún mayor". 

Erdogan asegura que todas las pruebas demuestran que "Khashoggi fue asesinado de forma brutal. Vamos a ser muy sensibles a la hora de investigar el asunto y esperamos lo mismo de las autoridades saudíes. El Gobierno saudí ha dado un gran paso al reconocer el asesinato y esperamos que asuma plenamente la responsabilidad del caso y que se castigue a los que lo han cometido tal y como dicta la ley porque ha sido un asesinato premeditado, no un acto fortuito. Hablamos de un equipo de 15 personas expertos en lo que se refiere a cometer este tipo de delito", asegura. Y reflexiona "¿Por qué se reunieron el mismo día que el periodista? ¿De quién recibían órdenes? ¿Por qué no pudimos investigar nada más suceder el asesinato?".

Erdogan asegura que buscan esas respuestas porque las explicaciones tras el asesinato las tacha de "inestables". "¿Por qué no aparece el cuerpo? ¿Dónde está el cadáver?". Erdogan asegura que se ha dicho que el cuerpo se entregó a un interlocutor local pero "¿quién es?". Asegura que no pararán hasta conocer quién dio la orden. "No basta con culpar a dos personas. Necesitamos una investigación justa e imparcial porque es un asesinato político y si hay más cómplices que residan en otros países deberán estar dentro de la investigación". 

Por su parte el ministro de Asuntos Exteriores turco, Cavusoglu, ha dicho que Turquía está lista para cooperar con cualquier investigación internacional que pueda crearse para aclarar la muerte de Khashoggi. Las autoridades turcas han estado investigando su desaparición desde que accedió el 2 de octubre al Consulado de Arabia Saudí en Estambul. Tras varias versiones distintas y contradictorias, Arabia Saudí reconoció la semana pasada que el periodista murió dentro del Consulado y trató de desvincular al príncipe heredero, Mohamed bin Salman, de todo lo sucedido.

Ahora en Portada 

Comentarios