Martes, 19.11.2019 - 08:16 h
Una de las principales 'puertas' a Europa

Por qué España rechaza el 10,2% de las visas solicitadas en el espacio Schengen

Un experto en inmigración explica las claves que han llevado a España a rechazar más de 200.000 visas de 90 días en 2018.

Un grupo de migrantes espera en la parte española del Puente de Santiago parta cruzar a Francia.
Por qué España representa el 10,2% de las visas rechazadas en el espacio Schengen. / Efe

Más de 1,7 millones de personas de todo el mundo solicitaron una visa Schengen en las embajadas españolas en 2018. Actualmente, nuestro país es uno de los cinco más demandados del espacio Schengen -22 de los 28 países de la Unión Europea más cuatro no pertenecientes a la UE: Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza- por los turistas para estancias por períodos cortos de tiempo. Quizás por eso, y porque tradicionalmente España siempre ha sido una de las 'puertas' de Europa a la inmigración ilegal, nuestras embajadas rechazaron el año pasado 200.000 visas, o lo que es lo mismo, un 10,2% del total de visas recibidas y procesadas en la UE.

Las autoridades españolas otorgaron visas de entrada a 1.502.696 de las solicitudes, 659.280 de las cuales fueron visas de entrada múltiple. Según el informe estadístico anual de Schengen Visa Info, aunque hubo un ligero aumento en comparación con las solicitudes de visa de 2017 (1.624.276), el informe también destaca un mayor número de denegaciones de visa.

Las embajadas españolas ubicadas en todo el mundo rechazaron hasta 157.494 solicitudes de visa Schengen en 2018, denegando el 9,3% de las solicitudes de visa Schengen para España, así como el 10,2% del número total de solicitudes Schengen rechazadas por las embajadas y consulados de los 26 países miembros.

De hecho, España, que sigue siendo uno de los cinco principales países con más solicitudes de visa Schengen recibidas entre los países que forman parte del área sin fronteras, lleva representando más del 10% de las visas Schengen rechazadas durante años.

En los últimos cinco años, el mayor porcentaje de denegaciones de solicitudes de visa por parte de España tuvo lugar en 2014, cuando España  representaba el 13,7% del número total de visas rechazadas. Después, las cifras disminuyeron un poco en 2015 (al 12,9%), y en 2016 (12,2%). Sin embargo, en 2017 y 2018, el 10,2% de las solicitudes fueron rechazadas cada año.

Además, según las estadísticas, en los últimos tres años, desde que la crisis de inmigración en la UE alcanzó su punto máximo, el número de denegaciones de visas en las embajadas españolas ha aumentado en un 27%.

En términos de nacionalidad, las embajadas españolas en Argelia encabezaron la lista con un total de 30.570 visas denegadas a argelinos, o lo que es lo mismo, el 29,4% de todas las solicitudes de visa recibidas en ese país.

Por su parte, las embajadas españolas en Marruecos, una fuente común de inmigrantes ilegales en los últimos años, ocuparon el segundo lugar en la lista de países donde se registró el mayor porcentaje de denegaciones de visa Schengen. El año pasado, a 33.520 solicitantes se les denegó una visa (el 16,7% del total) en el país magrebí.

Qué hay detrás de ese incremento del 27%

Según el experto en inmigración Shkurta Januzi, las razones subyacentes a un porcentaje tan elevado de denegaciones de visas ciertamente pueden explicarse en el contexto de la crisis de migración ilegal a la que Europa se ha enfrentado en los últimos años. Varias investigaciones exhaustivas realizadas por las autoridades de la UE han encontrado que las políticas de inmigración actuales aplicadas desde los países Schengen han dejado a muchos de ellos expuestos a la inmigración ilegal.

"Debido a su proximidad con las costas africanas, España ya se ha convertido en una de las rutas más frecuentes que los inmigrantes utilizan para llevar a Europa", afirma Januzi.

También estima que muchos de los que han ingresado a la zona gracias a una visa Schengen, han intentado quedarse ilegalmente al final de la validez de su visa. Como resultado, muchos países Schengen, incluida España, han fortalecido sus políticas de inmigración, lo que también significa un control mejor y más eficiente de las aprobaciones de visas Schengen.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING