Martes, 17.10.2017 - 22:48 h

Antonio Garrigues: "El problema no es Trump, sino el populismo a nivel global"

El presidente de la Cámara de Comercio de EEUU, Jaime Malet, ha subrayado que la era Trump será buena “para las constructoras" y más preocupante para  todos aquellos que han utilizado plataformas como México para exportar a EEUU. 

EEUU y España, un 'negocio' que topa con el secesionismo catalán

La estabilidad política, una gran oportunidad de España para hacer negocios en EEUU
La estabilidad política, una gran oportunidad de España para hacer negocios en EEUU

Los movimientos populistas están triunfando y ganando terreno. En EEUU, Donald Trump, en Francia, Marine Le Pen... España es uno de los pocos países donde estos movimientos no han terminado de llegar al poder. Tras un año sin gobierno, nuestro país es estable políticamente, un fundamento para que la economía vaya mejor y que España pueda posicionarse como un actor importante en las relaciones comerciales mundiales.

Y en ese marco, la llegada del magnate Donald Trump puede ser una gran oportunidad para nuestras compañías. Esta es la conclusión de la ponencia Comercio Transatlántico en la era Trump organizada por la Cámara de Comercio de EEUU  que ha contado con la participación del presidente de la Comercio de EEUU, Jaime Malet, el presidente de la Fundación Garrigues y patrono de honor de la Fundación Consejo España-EEUU, Antonio Garrigues y el presidente del Real Instituto ElCano, Emilio Lamo Espinosa.

Jaime Malet ha enumerado los motivos por los que España está bien posicionada frente a otros países para impulsar el comercio transatlántico en la Era Trump. En primer lugar, España no tiene superávit comercial con EEUU, un dato positivo, dado que en los últimos años EEUU ha experimentado un aumento preocupante de su déficit comercial. Además, la estabilidad política juega a favor de los intereses españoles. Otro factor importante es su influencia en América Latina y su buena relación con los países de Oriente Medio.

En declaraciones a www.lainformacion.com, Jaime Malet ha augurado que la era Trump será buena “para las constructoras.” No en vano, el cuadragésimo quinto presidente de la principal potencia política del mundo desarrollará un ambicioso plan de inversión en infraestructuras del que las compañías españolas podrían sacar tajada. También se favorecerán “todas aquellas empresas que estén vendiendo al mercado americano. Para las empresas españolas que exportan en EEUU será más complicado o no, ya veremos, porque veremos cómo funciona el Border Adjustment Tax (BAT). Es más preocupante para todos aquellos que han utilizado plataformas como México para exportar a EEUU”.

En la misma línea se ha expresado Antonio Garrigues quien también se ha referido al auge de los populismos en el mundo: "el problema no es Trump sino populismo a nivel global. No se está transmitiendo un mensaje alternativo mejor", ha señalado, al tiempo, que ha subrayado el papel de la sociedad civil americana para corregir diversas iniciativas como el Obamacare o ley migratoria.

Por su parte, presidente del Real Instituto Elcano, el más crítico con el presidente Trump, ha indicado que “España tiene que seguir manteniendo una buena relación con EEUU. Es un país imbatible y va a seguir siendo una potencia económica, científica y militar pese a que el presidente actual sea una persona difícil y convulsa”La cámara aglutina a más de 300 empresas 

La Cámara de Comercio de EEUU en España, AmChamSpain, es una institución privada, apolítica y sin ánimo de lucro. Se fundó en 1917, y destaca por estar al servicio de las empresas españolas con intereses en EEUU y de las compañías estadounidenses asentadas en España.

Cuenta con cerca de 300 empresas asociadas, que tienen una facturación agregada de 248.000 millones de euros en España, el 24% del PIB nacional, y generan más de un millón de empleos. Entre los socios de AmChamSpain se encuentran la mayoría de las grandes empresas estadounidenses establecidas en España, la práctica totalidad de las empresas del Ibex-35, así como un destacado número de pymes de ambos países.

El principal objetivo de AmChamSpain es trabajar para la mejora de la competitividad, la productividad y la internacionalización de la economía española, atraer y estimular la inversión y el comercio entre EEUU y España, y promover la transferencia tecnológica y científica entre ambos países.

Los movimientos populistas están triunfando y ganando terreno. En EEUU, Donald Trump, en Francia, Marine Le Pen... España es uno de los pocos países donde estos movimientos no han terminado de llegar al poder. Tras un año sin gobierno, nuestro país es estable políticamente, un fundamento para que la economía vaya mejor y que España pueda posicionarse como un actor importante en las relaciones comerciales mundiales.

Y en ese marco, la llegada del magnate Donald Trump puede ser una gran oportunidad para nuestras compañías. Esta es la conclusión de la ponencia Comercio Transatlántico en la era Trump organizada por la Cámara de Comercio de EEUU  que ha contado con la participación del presidente de la Comercio de EEUU, Jaime Malet, el presidente de la Fundación Garrigues y patrono de honor de la Fundación Consejo España-EEUU, Antonio Garrigues y el presidente del Real Instituto ElCano, Emilio Lamo Espinosa.

Jaime Malet ha enumerado los motivos por los que España está bien posicionada frente a otros países para impulsar el comercio transatlántico en la Era Trump. En primer lugar, España no tiene superávit comercial con EEUU, un dato positivo, dado que en los últimos años EEUU ha experimentado un aumento preocupante de su déficit comercial. Además, la estabilidad política juega a favor de los intereses españoles. Otro factor importante es su influencia en América Latina y su buena relación con los países de Oriente Medio.

En declaraciones a www.lainformacion.com, Jaime Malet ha augurado que la era Trump será buena “para las constructoras.” No en vano, el cuadragésimo quinto presidente de la principal potencia política del mundo desarrollará un ambicioso plan de inversión en infraestructuras del que las compañías españolas podrían sacar tajada. También se favorecerán “todas aquellas empresas que estén vendiendo al mercado americano. Para las empresas españolas que exportan en EEUU será más complicado o no, ya veremos, porque veremos cómo funciona el Border Adjustment Tax (BAT). Es más preocupante para todos aquellos que han utilizado plataformas como México para exportar a EEUU”.

En la misma línea se ha expresado Antonio Garrigues quien también se ha referido al auge de los populismos en el mundo: "el problema no es Trump sino populismo a nivel global. No se está transmitiendo un mensaje alternativo mejor", ha señalado, al tiempo, que ha subrayado el papel de la sociedad civil americana para corregir diversas iniciativas como el Obamacare o ley migratoria.

Por su parte, presidente del Real Instituto Elcano, el más crítico con el presidente Trump, ha indicado que “España tiene que seguir manteniendo una buena relación con EEUU. Es un país imbatible y va a seguir siendo una potencia económica, científica y militar pese a que el presidente actual sea una persona difícil y convulsa”La cámara aglutina a más de 300 empresas 

La Cámara de Comercio de EEUU en España, AmChamSpain, es una institución privada, apolítica y sin ánimo de lucro. Se fundó en 1917, y destaca por estar al servicio de las empresas españolas con intereses en EEUU y de las compañías estadounidenses asentadas en España.

Cuenta con cerca de 300 empresas asociadas, que tienen una facturación agregada de 248.000 millones de euros en España, el 24% del PIB nacional, y generan más de un millón de empleos. Entre los socios de AmChamSpain se encuentran la mayoría de las grandes empresas estadounidenses establecidas en España, la práctica totalidad de las empresas del Ibex-35, así como un destacado número de pymes de ambos países.

El principal objetivo de AmChamSpain es trabajar para la mejora de la competitividad, la productividad y la internacionalización de la economía española, atraer y estimular la inversión y el comercio entre EEUU y España, y promover la transferencia tecnológica y científica entre ambos países.

Ahora en portada

Comentarios